Connect with us

Internacional

Trump alaba su tolerancia cero a la inmigración

Publicado

on

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reafirmó ayer las controvertidas medidas contra familias de inmigrantes en la frontera, a pesar del creciente escándalo por los miles de casos de separación familiar.

“Estados Unidos no será un campo de inmigrantes, y no será un complejo para mantener refugiados. No lo será”, dijo el mandatario, quien llegó a mencionar la crisis migratoria en Europa para justificar sus criticadas medidas internas. Según el republicano, entre los inmigrantes que buscan entrar a su país hay personas “que pueden ser asesinos y ladrones, y muchas cosas más. Queremos un país seguro, y eso empieza en la frontera. Y así será”.

En solamente seis semanas entre abril y fines de mayo, más de 2.000 niños y menores de edad fueron separados de sus familias al ingresar clandestinamente al país, en una medida que desató una ola de indignación generalizada en el país. La controversia es de tal magnitud que Trump se refirió al tema durante una ceremonia en la Casa Blanca dedicada al programa espacial estadounidense.

En su discurso, Trump dijo que “si uno mira lo que ocurre en Europa, lo que ocurre en otros lugares… no podemos permitir que eso ocurra en Estados Unidos. No bajo mi mando”. Poco antes, en una serie de mensajes en Twitter, Trump se había referido al “gran error” del Viejo Continente de permitir la entrada a su territorio de “millones de personas que han cambiado su cultura de forma tan fuerte y violenta”.

En tanto, la Secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, dijo ayer que Estados Unidos “no pedirá disculpas o ceder por estar haciendo el trabajo que los estadounidenses esperan que hagamos”. “No se confundan: nuestra frontera sur está en crisis. Está siendo explotada por criminales, contrabandistas y miles de personas que no tienen respeto por nuestras leyes”, dijo Nielsen.

De acuerdo con la funcionaria, el gobierno no tiene opción sino separar a los niños de las familias inmigrantes. “No podemos detener niños con sus padres. Debemos liberar a padres y niños o debemos separarlos para que poder procesar a los adultos”, justificó.

Por su parte, el Secretario de Justicia y Fiscal General, Jeff Sessions, también aseguró que el gobierno no desea continuar con la odiosa política de separar niños de sus familiares, pero también coincidió en la falta de opción. Sin embargo, Sessions reforzó que “ésta es una de las razones por las que los estadounidenses eligieron presidente a Trump. Para poner fin de la ilegalidad en la frontera sur”.

Trump volvió a insistir ayer en que la responsabilidad por esta situación es de los legisladores del Partido Demócrata, quienes se niegan a negociar una ley migratoria. “Si los demócratas deciden sentarse a negociar en vez de obstaculizar, podríamos hacer algo muy rápidamente, algo bueno para los niños, para el país, y para el mundo. Eso podría ocurrir rápidamente”, dijo fiel a su estilo provocador.

La insistencia de Trump en que la odiosa normativa que separa familias se apoya en una legislación aprobada durante el gobierno de Barack Obama ha sido cuestionada por legisladores demócratas y republicanos.

En una nota, la líder del bloque de legisladores demócratas en la Cámara Representantes, Nancy Pelosi, calificó como “bárbara” la normativa adoptada por el gobierno republicano. “Esta política bárbara viola nuestras leyes de asilo y los derechos constitucionales de los padres”, aseguró.

En una columna publicada en el periódico The Washington Post, Laura Bush, esposa del ex presidente George W. Bush, también sumó su voz y calificó la política de “cruel” e “inmoral”. “Nuestro gobierno no debería estar en el negocio de depositar niños en almacenes reconvertidos o hacer planes para colocarlos en tiendas de campaña provisionales en el desierto a las afueras de El Paso”, escribió.

“Estas imágenes son una evocación siniestra de los campamentos de internamiento estadounidenses para japoneses en la Segunda Guerra Mundial, que actualmente están considerados uno de los episodios más vergonzosos de la historia de Estados Unidos”, continuó el texto.

La medida de separación de niños familias ya provocó airadas reacciones no solo en Estados Unidos sino también en el ámbito de la ONU. En una rara crítica directamente dirigida a Washington, la oficina del Secretario General de la ONU, el portugués Antonio Guterres, apuntó claramente que los niños “no deben ser separados de sus familiares”. “Como regla general, el Secretario general cree que refugiados y emigrantes deben ser tratados con respeto y dignidad”, afirmó el vocero de Guterres, Stephane Dujarric.

“Los niños no deben ser traumatizados siendo separados de sus padres. Debe preservarse la unidad familiar”, añadió.

En tanto, el Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos, Zeiz Ra’ad Al Hussein, apuntó que la medida es “inadmisible” y “cruel”.

