25 C
Resistencia
lunes, marzo 8, 2021
Home Internacional Francisco se muestra dispuesto a mediar en Venezuela pero aclara que “deben...

Francisco se muestra dispuesto a mediar en Venezuela pero aclara que “deben pedirlo las dos partes”

El papa Francisco reconoció este martes haber recibido una solicitud del presidente venezolano Nicolás Maduro para que el Vaticano ayude a reactivar el diálogo con el objetivo de poner fin a la crisis política que atraviesa el país, pero subrayó que cualquier tipo de participación de la Santa Sede debe ser pedida por ambas partes, en alusión al opositor, Juan Guaidó.

Las declaraciones del pontífice se produjeron durante su charla con los periodistas a bordo del avión que lo conducía a Roma desde los Emiratos Arabes Unidos, donde participó de un encuentro interreligioso con líderes musulmanes del país. Se trató de la primera visita en la historia de un jefe de la Iglesia católica a la península arábiga, cuna del Islam.

En el avión, el Papa también también se refirió al candente tema de los abusos sexuales en la Iglesia. Al respecto, admitió ante una pregunta que obispos y curas habían abusado de monjas. “Es cierto: dentro de la Iglesia ha habido clérigos que han hecho esto. Ha habido sacerdotes y también obispos que han hecho esto”.

La referencia a la situación venezolana fue planteada por un periodista, quien se refirió al comentario de Maduro, realizado el lunes, cuando reveló que había enviado una carta al Vaticano, en la que le solicitaba su intervención para encontrar una vía de diálogo en su país.

Francisco aclaró que no había leído esa carta, aunque insistió en el requisito diplomático básico de que las dos partes en cualquier conflicto deben solicitar conjuntamente ayuda externa en las negociaciones. “Leeré la carta de Maduro y veré qué se puede hacer, pero las condiciones preliminares son que ambas partes lo soliciten”, dijo Jorge Bergoglio. Y al manifestar su predisposición a la mediación, puntualizó: “Las condiciones iniciales son claras: que las partes lo pidan, siempre estamos disponibles. Siempre se necesitan ambas partes, siempre”.

“En general, hay pequeños pasos, el último es la mediación. Son pequeños pasos iniciales, facilitadores, pero no sólo por parte del Vaticano, toda la diplomacia, para poner en marcha las posibilidades de diálogo”, consignó.

El pontífice no lo dijo, aunque pareció querer recordar a sus interlocutores cuáles son los límites que debe respetar. Como Papa, es el líder religioso de lo católicos en el mundo. Sin embargo, también un jefe de Estado que mantiene relaciones diplomáticas con 180 naciones. Y esta realidad condiciona lo que puede decir y ofrecer en casos como el de Venezuela, donde la diplomacia obliga a moverse con pasos prudentes y teniendo en cuenta ese cuadro restrictivo.

Durante el regreso de su último viaje a Panamá para participar de la Jornada Mundial de la Juventud, a fines de enero pasado, el propio Francisco había manifestado su disposición a volver a intervenir en Venezuela ante el temor a un derramamiento de sangre mucho mayor. Pero, según aclaró, era ese temor lo que lo forzaba a no pronunciarse en favor de ningún sector. Sin embargo, esta postura -que sigue una línea tradicional de la Santa Sede- no convence a los sectores más opositores a Maduro, que lo acusan de debilidad y de no haberse pronunciado con mayor firmeza sobre el conflicto venezolano, donde el episcopado local sostiene una posición muy crítica con el gobierno.

Con todo, durante su charla con la prensa camino a Roma, el Papa recordó a los periodistas que a finales de 2016 había intentado facilitar el diálogo en Venezuela, con la participación del ex presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero. Para ello, el pontífice envió al experimentado arzobispo Claudio Celli, quien fue y vino varias veces de Caracas, siempre con las manos vacías. Todo terminó con una dura carta a Maduro del secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolín, en la que le reprochaba el fracaso de las tratativas.

“Hay que acercarse a uno y al otro para poner en marcha posibilidades de diálogo. Así funciona en la diplomacia”, explicó el Papa, subrayando al mismo tiempo que de esta manera en el pasado la Santa Sede había “evitado una guerra” entre Chile y Argentina a finales de la década de los 70. En 1978, el papa Juan Pablo II logró imponer su mediación entre los dos países vecinos que estaban en entonces al borde de la guerra como resultado de un conflicto fronterizo.

En la noche del martes, la Asamblea Nacional (el Parlamento venezolano), controlada por la oposición, condicionó su asistencia a otra ronda de diálogos con el chavismo al “cese de la usurpación” a la presidencia, según estiman, por parte de Maduro. Este jueves el Grupo Internacional de Contacto (formado por países europeos junto a México, Bolivia, Costa Rica, Ecuador y el anfitrión Uruguay) mantendrá en Montevideo su primera reunión para hallar una vía de negociación.

Resistencia
lluvia ligera
25 ° C
26 °
23.9 °
36 %
3.6kmh
0 %
lun
36 °
mar
36 °
mié
35 °
jue
37 °
vie
29 °