Connect with us

Internacional

Detuvieron al gobernador de Río de Janeiro por coimas de US$ 11 millones

Publicado

on

Luiz Fernando Pezão fue apresado este jueves en el marco de la causa conocida como “Lava Jato”. Su mandato finalizaba en un mes.

El gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezão, fue detenido este jueves a pedido de la fiscal general Raquel Dodge, acusado de recibir sobornos por unos 11 millones de dólares por parte de empresas, en el marco de la Operación Lava Jato.

La operación policial contra el gobernador se produjo en el mismo momento en el cual el presidente electo, Jair Bolsonaro, se reunía en su casa de Río de Janeiro con el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, enviado del presidente Donald Trump.

La orden de detención fue solicitada por la Policía Federal de Río, con el aval de la Fiscalía General, a un mes de que Pezão termine su mandato.

Esta operación, llamada Boca del Lobo y enmarcada en una nueva fase de la investigación Lava Jato, tiene base en los testimonios del economista Carlos Emanuel Carvalho Miranda, ex operador financiero de Cabral que se acogió a la delación premiada, informó O Globo.

Según ese testimonio, Pezão habría recibido una mensualidad de 150.000 reales (unos 40.000 dólares al tipo de cambio actual) y hasta gratificación de fin de año y un bono por 1 millón de reales (unos 263.000 dólares).

El dinero, según la confesión, habría sido pagado por empresas y proveedores que tenían contrato con el gobierno de Río de Janeiro. El período de pago habría sido de 2007 a 2014. En indagaciones anteriores, el gobernador había negado haber participado en este esquema.

Pezão fue elegido gobernador en 2014 por el Movimiento Democrático Brasileño (MDB) y terminaba su mandato a fines de 2018.

Comments

comments

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Internacional

España e Italia vuelven a la normalidad y dan por terminadas sus cuarentenas

Publicado

on

Por

Tres meses después de la adopción de las primeras medidas de cuarentena, Europa continúa su cautelosa vuelta a la normalidad, que incluye la reapertura de cafés, restaurantes y museos y el regreso del fútbol en algunos países.

El símbolo de la (¿momentánea?) victoria sobre el virus en el continente es Italia -el país que fue durante un tiempo el principal foco mundial del coronavirus y el primero que confinó a todo su territorio-, que este miércoles dio un paso más hacia la normalidad con la reapertura de sus fronteras, al menos entre los países de la Unión Europea, y el fin de las restricciones de movimiento entre las regiones. El 15 de junio será el turno de teatros y cines.

El país declaró la cuarentena nacional el 9 de marzo, cuando había más de 9 mil casos de coronavirus y 463 fallecidos, aunque algunas zonas del norte ya habían sido cerradas el 21 de febrero. Las medidas más restrictivas, con el cierre de todas las actividades e industrias no esenciales, fueron tomadas el 23 de marzo, cuando los casos eran 64 mil y los muertos 6.077. Unos días antes, el 21 de marzo, se había registrado el aumento de contagios, con 6577 casos. La cifra se mantuvo entre los 4 mil y 5 mil casos diarios durante semanas, hasta que comenzó a descender.

El 4 de mayo comenzó la “fase 2”, que se completó el 18 de mayo con la reapertura de tiendas, restaurantes e iglesias. “Estamos enfrentando un riesgo calculado”, dijo el primer ministro Giuseppe Conte. “Sabemos que la curva epidemiológica volverá a subir. Pero no podemos detenernos ahora”.

Así, en el el país los días de cuarentena fueron 56.

Pese a los temores, el aumento de la curva por el momento no está ocurriendo: los casos diarios rondean los 300 por día y la cifra diaria de muertes se mantiene por debajo de los cien. Sobre todo, el numero de personas internadas en terapia intensiva sigue bajando, y no se registran nuevos ingresos. Algo que llevó a Alberto Zangrillo, director del hospital San Raffaele de Milán, uno de los centros que estuvo en primera linea en la lucha contra el brote, a decir que el virus “ya no existe clínicamente” en el país. “Aterrorizar al país es algo de lo que alguien tiene que hacerse responsable”, dijo este destacado especialista.

España

España, el tercer país más golpeado en Europa por el virus, tuvo un número de días de cuarentena estricta similar al de Italia. Y también está volviendo a la normalidad sin mayores sobresaltos. Esta semana no se anunció ningún fallecido por covid-19 por dos días consecutivos y apenas uno este miércoles.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez declaró el estado de alarma el pasado 14 de marzo para contener el contagio masivo, cuando España contaba con más de 4200 casos positivos y 120 fallecidos, y comenzó la desescalada el 26 de abril, permitiendo la salida de los menores, cuando el saldo diarios de muertos era todavía de 288 personas.

Para fines de mayo, el 70 por ciento del país ya estaba en la “fase 2” del desconfinamiento, con la reapertura de restaurantes, hoteles, cines y teatros.

