Connect with us

Nacional

Fuerte reclamo de los Fernández y Lavagna a la justicia electoral por el recuento de votos que se quedó el Gobierno

Publicado

on

Tras la polémica medida a través de la que el Gobierno se quedó con el recuento provisorio en lugar de que lo haga la Justicia Electoral con el supuesto fin de acelerar la transmisión de datos y se produzcan graves fallas durante el último simulacro del escrutinio provisorio, el peronismo del Frente de Todos y el Conseso Federal de Roberto Lavagna -los espacios opositores mayoritarios del país- se unieron en un fuerte reclamo por el escrutinio provisorio ante la Cámara Nacional Electoral.

Si bien la Casa Rosada niega el fracaso durante el último simulacro del escrutinio provisorio, realizado el 29 de junio, la Dirección Nacional Electoral y el Correo Argentino resolvieron ejecutar un nuevo despliegue para mañana, que no estaba previsto en el esquema original y que expone que sí hubo fallas.

Tal como consignó Tiempo Argentino, desde la empresa telepostal estatal prefirieron bautizarla como “una jornada de capacitación”, lo que expuso que estará destinada a resolver los problemas experimentados en el último ejercicio, organizado para probar el nuevo sistema de transmisión de datos, ahora en manos de la empresa Smartmatic. Esta nueva instancia se suma al simulacro que se realizará el 20 de julio, cuando serán convocados todos los apoderados de los partidos políticos para auditar la efectividad del nuevo mecanismo, a 20 días de la realización de las PASO del 11 de agosto.

El conteo provisorio fue licitado por el Correo para acelerar la transmisión de los datos. Se trata de un recuento de votos que no depende de la Justicia Electoral, sino del Poder Ejecutivo Nacional. Es decir que ese primer conteo sobre el veredicto de las urnas no tiene validez legal, pero contiene un altísimo impacto político, que está íntimamente ligado a la velocidad en la contabilización de los sufragios.

Por estas razones, el apoderado del Partido Justicialista (PJ) y del Frente de Todos, Jorge Landau, intimó la semana pasada a través de un escrito a la Cámara Nacional Electoral sobre el escrutinio provisorio que será llevado a cargo por el propio Poder Ejecutivo.

Landau le pide a la Cámara que ponga a disposición de los partidos políticos el software y los sistemas útiles que estarán involucrados en el recuento para las PASO. La exigencia es que la justicia electoral intervenga para controlar este proceso y “se suspenda la aplicación del procedimiento de trasmisión de datos por escaners de los resultados provisorios de las elecciones primarias y generales del corriente año”.

El pedido, según afirmó Landau en el escrito, busca “evitar que, a través de un procedimiento amañado, se brinde información errónea sobre el resultado del escrutinio provisorio que atente contra el derecho a la información de toda la sociedad en su conjunto”.

El planteo del espacio que lleva como fórmula presidencial a Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner fue respaldado este miércoles por una presentación realizada por los apoderados de Consenso Federal, la fuerza política que impulsa la candidatura presidencial del exministro de Economía Roberto Lavagna.

El apoderado de Consenso, Daniel Pires, confirmó el reclamo ante la CNE. “Nos sumamos a las preocupaciones que presentó el PJ, porque nos preocupa la fragilidad que tiene el sistema y también la falta de control, especialmente sobre el software provisto por Smartmatic, que no es de código abierto, y no ha podido ser auditado por la Universidad Tecnológica Nacional, ni por otro organismo imparcial”, detalló.

Pires también opinó sobre el cambio de empresa. “Veníamos de sacar a una empresa que había sido cuestionada y ahora trajimos a otra que es peor. En el gobierno dicen que todo anduvo bien, pero nosotros sabemos por nuestros técnicos, que la prueba salió mal, y sólo llegó el 30% de las 10 mil mesas escrutada”, explicó.

