13.6 C
Resistencia
jueves, mayo 6, 2021
Home Nacional Andrés Malamud responde: ¿Es posible una "vía portuguesa" para la Argentina?

Andrés Malamud responde: ¿Es posible una “vía portuguesa” para la Argentina?

La “vía portuguesa” seduce a los opositores al gobierno de Mauricio Macri, desde Cristina Kirchner a Sergio Massa, pasando por Daniel Scioli, pero el argentino que quizás mejor conoce Portugal dice que no, que todo eso es una ilusión. “Cristina a la portuguesa” sería un plato entre indigesto o imposible de servir para el próximo presidente argentino. Fuere quién fuere: Cristina, Mauricio Macri, Roberto Lavagna, Massa o Scioli.

“Cristina terminaría siendo como el conservador Pedro Passos Coelho: la gran ajustadora”. La comparación es del politólogo Andrés Malamud, investigador en la Universidad de Lisboa. En entrevista con Infobae, el argentino explicó por qué, a su entender, no tiene sentido que los candidatos a las elecciones de octubre pongan a Portugal como un posible modelo. Y sabe de lo que habla, porque vive en Lisboa desde hace 17 años.

Los cristinistas vienen deslizando la idea de la “vía portuguesa”, con el límite de que su jefa -hoy en Cuba- prácticamente no habla y ni siquiera dijo si será candidata a la presidencia, aunque la reciente publicación de su libro Sinceramente fue leída por muchos como una confirmación de su candidatura. Scioli y Massa, en cambio, venden expresamente ese camino, una alternativa que en teoría evita el ajuste y pone el foco en el crecimiento y el consumo.

Malamud, un politólogo poco convencional que explica temas complejos apelando al humor y la ironía -a veces al límite-, cree que los políticos argentinos se engañan -y engañan- si persisten en la idea de que la Argentina será feliz siguiendo el camino portugués. Como dato, grafica que el ajuste impuesto a Lisboa fue mucho más duro que el que del gobierno de Fernando de la Rúa, y claramente más potente que las restricciones de la actual administración, a la que hoy ve perdiendo las elecciones si no logra controlar la inflación.

Andrés Malamud

– Se está hablando con cada vez más fecuencia de la “vía portuguesa” como alternativa para la Argentina. ¿Existe esa vía?

– La “vía portuguesa”, si tal cosa existe, consistió en lo siguiente: en 2010 Portugal perdió la capacidad de financiarse en los mercados y debió pedir un rescate. El gobierno del Partido Socialista, de centroizquierda, solicitó la intervención de una troika integrada por el FMI, la Unión Europea y el Banco Central Europeo. Como consecuencia, implementó un ajuste que consistió en reducir los salarios y aumentar los impuestos. Y perdió las elecciones. El gobierno siguiente, una alianza de centroderecha, profundizó el ajuste para ir “más allá de la troika”, en palabras del primer ministro Pedro Passos Coelho. Su gobierno cumplió con creces el programa y perdió el poder.

– Daniel Scioli describe de esta manera la “vía portuguesa”: “Hay que pasar del ajuste a un plan de crecimiento y de desarrollo. Esto lo hizo Portugal, con éxito”. ¿Es así de sencillo?

– Portugal implementó un tremendo programa de ajuste: reducción de salarios públicos de entre el 20 y el 25 por ciento, aumento del desempleo del ocho al 18 por ciento, aumento de impuestos y congelamiento del salario mínimo. El crecimiento se recuperó en parte por la llamada devaluación interna, que es la reducción de costos laborales, y en parte por circunstancias fortuitas, como el fracaso de la Primavera Árabe, que expulsó turistas del norte de África y los derivó a los países mediterráneos de Europa. No hubo plan de desarrollo.

– ¿Qué puntos en común tienen Portugal y Argentina como países y en qué no tienen nada que ver?

– Argentina y Portugal se parecen por su vulnerabilidad fiscal, que los dejó afuera de los mercados y llevó al rescate financiero. Pero Portugal parte de más arriba, por nivel de inversiones y stock, y carece de política monetaria. Lo primero ayuda a digerir el ajuste, lo segundo obliga a realizarlo sin devaluar.

– La crisis portuguesa de años atrás, ¿es comparable a la crisis argentina actual? ¿O tuvieron orígenes y desarrollos diferentes?

– La vulnerabilidad fiscal era similar, pero Portugal tenía un problema, la carencia de política monetaria. Y un recurso, el Banco Central Europeo como garante de última instancia, que no tiene la Argentina.

