Connect with us

Internacional

Maduro fue reelecto, pero la oposición y el mundo desconocen el resultado

Publicado

on

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, resultó reelecto en las elecciones en Venezuela con 67,22% de los votos válidos emitidos, informó hace instantes la presidenta de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, Delcy Rodríguez.

Rodriguez informó que con el 92,6% de los votos escrutados, se registró una participación en las urnas del 46,01%, con una proyección que llega al 48% de un padrón de 20.527.571 ciudadanos en condiciones de votar, lo que implica que participaron del comicio 8.663.936 velezolanos.

De estos sufragios, Maduro obtuvo 5.823.728 votos, seguido por Henri Falcón, con 1.820.552; Javier Bertucci, con 925.042, y Reinaldo Quijada, con 34.614 sufragios.

No obstante, la participación del 48% proyectada por las autoridades es sensiblemente menor que en 2013, cuando Maduro fue electo por primera vez, donde votó el 79,69% del padrón, porcentaje similar a los alcanzados en las presidenciales de 2012, con el 80,56%, y en 2006, con el 74,7% .

Poco antes de que se difundiera esta “tendencia irreversible”, Falcón se apresuró a desconocer el resultado del comicio y reclamo a las autoridades que se convoque a nuevas elecciones presienciales para octubre de este año.

“Para nosotros no hubo elecciones, hay que hacer nuevas elecciones en Venezuela, no es un planteamiento lo que venimos a hacer, venimos a hacer un reclamo”, dijo el candidato opositor.

Por su parte, el tercer candidato en las intenciones de voto, el pastor evangelista Javier Bertucci también denunció irregularidades electorales.

“Estamos siendo responsables con nuestros testigos, dando todas las denuncias a nivel nacional, más de 1.400. Y siguen llegando. Tal vez podamos llegar a 2.000 denuncias en las próximas horas”, informó el candidato en una conferencia de prensa.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Internacional

Trump alaba su tolerancia cero a la inmigración

Publicado

on

Por

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reafirmó ayer las controvertidas medidas contra familias de inmigrantes en la frontera, a pesar del creciente escándalo por los miles de casos de separación familiar.

“Estados Unidos no será un campo de inmigrantes, y no será un complejo para mantener refugiados. No lo será”, dijo el mandatario, quien llegó a mencionar la crisis migratoria en Europa para justificar sus criticadas medidas internas. Según el republicano, entre los inmigrantes que buscan entrar a su país hay personas “que pueden ser asesinos y ladrones, y muchas cosas más. Queremos un país seguro, y eso empieza en la frontera. Y así será”.

En solamente seis semanas entre abril y fines de mayo, más de 2.000 niños y menores de edad fueron separados de sus familias al ingresar clandestinamente al país, en una medida que desató una ola de indignación generalizada en el país. La controversia es de tal magnitud que Trump se refirió al tema durante una ceremonia en la Casa Blanca dedicada al programa espacial estadounidense.

En su discurso, Trump dijo que “si uno mira lo que ocurre en Europa, lo que ocurre en otros lugares… no podemos permitir que eso ocurra en Estados Unidos. No bajo mi mando”. Poco antes, en una serie de mensajes en Twitter, Trump se había referido al “gran error” del Viejo Continente de permitir la entrada a su territorio de “millones de personas que han cambiado su cultura de forma tan fuerte y violenta”.

En tanto, la Secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, dijo ayer que Estados Unidos “no pedirá disculpas o ceder por estar haciendo el trabajo que los estadounidenses esperan que hagamos”. “No se confundan: nuestra frontera sur está en crisis. Está siendo explotada por criminales, contrabandistas y miles de personas que no tienen respeto por nuestras leyes”, dijo Nielsen.

De acuerdo con la funcionaria, el gobierno no tiene opción sino separar a los niños de las familias inmigrantes. “No podemos detener niños con sus padres. Debemos liberar a padres y niños o debemos separarlos para que poder procesar a los adultos”, justificó.

