Connect with us

Economia

Depósitos, plazos fijos, acciones y bonos: a qué inversiones alcanza la renta financiera y cuándo deberán pagar

Publicado

on

La reglamentación del Impuesto a las Ganancias y el renombrado “Impuesto a la renta financiera” es la herramienta que terminó de delimitar un impuesto que a nuestro modo de ver nació destinado al fracaso.

En todos los casos estamos hablando el Impuesto a las Ganancias, el mismo que grava a los empleados en relación de dependencia, profesionales, alquileres y a partir de la reforma la rentabilidad obtenida por:

– Depósitos bancarios, títulos públicos, obligaciones negociables, cuotapartes de fondos comunes de inversión, títulos de deuda de fideicomisos financieros y contratos similares, bonos y demás valores, en moneda nacional sin cláusula de ajuste: cinco por ciento (5%).

– Depósitos bancarios, títulos públicos, obligaciones negociables, cuotapartes de fondos comunes de inversión, títulos de deuda de fideicomisos financieros y contratos similares, bonos y demás valores, en moneda nacional con cláusula de ajuste o en moneda extranjera: quince por ciento (15%).

Como podrán observar, en estas definiciones se encuentran prácticamente todas las “inversiones” que puede realizar una persona física.
De ésta clasificación se debe entender que en depósito bancario se encuentran todos los plazos fijos, que son por lejos la inversión más popularmente aceptada por su simpleza y falta de necesidad de seguimiento que la colocación de fondos requiere.

Como punto importante debemos considerar que existen instrumentos financieros como los plazos fijos que se suscribieron en UVA que tributarán el 15% porque tienen una cláusula de ajuste, al igual que los que utilicen una variable como el CER.

De las ganancias obtenidas por estos instrumentos, tanto en pesos como en dólares se deberá detraer una Deducción Especial equivalente al mínimo no imponible, que para el año 2018 para este tipo de rentas cedulares asciende a $66.918. Es decir, lo que exceda ese monto estará sujeto al tributo del 5% o 15% si es el mismo es suscrito o no con cláusula de ajuste.

Por otra parte, es importante recordar que todo sujeto que obtenga este tipo de ganancias, deberá presentar una declaración jurada como el resto de los contribuyentes del Impuesto a las Ganancias, lo que la AFIP todavía deberá reglamentar pero entendemos será en el mes de junio 2019.

Los que no tributarán el impuesto en 2019 son los que elegantemente en el último artículo del Decreto Reglamentario el Poder Ejecutivo dejó afuera, y que exclusivamente tienen que ver con los rendimientos que de acuerdo a la clasificación antes anunciada provengan de la compraventa de Títulos públicos y obligaciones negociables, cuyos contribuyentes podrán optar por afectar los intereses o rendimientos del período fiscal 2018 al costo computable del título u obligación que los generó, en cuyo caso el mencionado costo deberá disminuirse en el importe del interés o rendimiento afectado.

De esta forma se crea una especie de “venta y reemplazo” compensando y difiriendo entre el rendimiento de los instrumentos y el resultado gravado por compraventa.

Esto en otras palabras quiere decir que si en el 2018, una persona adquiere un título público a $1.000.000 y durante el mismo año lo vende a $500.000 debería tener una pérdida por $500.000, y un quebranto específico (que no se puede utilizar contra otras rentas).

A partir de este último artículo, si en el ejercicio se cobró intereses por $200.000, éstos en vez de abonar el 5% o el 15% (dependiendo del tipo de título) podrán aplicarlo al costo del bien. En este caso el costo del bien pasa de $1.000.000 a $800.000 y la pérdida ya no es de $500.000, sino de $300.000, evitando que se abone el impuesto cedular por los intereses cobrados.

Comments

comments

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Economia

Para no ser pobre una familia necesitó $ 30.337

Publicado

on

Por

La inflación golpea a todos pero se ensaña con los más pobres.

En mayo, un matrimonio con 2 hijos menores necesitó $ 30.337,84 para no ser pobre. Es un aumento del 2,9% con relación a los $ 29.493,65 que se necesitaban en abril. En los primeros 5 meses del año, la canasta familiar de pobreza se encareció el 19% y con relación a mayo de 2018 el incremento es del 61,1%, de acuerdo a los datos del INDEC.