Las restricciones terminarán definitivamente el 22 de junio, aunque las regiones podrían mantener algunas medidas.

Francia

Francia comenzó el 11 de mayo la desescalada del confinamiento que estaba en vigor desde el 17 de marzo, que incluye la reapertura progresiva de comercios y de escuelas. En el país galo, los días de cuarentena obligatoria fueron 55.

Este martes el país ya entraba en la segunda fase de desescalada en la que ya apenas hay restricciones de movimientos y de nuevo con bares, cafés y restaurantes abiertos, aunque en la región de París solo pueden hacerlo las terrazas.

Otra de las novedades de esta segunda fase en Francia -además de la reapertura parcial de los centros de bachillerato, después de los de primaria y secundaria- es la desaparición del límite de 100 kilómetros en torno al domicilio para los desplazamientos, siempre que no se salga del país.

No obstante, Francia mantiene sus fronteras cerradas, salvo excepciones, y el gobierno confirmó la semana pasada que habrá que esperar hasta el día 15 de junio para volver a entrar desde otros países de la Unión Europea.

Y ¿América Latina?

Dos países, por razones distintas, representan una expectación en la región. Uruguay es la “rara avis” de la región: la curva de contagios está aplanada, la letalidad es baja y las personas que cursan la enfermedad son cada vez menos. Con 738 casos detectados, 20 fallecidos y 579 recuperados de covid-19 -de acuerdo a los números oficiales del martes- esta nación de 3,4 millones de habitantes que nunca decretó cuarentena general se encamina hacia una apertura de las actividades casi total. Hasta el martes, apenas 139 personas cursaban la enfermedad y el número tiende a decrecer: a fines de abril, eran 209.

Argentina, por otra parte, pese a que la cuarentena rige desde el 20 de marzo y durará por lo menos hasta el 6 de junio, reportó este miércoles 949 contagios en un día y suma 19.268 positivos. En total 588 fueron víctimas fatales. Los números de ambos están muy lejos de las tragedias ocurridas en Europa, sobre todo en España, Italia y Francia.

El gobierno de Alberto Fernández ha prorrogado la cuarentena en sucesivas ocasiones en un largo proceso que el 8 de junio cumplirá 80 días, casi el mismo tiempo de lo vivido en Italia y España con realidades muy diferentes. La cautela prevalece, sin embargo, en Buenos Aires y su poblada periferia adonde se concentra casi el 90% de los contagios.

Pero la prohibición de las actividades económicas no esenciales ha levantado la protesta de los sectores más afectados, sobre todo comerciantes y trabajadores independientes. La tercera economía de América Latina se encuentra en recesión desde 2018, con una alta inflación y un aumento de la pobreza que golpea a uno de cada tres habitantes. En marzo, con tan solo 10 días de confinamiento, la actividad económica cayó un 11,5% con respecto al mismo mes del año anterior.

Por su parte, en el resto de Latinoamérica muchos países han empezado a flexibilizar las medidas impuestas en mayor o menor medida desde mediados de marzo para contener la propagación del virus, presionados por la necesidad de reactivar sus economías devastadas por la pandemia.

América Latina es el actual epicentro del brote que ha dejado más de 6,3 millones de casos y cerca de 380.000 muertos en todo el mundo, desde que se registraron los primeros contagios en diciembre en China.

Brasil, el segundo país en número de contagios en todo el mundo detrás de Estados Unidos, concentra el foco del brote latinoamericano con más de 555.000 casos y unos 30.000 muertos. Pero la relajación de las restricciones ya se viene aplicando en varios estados y municipios, que en un país federal tienen poder de decisión en cuestiones sanitarias.

Perú, el segundo país de América Latina en número de contagios (170.000) y más de 4.600 decesos, la estricta cuarentena impuesta desde el 16 de marzo empezó a aflojarse levemente la semana pasada: se redujo en tres horas el toque de queda nocturno y se permitió que empiecen a funcionar algunas empresas con servicios de entrega a domicilio, pero todos los negocios siguen cerrados, salvo los esenciales.

Ecuador, uno de los países más golpeados de la región con cerca de 41.000 casos, incluidos 3.486 muertos (un promedio de 20 por cada 100.000 personas), inició el lunes un desconfinamiento social paulatino tras 11 semanas de cuarentena, con el objetivo de avanzar en la reactivación económica del país.

En tanto, México, segundo más afectado de la región, con 11.729 muertos y 101.238 infectados, también reinició el país reinicia actividades tras el confinamiento.