“Decidimos sumar nuestro planteo ante la Justicia porque en ese sentido las PASO (del próximo 11 de agosto) son definitorias en este sentido y si el sistema sigue fallando, estamos ante un problema político grave”, agregó.

Luego del fin de semana largo, es posible que la CNE siga recibiendo pedidos de intervención para que el gobierno ponga a disposición “el programa, incluyendo sus códigos fuentes y los demás componentes de software que eventualmente estuviesen involucrados en los procedimientos de digitalización, transmisión, carga, totalización y difusión de resultados provisorios”. También “la intervención de una Universidad Nacional que analice toda esa tecnología y dictamine si resulta apto y seguro para la transmisión de resultados” del conteo de votos.

Desde la Casa Rosada sostienen que “la orden del presidente Mauricio Macri es seguir adelante con el sistema como está” y que la empresa Smartmatic no entregará el código fuente, “porque es un diseño privado y hay un problema de patentamiento”.

Desde la Secretaría de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, que encabeza Adrián Pérez, están enojados. “El peronismo busca boicotear las elecciones. Estamos en la misma historia que plantearon en 2017. Tenemos claro a qué juegan los actores y lo que se hizo no fue un simulacro sino una prueba”, dicen.

Sin embargo, en el instructivo al que accedió Tiempo sobre la última y fallida experiencia, el Correo habla claramente de “simulacro”. La respuesta de Pérez, además, omite que también hubo un simulacro anterior. Un funcionario vinculado a esos ejercicios confirmó que “habrá una nueva prueba el sábado que viene porque el director de Servicios Electorales del correo reconoció que la que se hizo el sábado pasado fue un fracaso rotundo y ahora tenemos que movilizar todo de nuevo”.

Comments

comments

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nacional

El escándalo del protocolo del aborto podría destruir a Cambiemos: la UCR salió a bancar a Rubinstein contra Macri

Publicado

on

Por

A tan solo 20 días de abandonar el poder y cuando tiene frentes internos de todo tipo por el reparto de cargos en el Congreso y organismos descentralizados, Cambiemos podría estallar por el escándalo desatado hoy como consecuencia de las idas y vueltas en torno a la actualización del protocolo del aborto que el secretario de Salud publicó esta mañana y que será anulado mañana por orden directa de Mauricio Macri.

Adolfo Rubinstein, quien encabeza el área de salud de la gestión de Macri, firmó y publicó a primera hora de hoy en el Boletín Oficial un nuevo protocolo del aborto, pero horas después el propio presidente saliente ordenó a Carolina Stanley, la ministra de Desarrollo Social, redactar un nuevo texto para anularlo, lo que además desató una ola de versiones de que el macrismo habría pedido la renuncia del funcionario.

Según reveló Infobae, el presidente saliente le ordenó a Stanley redactar una resolución para dejar sin efecto el nuevo “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo (ILE)”, que regía desde el 2015 y que actualizó este miércoles en el Boletín Oficial.

Además, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, salió a cruzar fuerte a Rubinstein. Algunos legisladores repitieron en las redes sus palabras, como la senadora del radicalismo tucumano Silvia Elías de Pérez, pero otros directamente sumaron sus propias voces, como la diputada nacional electa por el macrismo porteño, Dina Rezinovsky, que directamente le pidieron la renuncia. Versiones periodísticas también atribuyeron esa intención y pedido al jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Según supo Política Argentina, el argumento del macrismo puro es que Rubinstein se habría “cortado solo”. Es decir, habría publicado la resolución en el BO sin avisarle a nadie, lo cual en el marco de quienes conocen el Estado y su estructura parece imposible, al menos sin conocimiento de la Secretaría Legal y Técnica, que responde a Macri.

Por otra parte, argumentan que la decisión “ningunea” la postura anti derechos -caracterizada por el sector como “a favor de las dos vidas”- del mandatario, que puso como temática de campaña electoral a pesar de evitar hacerlo públicamente antes de la recorrida proselitista.