Hablando en la apertura de una sesión regular don Consejo de los Derechos Humanos en Ginebra, Al Hussein urgió a las autoridades estadounidenses a poner fin a la tolerancia cero que hizo que miles de niños fueran separados de sus familias en las últimas seis semanas. “La idea de que cualquier Estado trate de disuadir a los padres al infligir tal abuso a los niños es inconcebible, dijo Hussein.

Amnistía Internacional afirmó que las imágenes que se vieron durante el fin de semana “dejarán una mancha indeleble en la reputación de los Estados Unidos”. Esta es una política espectacularmente cruel, en la que niños asustados son arrancados de los brazos de sus padres y llevados a centros de detención desbordados, que son en realidad jaulas. “Esto es tortura”, dijo Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas. “El severo sufrimiento mental que se ha infligido intencionalmente a estas familias con fines coercitivos significa que estas acciones cumplen con la definición de tortura tanto para la ley estadounidense como la internacional”.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Entretenimiento

La ONU pide frenar la violencia en Venezuela

Publicado

on

Por

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió “diálogo” en Venezuela para evitar un “desastre” en el país caribeño, que atraviesa una fuerte crisis política y económica. Las declaraciones de Guterres se producen después de que el líder de la Asamblea Nacional Juan Guaidó se autoproclamara presidente interino del país gobernado por el chavista Nicolás Maduro.

“Lo que esperamos es que el diálogo sea posible y evitar una escalada que nos llevaría a un tipo de conflicto que podría ser un desastre para el pueblo de Venezuela y para la región”, dijo el jefe de la ONU en el Foro Económico de Davos, Suiza.

“Los gobiernos soberanos tienen la posibilidad de decidir lo que quieran. Lo que nos preocupa en la situación de Venezuela es el sufrimiento del pueblo”, afirmó.

El miércoles fue un día marcado por el recrudecimiento de la tensión y la violencia en Venezuela, con multitudinarias marchas tanto en contra como a favor del régimen chavista que terminaron con al menos 16 muertos, decenas de heridos por la represión y con detenidos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Guterres evitó pronunciarse sobre la autoproclamación de Guaidó y pidió una investigación “transparente e independiente” sobre la violencia en las protestas, que según datos de la CIDH terminaron con al menos 16 muertos.

Por útimo, llamó a “disminuir las tensiones” en Venezuela y pidió que haya “un diálogo político inclusivo y creíble, con pleno respeto al Estado de Derecho y los Derechos Humanos”.

Seguir leyendo

Entretenimiento

Francisco llegó a Panamá y se espera que hable de la crisis en Venezuela.

Publicado

on

Por

El Papa Francisco lamentó la política migratoria de Estados Unidos en relación con el muro que quiere edificar el presidente Donald Trump en la frontera con México, en una charla con periodistas mientras viajaba a Panamá para participar de la Jornada Mundial de la Juventud.

“Es el miedo que nos vuelve locos”, dijo Francisco y recomendó a los periodistas leer un editorial del diario vaticano Il Observatore que cita al secretario general de la ONU, António Guterres, quien definió el miedo como “la marca más vendida en el mundo de hoy” porque “produce audiencia, hace ganar votos y genera clicks”.

La charla ocurrió cuando Francisco se acercó a saludar a los 70 periodistas que viajan junto a él en el avión, momento en que suelen entregarle algún regalo e intercambian frases.

Un periodista le contó que volvía de cubrir la información sobre la caravana de migrantes centroamericanos que viajaba hacia Estados Unidos y que había visto el muro que llegaba hasta el océano.

El periodista comentó que “era una locura” lo que había visto, a lo que Francisco asintió: “Sí, es el miedo que nos vuelve locos” y prometió que hablaría del tema en el viaje de regreso.

Seguir leyendo

Internacional

Se multiplican las protestas en Caracas a horas de una decisiva marcha opositora

Publicado

on

Por

Los venezolanos retomaron ayer las calles en Caracas y otras ciudades del país para expresar su repudio contra el gobierno de Nicolás Maduro. Lo hicieron incentivados por el foco de rebelión militar del lunes pasado y el resurgimiento de la oposición política liderada por el joven jefe de la Asamblea Nacional (Parlamento), Juan Guaidó, que prepara para hoy una masiva marcha contra el régimen chavista en todo el país.

Al menos 30 pequeñas protestas se registraron en la capital venezolana, con bloqueos de calles, saqueos de negocios y quema de basura, tras el alzamiento de los 27 militares de la Guardia Nacional Bolivariana que robaron armas y se atrincheraron en un destacamento, desconociendo al gobierno de Maduro, antes de terminar detenidos.

