30 C
Resistencia
miércoles, marzo 3, 2021
Home Sociedad El adolescente detenido por matar de una trompada al joven en la...

El adolescente detenido por matar de una trompada al joven en la peatonal de Miramar declaró ante el fiscal

Ezequiel Fernando Lamas, de 17 años, estaba de vacaciones con amigos en Miramar. En un confuso episodio en la noche del jueves mientras caminaban por la peatonal de la ciudad, recibió un golpe de puño que le provocó una caída y causó su muerte dos días después en un hospital de Mar del Plata.

Ayer por la noche, la Sub DDI de Miramar de la Policía Bonaerense detuvo en la esquina de García Lorca y Yerbal, barrio de Caballito, a J.M., un joven de 17 años que fue entregado por su padrastro según confirmaron fuentes de la causa a Infobae.

Así, J.M. fue trasladado por la Bonaerense al penal de Batán, para ser indagado por el fiscal Walter Martínez Soto, a cargo de la investigación del asesinato de Lamas.

J.M., apuntaron investigadores del caso, accedió a declarar. Dio “un dato que no estaba en la causa” y habló del crimen. “Se justificó”, dijo una fuente clave.

Hacía pocos días que “Pipi” -apodo de Lamas- estaba de vacaciones con dos amigos y su primo, para celebrar el cumpleaños número 18 de uno de ellos. Los padres del cumpleañero habían decidido regalarle unos días en un departamento para que lo disfrutara junto a sus amigos y aprovecharan los días para descansar y divertirse andando en skate, lo que usualmente hacían también en González Catán, donde vivían y frecuentaban las rampas de la zona.

El jueves a la noche, ya madrugada del viernes, los cuatro salieron a caminar por el centro de Miramar en busca de un cajero electrónico. Pensaban en cenar algo y tal vez ir a un boliche.

Poco antes de la medianoche Liliana, su mamá, lo llamó para ver cómo estaban. “Se lo escuchaba contento”, dijo en declaraciones televisivas, “Me dijo ‘estamos paseando'”. En el camino, Ezequiel se tropezó con una mujer que caminaba junto a su marido y su hija. Le pidió disculpas y, discusión de por medio, siguió su camino.

Estaba de vacaciones en Miramar con sus amigos y pasó dos días internado en terapia intensiva hasta que falleció el sábado por la noche

Ya de regreso, los cuatro adolescentes vieron un tumulto de gente y se acercaron a ver qué había pasado. En ese momento, la pareja que se había peleado con ellos, que estaba junto a dos miembros de la Guardia Urbana de Miramar, los vio y los acusó de haberles querido robar. “Los dos empezaron a gritar: ‘¡Están ahí, son ellos!, tienen cuchillos y amenazaron a mi hija de 5 años'”, contó a Infobae José Coria, tío de la víctima y padre de uno de los chicos del grupo.

En ese instante, un joven de 17 años que caminaba junto a la pareja -hasta ahora no se comprobó que tenga relación con ellos-se plegó a la acusación. “Cuando este pibe le pegó, según nos cuenta la policía, él dijo ‘yo ya tuve problemas con ellos’. Pero yo hablé con los chicos y ellos no tuvieron problemas con nadie. Estuvieron un par de días, nomás”, contó José.

Los efectivos de la Policía Bonaerense que se hicieron presentes los requisaron pero no encontraron ni armas ni cuchillos. Sólo tenían un encendedor metálico. Mientras la Policía buscaba esclarecer lo que había pasado, el joven que los había acusado se abrió paso entre la gente y le pegó sorpresivamente una trompada a Ezequiel, que le provocó un corte en el labio y lo dejó muy mareado.

Así, Ezequiel se sentó para tratar de recomponerse. Mientras tanto, sus amigos filmaban con sus teléfonos lo que ocurría. “No veo nada”, se le escucha decir en uno de los videos.

Minutos después, “Pipi” quiso pararse y cayó al piso inconsciente, golpeándose fuerte la cabeza. Rápidamente una ambulancia del SAME lo trasladó al hospital de Miramar, desde donde fue derivado al Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) de Mar del Plata con una fractura en el cráneo y un coágulo cerebral. El sábado fue operado ahí mismo, pero en la noche del domingo, cuando sus familiares se acercaron a verlo en el horario de visita, Ezequiel tuvo un paro cardiorrespiratorio y falleció.

El agresor, sin embargo, no estaba detenido cuando se produjo la muerte. En el momento del altercado, tanto el joven como la familia que lo había increpado dieron sus datos y se retiraron.

Ezequiel quería ser chef y su pasión era andar en skate, contó su madre

Fuentes en el Ministerio de Seguridad provincial indicaron que los efectivos recibieron la orden de liberarlo, pero el fiscal Martínez Soto dijo en cambio que la Policía nunca se comunicó con la fiscalía.

Desde la cartera de Seguridad señalaron que en situaciones así “lo único que pueden hacer los policías es aguardar el arribo del SAME” y justificaron a los efectivos: “Así ocurrió por protocolo, no por inacción policial”.

A pesar de que el agresor ya había sido identificado, el joven de 17 años, oriundo de Capital Federal, estuvo 24 horas prófugo y ya no estaba en la ciudad balnearia.

Tras ser entregado por el personal policial a Mar del Plata para su declaración ante el fiscal Soto, quedará alojado en la cárcel de Batán, acusado de “homicidio preterintencional” (es decir que con su agresión no tuvo intenciones de provocar la muerte). Fuentes judiciales informaron que en los próximos días se realizará una audiencia para evaluar si seguirá detenido.

Por otra parte, fuentes del caso aseguraron que la familia que acusó a Ezequiel admitió en su declaración testimonial a la policía que todo había sido una confusión, que creyeron que habían querido robarles. En el transcurso de la investigación podrían ser llamados a declarar nuevamente. La Justicia investiga también las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona que puedan servir para esclarecer el hecho.

El momento en que Ezequiel cae inconsciente al piso tras intentar pararse y se golpea la cabeza

“Al asesino de mi hijo le digo que yo lo perdono y que él le pida perdón a Dios por lo que hizo”, dijo la madre de Ezequiel ante las cámaras desde González Catán, acompañada por familiares y amigos de su hijo “Pipi”. “A la familia que lo acusó les digo que se fijen en lo que hacen y lo que dicen. A raíz de ellos comenzó todo. Yo los perdono y les pido que se arrepientan ante Dios”.

“Nunca pensé que me iba a pasar a mí. Siempre sufría por lo que veía en la tele pero hoy me tocó a mí. Era un chico inteligente, estudioso. Un chico que estaba por terminar su secundaria, que quería ser chef y que le encantaba andar en skate, que es lo más le apasionaba en la vida”, concluyó conmocionada.

Resistencia
cielo claro
30 ° C
31.7 °
28 °
69 %
3.6kmh
0 %
mié
38 °
jue
34 °
vie
35 °
sáb
35 °
dom
37 °