Otro que intenta avanzar ante el desastre económico es Venezuela, donde abrieron sus puertas bancos y negocios privados y el régimen de Nicolás Maduro y el presidente interino Juan Guaidó alcanzaron un acuerdo para buscar juntos, con la ayuda de la Organización Panamericana de Salud, fondos para luchar contra el coronavirus, que ha dejado 515 muertos en el país de 29 millones de habitantes.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

Brasil cederá a Paraguay algunos de los respiradores donados por EEUU

Publicado

on

Por

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, anunció que dará 50 de los 1.000 respiradores enviados por Donald Trump en el marco de un acuerdo de cooperación en salud entre los dos países del mundo más afectados por la pandemia.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, anunció a última hora de ayer que le cederá a Paraguay 50 de los 1.000 respiradores donados por Estados Unidos en el marco de un acuerdo de cooperación en salud entre los dos países del mundo más afectados por el coronavirus.

Bolsonaro hizo el anuncio en Twitter, después mantener una conversación con el presidente estadounidense, Donald Trump.

“Conversé en la tarde de hoy con el presidente Donald Trump, a quien agradecí el envío de 1.000 respiradores, de los cuales 50 serán cedidos a Paraguay”, escribió el mandatario brasileño, sin dar más detalles sobre el asunto.

Agregó que conversó con Trump sobre “el G7 expandido, que deberá integrar, así como sobre asuntos del acero brasileño”.

Los respiradores se han convertido en blanco de disputas entre los países por la alta demanda de esta herramienta esencial para atender a los pacientes más graves de Covid-19 y a la incapacidad de China, el mayor proveedor mundial, de atender todos los pedidos.

Varios estados brasileños han tenido problemas para ingresar al país respirados adquiridos en China, llegando a enviar aviones propios para garantizar el transporte o hacer escalas en países de África, ante el temor a que los equipos sean retenidos en Europa o Estados Unidos.

Como parte del acuerdo bilateral de cooperación, Brasil también recibió de Estados Unidos dos millones de dosis de hidroxicloroquina para tratar la Covid-19, pese a que esta medicina no es recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), informó la agencia de noticias EFE.

La hidroxicloroquina es defendida como un medicamento efectivo contra el coronavirus por Bolsonaro y por Trump, aunque no existen estudios científicos que confirmen esa hipótesis.

Al contrario, la OMS ha instado a los gobiernos a evitar su uso pues no se ha comprobado su supuesto efecto benéfico y, además, se ha establecido que puede causar otros males, como arritmias cardíacas.

Estados Unidos es el país más afectado del mundo tanto en número de casos como en muertes, en tanto que Brasil es el segundo en las estadísticas de contagios.

Además de ser el segundo país con más contagiados (526.447), Brasil también es el epicentro de la pandemia en Latinoamérica y el cuarto con más muertes (29.937) en el mundo.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

China sigue de cerca la reactivación del proyecto de la hidrovía Paraná – Paraguay

Publicado

on

Por

La licitación de la concesión de la Hidrovía Paraná – Paraguay por donde se mueve el 75% del comercio exterior del país es un tema que traerá debate ante los actores que se disputan el flamante control. La actual concesión, que se extendió por 26 años, está en manos de la belga Jan de Nul y la argentina EMEPA que estuvo involucrada en la causa de los cuadernos.

La licitación de la Hidrovía, que implica un negocio de 200 millones de dólares por año y de obras de ampliación de puertos y de ensanchamientos de canales que podrían llegar a los 600 millones de dólares, está en la agenda del Gobierno ya que se trata de la autopista fluvial que representa el negocio del mayor peaje del país.

Allí el que recauda es un privado que le paga un canon al Estado por lo que dicho negocio es mirado de cerca por media docena de empresas holandesas, chinas y norteamericanas. Entre ellas, el holding chino Shanghai Dredging Company (SDC) y las holandesas Boskalis, Dredging y Van Hool.

En mayo del año próximo vence la concesión del Sistema de Navegación Troncal (SNT), lo cierto es que los actuales concesionarios no obtendrían la renovación no solo por el papel de la empresa Jan de Nul sino por la firma Emepa y su titular Gabriel Romero quien dijo haber pagado coimas para acceder a la explotación de la ruta fluvial.

La intención del Gobierno de federalizar la hidrovía se basa en un proyecto que estaría en carpeta donde se propone concicionarlo a una o dos empresas nacionales para garantizar el calado a 10 piés y que se financiaría a través del pago de pejaes aunque esto pueda quitarle compettividad a los puertos públicos o que la licitación quede desierta por falta de interés por parte de las empresas de dragado.

También se plantea la conformación de un órgano de control, que es un tema pendiente desde su privatización en la década de los ’90, la nueva licitación prevería un organismo integrado por autoridades nacionales, usuarios del Sistema de Navegación Troncal y las provincias.

Con Romero y Jan de Nul casi fuera de la renovación de la licitación los focos giran hacia China, donde hay intereses reales por su control y distintos grupos se preparan para tomar posesión.

Comments

comments

Seguir leyendo

Las más leidas