La mayoría de las manifestaciones ocurrieron en sectores populares para apoyar la sublevación contra Maduro, y en algunos puntos se extendieron hasta la mañana de ayer martes, señaló el Observatorio de Conflictividad Social. Las barriadas de El Valle, 23 de enero, Catia y Petare se contaron entre los puntos donde los vecinos se manifestaron, además, apoyados con ruidosos cacerolazos.

El régimen reprimió con violencia cada una de estas protestas, utilizando gases lacrimógenos, carros hidrantes y balas de gomas. En el barrio San José de Cotiza, los manifestantes se enfrentaron con la policía durante horas y resistieron con barricadas donde quemaron neumáticos. Ayer, las calles estaban llenas de escombros y piedras, mientras el olor de gas pimienta impregnaba aún la zona.

Cartuchos de gas lacrimógenos lanzados por la policía contra los manifestantes en Caracas. (AP)

“Nos sentimos apoyados cuando los guardias (militares) salieron diciendo que apoyarían al pueblo”, contó Carmen, de 60 años, quien participó activamente en los piquetes. Pero luego aclaró que tuvieron que ceder ante la represión.“Nos espantaron a fuerza de bombas, nos persiguieron con perdigones”, contó.

Pero lejos de atemorizarse, se comprometió aún más con la marcha de hoy. “De que salgo, salgo; no tengo miedo de volver a salir a luchar por Venezuela a ver si la recuperamos”, dijo con su brazo lleno de moretones.

Grupos de choque del chavismo volvieron a actuar, como ocurrió en otras ocasiones, tratando de disolver las protestas. Encapuchados, con palos y armas, atacaron a los manifestantes con violencia. Esto ocurrió frente a la plaza Andrés Bello de Caracas, así como en las zonas periféricas de Guarenas, El Junquito y en la autopista hacia La Guaira.

Las protestas en el barrio de San José de Cotiza. (AFP)

En su primera alusión personal al levantamiento y posterior captura de los rebeldes, Maduro aseguró ayer en Twitter que las Fuerzas Armadas “han dado incontables muestras de disciplina, cohesión y preparación para enfrentar cualquier amenaza de los enemigos de la Patria”.

Las protestas caldearon el ambiente de cara a la manifestación de hoy miércoles, cuando se conmemoran 61 años de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. La oposición se manifestará contra Maduro para exigir un gobierno de transición y elecciones libres y transparentes.

“Las protestas en el Oeste Caracas demostraron que no hay talanqueras (vallas) que saltar. Aquí todos quedamos en el mismo corral, sin luz, sin agua, sin medicinas, sin gas y con un futuro incierto. Todos estamos sumergidos en esta crisis, menos el usurpador. ¡Vamos a reencontrarnos este #23E!”, llamó Guaidó desde las redes sociales, donde la convocatoria se viralizó rápidamente.

Fuerzas policiales reprimiendo las protestas en Caracas. (AFP)

En un intento por contrarrestar esta rebelión popular que se anticipa masiva, el chavismo organizó contramarchas en distintos puntos del país. Será la primera gran pulseada en las calles tras las violentas protestas de abril y julio de 2017, que dejaron unos 125 muertos. Y se dará en medio de la peor crisis en la historia moderna del país petrolero.

Disparos de gases lacrimógenos contra los manifestantes. (AFP)

Este es un momento mucho más crítico para Maduro, deslegitimado tanto interna como externamente, ya que la comunidad internacional desconoce este segundo mandato, proveniente de cuestionadas elecciones donde no participó la oposición. Guaidó, quien asumió desde el Parlamento las funciones del Ejecutivo al considerar que el cargo está siendo usurpado, cuenta con el respaldo de los países de la región, así como de Estados Unidos y de Europa.

Washington es la punta de lanza de este apoyo internacional a Guaidó. Ayer, el propio vicepresidente, Mike Pence, publicó un video en el que califica de “dictador” a Maduro, al tiempo que respalda la marcha de este miércoles. “Mientras hacen que sus voces se hagan oír mañana, en nombre del pueblo estadounidense le decimos a la buena gente de Venezuela: Estamos con ustedes”, afirmó.

Según fuentes citadas por la cadena estadounidense CNN y el diario español ABC, Donald Trump “estudia reconocer” oficialmente a Guaidó como presidente interino. El presidente estadounidense viene siendo presionado por un sector de los republicanos, que lo impulsa a tomar medidas más duras contra la cúpula venezolana.

Entre ellas, figura una que se destaca por lo que puede significar para las finanzas del régimen: un embargo a todo el petróleo venezolano, algo a lo que se resisten las refinerías norteamericanas que importan crudo del país sudamericano.

 

Seguir leyendo

Descargá nuestra APP

Las más leidas

X