Por su parte, el Secretario de Justicia y Fiscal General, Jeff Sessions, también aseguró que el gobierno no desea continuar con la odiosa política de separar niños de sus familiares, pero también coincidió en la falta de opción. Sin embargo, Sessions reforzó que “ésta es una de las razones por las que los estadounidenses eligieron presidente a Trump. Para poner fin de la ilegalidad en la frontera sur”.

Trump volvió a insistir ayer en que la responsabilidad por esta situación es de los legisladores del Partido Demócrata, quienes se niegan a negociar una ley migratoria. “Si los demócratas deciden sentarse a negociar en vez de obstaculizar, podríamos hacer algo muy rápidamente, algo bueno para los niños, para el país, y para el mundo. Eso podría ocurrir rápidamente”, dijo fiel a su estilo provocador.

La insistencia de Trump en que la odiosa normativa que separa familias se apoya en una legislación aprobada durante el gobierno de Barack Obama ha sido cuestionada por legisladores demócratas y republicanos.

En una nota, la líder del bloque de legisladores demócratas en la Cámara Representantes, Nancy Pelosi, calificó como “bárbara” la normativa adoptada por el gobierno republicano. “Esta política bárbara viola nuestras leyes de asilo y los derechos constitucionales de los padres”, aseguró.

En una columna publicada en el periódico The Washington Post, Laura Bush, esposa del ex presidente George W. Bush, también sumó su voz y calificó la política de “cruel” e “inmoral”. “Nuestro gobierno no debería estar en el negocio de depositar niños en almacenes reconvertidos o hacer planes para colocarlos en tiendas de campaña provisionales en el desierto a las afueras de El Paso”, escribió.

“Estas imágenes son una evocación siniestra de los campamentos de internamiento estadounidenses para japoneses en la Segunda Guerra Mundial, que actualmente están considerados uno de los episodios más vergonzosos de la historia de Estados Unidos”, continuó el texto.

La medida de separación de niños familias ya provocó airadas reacciones no solo en Estados Unidos sino también en el ámbito de la ONU. En una rara crítica directamente dirigida a Washington, la oficina del Secretario General de la ONU, el portugués Antonio Guterres, apuntó claramente que los niños “no deben ser separados de sus familiares”. “Como regla general, el Secretario general cree que refugiados y emigrantes deben ser tratados con respeto y dignidad”, afirmó el vocero de Guterres, Stephane Dujarric.

“Los niños no deben ser traumatizados siendo separados de sus padres. Debe preservarse la unidad familiar”, añadió.

En tanto, el Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos, Zeiz Ra’ad Al Hussein, apuntó que la medida es “inadmisible” y “cruel”.

Hablando en la apertura de una sesión regular don Consejo de los Derechos Humanos en Ginebra, Al Hussein urgió a las autoridades estadounidenses a poner fin a la tolerancia cero que hizo que miles de niños fueran separados de sus familias en las últimas seis semanas. “La idea de que cualquier Estado trate de disuadir a los padres al infligir tal abuso a los niños es inconcebible, dijo Hussein.

Amnistía Internacional afirmó que las imágenes que se vieron durante el fin de semana “dejarán una mancha indeleble en la reputación de los Estados Unidos”. Esta es una política espectacularmente cruel, en la que niños asustados son arrancados de los brazos de sus padres y llevados a centros de detención desbordados, que son en realidad jaulas. “Esto es tortura”, dijo Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas. “El severo sufrimiento mental que se ha infligido intencionalmente a estas familias con fines coercitivos significa que estas acciones cumplen con la definición de tortura tanto para la ley estadounidense como la internacional”.

Seguir leyendo

Internacional

La oscura historia de la isla donde se reunirán Trump y Kim

Publicado

on

Por

Cuando el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se reúnan por primera vez en Singapur el martes, lo harán en una isla que oculta una oscura historia.

Sentosa, situada a 500 metros al sur de tierra firme de Singapur, es una isla de exuberante vegetación con hoteles de lujo, campos de golf, un casino y un parque temático de Univeral Studios, además de las viviendas de algunos de los más ricos del mundo, con un puerto de yates de lujo y mansiones frente al mar de decenas de millones de dólares.