Ante este panorama, la UCR salió con los tapones de punta a bancar a Rubinstein y pegarle duro al papelón del gobierno de Macri. Nada más y nada menos que Ernesto Sanz, uno de los fundadores de Cambiemos, se pronunció en nombre de “radicales a lo largo y ancho del país” y expresó su apoyo al secretario de Salud con una elíptica crítica al líder PRO.

“Mi solidaridad, apoyo y afecto a Rubinstein, un funcionario ejemplar, un lujo de la salud pública. Como tantos radicales a lo largo y ancho del país, nos sentimos orgullosos de su gestión”, disparó el ex candidato presidencial por Cambiemos a través de Twitter.

No sólo se trata de un escándalo a 20 días de la finalización del mandato de Macri, sino que además recrudece la interna entre el PRO y la UCR, con la Coalición Cívica en medio, situación que ya era álgida debido al reparto de cargos en el Congreso y organismos descentralizados.

También se sumaron al apoyo al secretario de Salud la Junventud Radical y el diputado nacional radical Fabio Quetglas, que difundió una carta con Macri como destinatario y el hashtag #ConRubinstein. “Los protocolos de actuación profesional son un marco de garantías”, argumentó el legislador, y agregó que tener previsto “legalmente situaciones de ´aborto no punible” y “paralelamente no regular un protocolo expone a los profesionales” y “en la práctica impide acceder a un aborto en condiciones sanitarias”.

“La mora en la Administración en la materia, lesiona la letra de la Ley y estimula una clandestinidad innecesaria”, remató.

 

Comments

comments

Seguir leyendo

Nacional

El mismo día de su publicación, el Gobierno ordenó anular el nuevo protocolo para el aborto no punible

Publicado

on

Por

Aunque parezca insólito, el siguiente relato de una escandalosa interna que traspasó las fronteras de la intimidad política es real: hoy por la mañana, el secretario de Salud de Mauricio Macri firmó y publicó en el Boletín Oficial un nuevo protocolo del aborto, pero horas después el propio presidente Macri ordenó redactar un nuevo texto para anularlo y desde el macrismo ya piden la cabeza del funcionario en cuestión, es decir Adolfo Rubinstein.

Según reveló Infobae, el presidente saliente le ordenó a la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, que redacte una resolución para dejar sin efecto el nuevo “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo (ILE)”, que regía desde el 2015 y que actualizó este miércoles en el Boletín Oficial.

La actualización del protocolo le daba rango ministerial al ya existente y, según explicó el propio Rubinstein al mismo medio, no dejaba lugar a interpretaciones sobre cómo debía actuarse. Los dos cambios centrales eran que el aborto sería de aplicación obligatoria siempre y cuando el embarazo representara un peligro para la vida o la salud o que sea producto de una violación, y la objeción de conciencia no podría impedir que se realizara la práctica. Es decir, quedaban de lado todos los argumentos que eran utlizados para obstaculizar el cumplimiento de la resolución.

Ahora, bajo las órdenes de Macri, la idea de la cartera que conduce Stanley es revocar la resolución de Salud por cuestiones de “oportunidad, mérito y conveniencia”. A su parecer, en la decisión hubo tres organismos con competencia en materia de niñez y adolescencia, mujer y discapacidad no tuvieron intervención. Con la materialización de esta anulación, volverá a estar vigente el protocolo anterior que regía desde 2015 de acuerdo a “normativas internacionales”.

La exigencia del líder PRO de bajar la decisión de su propio funcionario del área de Salud llega después de fuertes muestras de rechazo que llovieron desde el propio oficialismo. “Me parece lamentable y claramente inconstitucional la resolución del secretario de Salud ampliando de manera irresponsable las causales de aborto no punible y limitando la objeción de conciencia médica”, disparó nada más y nada menos que una figura fuerte del macrismo, como el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo.