De estos números se desprende que la inflación pegó más fuerte sobre los sectores de menores recursos y también sobre los asalariados por cuanto las subas salariales se ubican en torno del 37%, unos 23 puntos por debajo de la variación de la canasta.

Esto explica que la distancia entre el salario y el costo de la canasta de pobreza se hayan aproximado. El salario promedio formal, luego de los descuentos de jubilación y salud, es de $ 33.000, no muy lejos del valor de la canasta familiar mensual.

El salario mínimo es de $ 12.500. Sumando las asignaciones familiares por 2 hijos, y descontado los aportes de jubilación y salud, el trabajador tendría un piso de ingreso familiar de $ 15.000, menos de la mitad del costo de la canasta familiar. En el caso de los trabajadores informales y los subocupados formales, la amplia mayoría tiene ingresos por debajo de la línea de pobreza.

De estos valores se desprende que un gran contingente de gente que trabaja, no sólo en negro sino también en blanco, integren el elevado contingente de personas y familias pobres.

La canasta de indigencia para el mismo grupo familiar es de $ 12.086,78, un incremento mensual del 2%. Entre enero-mayo acumula una suba del 18,5% y 12 meses del 61,7%, superior incluso a la canasta de pobreza.

De esos datos se desprende que en lo que va del año hay un fuerte incremento del número de pobres e indigentes. Se estima que la pobreza supera largamente el 35% de la población urbana. Son más de 14 millones de pobres.

En mayo lo que ayudó a moderar el alza de la canasta de indigencia fueron las carnes y frutas y verduras. En cambio, subieron los precios de la harina y sus derivados, como pan y fideos, y la leche y productos lácteos.

En los últimos 12 meses, según los registros del INDEC para Capital y Gran Buenos Aires, la harina de trigo aumentó el 98,62%, fideos secos el 92,97%, leche fresca en sachet 85,52%, arroz 79,67%, carne picada 65,07%, tomate 108,3%, manteca 87% y papa el 34,14%.

Así, los productos que más consumen los sectores de menores ingresos lideraron los aumentos de precios, a pesar de la caída del consumo por la reducción de los ingresos y del empleo.

Los datos de la primera quincena de junio muestran que los productos de primera necesidad registran aumentos de más del 2,5%, según el relevamiento de la entidad Consumidores Libres en supermercados y negocios minoristas de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Comments

comments

Seguir leyendo

Chaco

Inicia el pago de aguinaldo para trabajadores estatales

Publicado

on

Por

Tal como estaba previsto, este martes por la noche inicia el pago de aguinaldo para trabajadores de la administración pública provincial. Así, desde las 21, será el turno de los pasivos, por cajero automático.

Por su parte, los activos podrán cobrar desde el miércoles 19, en el mismo horario y con la misma modalidad.

Además, los docentes de las UEGP también percibirán el medio Salario Anual Complementario mañana, desde las 21.

Comments

comments

Seguir leyendo

Economia

Sandleris destacó una nueva baja en la inflación

Publicado

on

Por

En una rueda de prensa en el Salón Bosch de la entidad monetaria, Sandleris remarcó que llegar a un índice de inflación de un dígito anual requerirá de “persistencia” en el esquema de política monetaria.

“El dato importante es que la inflación volvió a bajar en mayo, por segundo mes consecutivo. Eso es positivo”, dijo el funcionario, quien, no obstante, dijo que “estas cifras siguen siendo muy altas y están muy lejos de números aceptables”.

“Si persistimos en esta política monetaria estricta la inflación va a seguir bajando, de hecho esperamos que la inflación de junio sea menor a la de mayo”, agregó.

Sandleris sostuvo que la lenta baja que registra la inflación se debe a distintos factores entre los que se encuentran “los traslados a precios del tipo de cambio e indexación elevada de la economía”, los aumentos de tarifas que se concentraron en los primeros meses del corriente año, el “contexto de incertidumbre” que existe a nivel global -por la guerra comercial entre EE.UU. y China y el “contexto local” relacionado con las próximas elecciones presidenciales.

Comments

comments

Seguir leyendo

Descargá nuestra APP

Las más leidas

X