Después del empate fue todo de Boca, más veloz con Cristian Pavón y Carlos Tevez en cancha. El ingreso de Carlitos fue importante para darle claridad al equipo en los metros finales y, además, provocó la tarjeta roja de Wellington, quien ya le había dejado marcado los tapones a Nandez y, ahora, hizo lo propio con el delantero. Esta vez el árbitro lo mandó al vestuario.

Se terminaba el partido, Boca iba con todo y en el cuarto minuto de descuento Tevez tuvo su premio: derechazo abajo, gol y clasificación del Xeneize a los octavos como el mejor del grupo.