“El secretario de Salud de la Nación no puede pasar por encima de un debate de seis meses del Congreso Nacional y legislar por sí mismo, contradiciendo normas de rango constitucional”, agregó, cargando otra vez contra Rubinstein.

Pero no sólo no fue el único caso, sino que además la escalada negativa contra el secretario de Salud escaló mucho más fuerte. Algunos legisladores repitieron en las redes las palabras de Pinedo, como la senadora del radicalismo tucumano Silvia Elías de Pérez, pero otros directamente sumaron sus propias voces, como la diputada nacional electa por el macrismo porteño, Dina Rezinovsky, y directamente pidieron echar a Rubinstein.

“El secretario de salud Rubinstein resuelve ampliar el protocolo nacional para descartar niños y destruir mujeres. Se olvida que tras meses de debate el Congreso dio un rechazo total a la ley del aborto. Espero su renuncia y que se deje sin efecto esta resolución inconstitucional”, disparó Rezinovsky en Twitter.

Además de evitar la obstaculización de un aborto no punible por vía judicial, burocrática o médica, situación que se repite en el país incluso en los casos de abortos no punibles previstos por la ley, el nuevo Protocolo -hasta tanto no sea anulado- señala que para acceder a la interrupción legal del embarazo se requiere solamente del pedido de la mujer que busca practicarlo, con consentimiento informado y mediante una declaración jurada en la que afirma que su caso se encuentra entre las causales ya mencionadas de no punibilidad previstas por la ley.

Además establece que la intervención debe hacerse en no más de diez días desde el pedido y que no puede ser rechazada por ninguna institución pública o privada, al considerar que la objeción de conciencia es individual y no puede ser institucional.

Comments

comments

Seguir leyendo

Nacional

La pisó, los mareó y definió: Riquelme será candidato de la oposición en Boca y tiemblan Macri y Angelici

Publicado

on

Por

Después de afirmar que postergará su partido homenaje del 12 de diciembre por las inminentes elecciones, nada más y nada menos que Juan Román Riquelme, el máximo ídolo histórico de Boca Juniors, finalmente anunció públicamente su decisión de jugar en la política del club como candidato de la oposición xeneize y, con eso, le dio un durísimo golpe a los intereses de Mauricio Macri y Daniel “Tano” Angelici.

Tras las versiones que lo sindicaban en uno u otro lado -incluso eran más las voces que lo colocaban del lado del oficialismo-, el “Diez” anunció, en línea con lo que Política Argentina publicó hace semanas, que se postulará como vicepresidente segundo en la lista de Jorge Amor Ameal, opositor, quien es acompañado en la fórmula por el conductor televisivo y empresario Mario Pergolini, de cara a las elecciones xeneizes del 8 de diciembre.

“Voy a formar parte de la lista que está Ameal con Pergolini. Me siento contento, siento que tengo posibilidades de volver a mi club, a mi casa”, afirmó Riquelme en una entrevista con 90 minutos de Fútbol, que se emite por Fox Sports. Y precisó: “Voy a ir de vicepresidente segundo y me voy a hacer cargo del fútbol, que es donde creo que puedo ayudar”.

Antes, el ídolo había contado cómo recorrió el camino hacia esa decisión: “Quiero mucho a mi club, lo saben todos. Pedí que estuvieran todos juntos (los candidatos), sabía que era una cosa bastante complicada y al final no se pudo. Hago lo que siento y lo que creo que está bien. ¿Mi postura? Ayudar al club. El día que Boca perdió la final con River mi hijo Agustín me pidió que volviera al club. Estoy agradecido al oficialismo porque intentó convencerme pero he tomado esta decisión y quiero que el hincha de Boca lo sepa por mí”.

El último gran diez se refirió al pedido de unidad que realizó días atrás y remarcó que era “lo que tenía que hacer”, aunque también indicó que “pasó lo que iba a pasar”. “Tenía que ayudar a mi club, sabía que era algo complicado y no se pudo. Hago lo que siento y creo que está bien”, apuntó.