Sin embargo, esta imagen tropical de la isla de 500 hectáreas, a la que se accede por una sola carretera y que ofrece aislamiento y privacidad facilitando la seguridad y el corte del tráfico para la cumbre, oculta una historia de sangre.

Hasta 1830, la isla era conocida por el nombre en malayo que le dieron sus habitantes nativos, “Pulau Belakang Mati”. Aunque hay variantes del significado en inglés, una de las traducciones más aceptadas es “la isla donde la muerte venía desde atrás“.

Los historiadores difieren sobre el origen del nombre, pero algunos especulan que podría referirse a los días de piratería, saqueos y derramamiento de sangre que tuvieron lugar cerca de sus aguas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas de ocupación japoneses lo utilizaron como campo de prisioneros británicos y australianos tras la rendición de las fuerzas aliadas en 1942.

Sus playas se convirtieron entonces en escenario de ejecuciones masivas, muchos de ellos chinos de Singapur ultimados por sospechas, con frecuencia arbitrarias, de llevar a cabo actividades antijaponesas.

En 1972, el Gobierno de Singapur decidió un nuevo inicio para la isla, impulsando su desarrollo para el turismo y rebautizándola como Sentosa, que en lengua malaya se refiere a estado de “paz y serenidad”.

Casi 1.000 millones de dólares de inversiones públicas y privadas se inyectaron al proyecto de convertir la isla en lo que es hoy. Una de sus atracciones es el hotel Capella, que albergará el histórico encuentro (450 dólares por habitación).

Diseñado por el arquitecto británico Norman Foster, el hotel se sitúa en un edificio colonial restaurado que solía albergar a miembros del Ejército británico, en medio de una verde vegetación.

Kim Jong-un se podrá relajar en la lujosa suite del Hotel St. Regis, que cuesta ocho mil dólares por noche: unos 300 metros cuadrados con gimnasio, jacuzzi, cristales de Bohemia y una pintura de Chagall colgada en el salón.

Seguir leyendo

Internacional

Se postergó el ingreso de Argentina a la OCDE

Publicado

on

Por

Pese a esta postergación, la Argentina mantiene buenas expectativas de ingresar a la OCDE ya que fue bien recibida por el resto de los países. Para el Gobierno la aceptación es clave para darle impulso a la llegada de inversión extranjera.

La postergación era esperada debido a que ya en la reunión de embajadores del viernes pasado no se había tomado la decisión de incluir al país. Si bien no hay nueva fecha para una cumbre ministerial, en el Gobierno estiman que se resolverá favorablemente antes de fin de año.

Ayer, sin embargo, la OCDE estimó que la Argentina crecerá un 2% este año y advirtió que el país sufre un “descenso de la confianza y fuga de capitales”.

Así explicó el organismo la reciente crisis cambiaria que atacó el valor del peso, que se devaluó 22% a lo largo de mayo y acumuló así una depreciación del 34,6% desde que se inició el año sin encontrar todavía un techo para el precio del dólar.

La opinión de la OCDE sobre la Argentina se conoció este miércoles en París, donde la organización celebró hasta hoy su reunión anual bajo el lema “La reforma del multilateralismo”.

La Argentina ya integra algunas comisiones de la OCDE, y para su ingreso formal ya obtuvo el “guiño” de Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Japón y Alemania.

Si finalmente la Argentina es aceptada como candidata a ingresar, podrían pasar tres años hasta ser incorporada como miembro, según los estándares internacionales de la organización.

La OCDE dijo que también está preocupada por la subida de los precios del petróleo a nivel global y de las tasas de interés de países, grupos y hogares “muy endeudados”.

El informe presentado por la organización prevé un crecimiento de la economía argentina que rondará el 2% en 2018 y el 2,6% en 2019.

La OCDE instó este miércoles a evitar “una escalada” en las tensiones comerciales por temor a que afecten “de manera significativa” al crecimiento mundial, reportó la agencia internacional AFP.

Seguir leyendo
Loading...

Las más leidas