– Sergio Massa propone lo siguiente: “Hay que rediscutir el acuerdo con el FMI, plantear una salida a la portuguesa y no a la griega, hay que bajar impuestos, sobre todo a los sectores del consumo, trabajo, jubilados y a los exportadores para generar dólares genuinos”. Otra vez, ¿es esa la vía portuguesa?

– Portugal no rediscutió el acuerdo con la troika, lo cumplió a rajatabla y más allá. Eso implicó subir impuestos y bajar salarios, no lo contrario.

– ¿Qué es lo que los portugueses estuvieron dispuestos a hacer, cosas que usted cree que los argentinos no han hecho ni harán?

– Los portugueses, como los griegos, se aguantaron el ajuste. En realidad, más pacíficamente que los griegos. En parte eso se debió a la personalidad del ministro de finanzas, Vítor Gaspar, que comunicaba medidas de ajuste con estilo balsámico, y en parte a la tradicional mansedumbre de los portugueses. Pero además la emigración, un fenómeno estructural, porque los portugueses emigran incluso en periodos de crecimiento, actuó como válvula de descompresión.

– ¿Quién fue el Macri de Antonio Costa?

– El ajuste lo inicia el Partido Socialista con Sócrates, por eso pierde las elecciones, y lo profundizan los conservadores con Passos Coelho, que también termina perdiendo, porque gana las elecciones pero en el Parlamento es superado por una coalición de tres partidos de izquierda.

El primer ministro de Portugal Antonio Costa junto a Macri

– ¿Hizo lo mismo que Macri? ¿Fue más duro, menos duro?

– Prefiero transmitir datos antes que opiniones. Mi salario nominal, representativo del sector público alto, se redujo un 23 por ciento y el sistema aguantó. De la Rúa cayó por una reducción del 13 por ciento.

– La “vía portuguesa”, si existiera, ¿es sustentable fuera de la Unión Europea?

– Es sustentable donde haya uno de dos factores: amortiguadores del ajuste, que pueden ser apoyo familiar, subsidios de desempleo o emigración. La otra posibilidad pasa por alternativas más temibles, como la salida de la convertibilidad nuestra o la del euro en la Unión Europea, que fue precisamente el temor que detuvo la rebelión griega.

– La bonanza económica portuguesa, ¿es sustentable en el tiempo?

– La economía portuguesa está bien, pero es frágil. Puede desestabilizarse por un shock interno, como la caída de un banco, algo que ocurrió hace poco. O por un shock externo, del estilo de un default italiano o una crisis petrolera. Pero la fragilidad no es solo portuguesa, sino de la mitad sur de la zona euro. Es decir, la zona euro es lo frágil.

– ¿Cuán viable es entonces, llegado el caso, un “Cristina a la portuguesa”?

– Cristina, o cualquier otro, querría ser Antonio Costa, al que podemos apodar “el relajador”. Pero si Macri es Sócrates, que es quién pidió el rescate en Portugal, Cristina terminaría siendo como Passos Coelho: la gran ajustadora.

– Si la “vía portuguesa” no es alternativa para la Argentina, ¿ve algún otro país o modelo en el mundo que pueda enamorar a políticos como Cristina, Massa, Scioli o Lavagna? O al propio Macri…

– No. Argentina tiene dos características infrecuentes, que combinadas parecen únicas: una economía bimonetaria y una estructura socioeconómica bífida, en la que los consumidores prefieren un dólar bajo, los exportadores prefieren un dólar alto y ambos sectores están en condiciones de bloquear al otro, pero no de imponer su propio proyecto.

– Dice que el gobierno portugués de centroizquierda solicitó la intervención de una troika integrada por el FMI, la Unión Europea y el Banco Central Europeo y que, como consecuencia, implementó un ajuste que incluyó una reducción salarial y aumento de impuestos para perder las elecciones. Salvando ciertos aspectos, se parece bastante a la situación actual del gobierno de Macri, ¿o no?

– Sí.

– Si la historia indica que el sucesor del “Macri portugués” fue “el gran ajustador”, ¿por qué desde el panperonismo se insiste en vender la “vía portuguesa”?

– Los estadistas no están obligados a saber de lo que hablan.

– ¿Cuáles son los diferentes escenarios que ve en esta recta final hacia las elecciones?

– Contesto con una broma que no es broma. ¿Sabe cómo le dicen al gobierno democrático que no para la inflación? Oposición.

– En el actual contexto, ¿es una buena señal el involucramiento más intenso de la UCR en las decisiones de la economía?

– No imagino un contexto favorable en el que los radicales opinen de economía.

Resistencia
cielo claro
13.6 ° C
15 °
12.8 °
51 %
3.6kmh
0 %
vie
19 °
sáb
22 °
dom
27 °
lun
19 °
mar
18 °