Tras ese momento, se comunicaron con Román tanto desde el sector de Ameal como desde el oficialismo macrista y el ex jugador decidió sumarse a la principal lista opositora.

Política Argentina supo de fuentes cercanas al espacio opositor que allí conocían la decisión de Riquelme desde la semana pasada. El macrismo no habría mostrado intenciones de darse un “baño de humildad” y bajar su aspiración de seguir gobernando Boca y, además, parece ser que no aceptaba la presencia de Ameal en esa hipotética “unidad” convocada por el ex futbolista. “Crack total. Como cuando era jugador, los entretuvo, los mareó y definió”, le dijeron a este medio, de manera ilustrativa.

Es que desde un principio interpretaron (¿supieron?) que el pedido de unidad con el oficialismo incluido era un mecanismo de presión, ya que el angelicismo no estaba en condiciones de ser competitivo contra la oposición unida y con Román en la cancha.

A pesar de que -en lo que podría leerse como un último llamado a sumarse a la unidad opositora- sostuvo que le tiene aprecio, Riquelme aclaró que José Beraldi fue el único de los candidatos que no se comunicó con él después de su pedido de unidad y por eso se reunió con gente del oficialismo y también de la oposición liderada por Ameal. Su representante y su hermano Cristian terminaron de arreglar los detalles con los integrantes del búnker del ex presidente en las últimas horas.

“Tengo la posibilidad de volver a mi club, a mi casa. Y para mí eso es maravilloso. Tanto Ameal como Mario (Pergolini) se comprometieron a hacerme conocer las cosas del club porque claramente no estoy preparado para ser presidente. Intentaremos ver cómo son las cosas y ver si en cuatro años estoy preparado”, agregó el 10, que aspira a tomar el sillón presidencial en el futuro.

Resultado de imagen para alberto fernández

Curiosamente, cuando a Riquelme le preguntaron si acercaría a Carlos Bianchi al club nuevamente en caso de que el espacio que integra resulte ganador en las elecciones, el ex enganche respondió reiterando una palabra que como tituló Política Argentina hace unas semanas recuerda la estrategia política con que el peronismo derrotó a Macri. “Todos, todos, todos”, repitió el ex futbolista.

Por su parte, Ameal se pronunció a través de las redes sociales después del anuncio de Riquelme. Horas después de que Román hiciera público el pedido de unidad entre los directivos, el ex presidente de Boca pasó por el estudio de Infobae y compartió sus sensaciones.

Se trata de golpe fenomenal para las aspiraciones del macrismo de retener la conducción de Boca, teniendo en cuenta que todas las encuestas marcaban que una lista integrada por Riquelme ganaría las elecciones, a pesar de que Angelici aún conduce toda la estructura política que mueve un caudal de votos importante.

Es que aun sin el ex futbolista compitiendo, el oficialismo que lleva como candidato a Christian Gribaudo la tenía muy complicada. Por eso, el anuncio de Riquelme cayó como una bomba en el macrismo.

El daño no sería, en caso de consumarse la derrota, menor para Macri, Marcos Peña y Andrés Ibarra, entre otros, que creían tener en La Boca un refugio para reconstruir su proyecto político personal. De hecho, esta mañana se mencionaba al jefe de Gabinete como posible integrante de la fórmula de Gribaudo.

Parece ser que si esa idea era para levantar el peso macrista de la lista con Peña, con Riquelme del otro lado la idea es entre insulsa y poco atinada.

Tan importante era la elección para el macrismo que hasta se analizó que el propio Macri encabece la lista, una posibilidad que se diluyó después de la elección de octubre y el 40% que posicionó al presidente como jefe de la futura oposición. Esta tarde nadie descartaba que se reflote la posibilidad de que aparezca en algún lugar de la lista.

Comments

comments

Seguir leyendo

Descargá nuestra APP

Las más leidas