16.6 C
Resistencia
jueves, mayo 6, 2021
Home Coronavirus Italia: la triste historia de un capitán muerto de covid en alta...

Italia: la triste historia de un capitán muerto de covid en alta mar y el drama de su familia argentina

Murió en el Índico, sin médico para tratarlo. Por días ningún puerto aceptó el cuerpo. Su esposa busca saber qué pasó.

Contagiado de Covid-19 murió en alta mar, en el océano Índico el comandante Angelo Andrea Capurro, 62 años. Se supo que fue en torno al martes 13 pero aún no se sabe la fecha exacta de su fallecimiento. Desde Durban en Sudáfrica, la nave “Ital Libera” de bandera italiana se dirigía a Singapur, que rechazó por el peligro de contagio el atraque. Otros puertos hicieron lo mismo hasta que en la madrugada de este lunes el barco en cuya cámara frigorífica yace el cuerpo del capitán Capurro, fue recibido en Yakarta, la capital de Indonesia.

Una triste historia, salpicada de episodios penales que deberá decidir la justicia, amarga más a su familia argentina: la esposa Patricia, de 60 años, y sus hijos Angel Federico, de 38,y María Elena, de 35 que quieren saber la verdad.

La sola fatalidad no explica lo que ha pasado, sostiene Patricia. “La falta de socorro y la omisión de socorro son delitos y se suma que hay veinte hombres de la tripulación a riesgo o ya contagiados, lo que perfila el estrago culposo”, afirmó Patricia de Capurro a “Clarín” desde su casa de La Spezia, en el norte italiano.

La argentina Patricia Capurro esposa del comandante Angelo junto a sus hijos Federico y Maria Eleonora. Foto: Gentileza

La argentina Patricia Capurro esposa del comandante Angelo junto a sus hijos Federico y Maria Eleonora. Foto: Gentileza

Angelo y Patricia se casaron en nuestro país después que el hombre de mar italiano eligió la Argentina porque en Italia no había embarques. Vivieron allí ocho años hasta que Capurro recuperó su carrera tras la crisis.

“Angelo amó hasta el último día a nuestro país”, dice Patricia.

En Buenos Aires nacieron los dos hijos, ambos laureados universitarios sin trabajo estable debido a la gran desocupación agravada por la crisis económica causada por la pandemia, que hizo perder casi un millón de puestos de trabajo el año pasado en Italia.

Misión a Durban

El 16 de marzo la compañía propietaria de “Ital Libera” le pidió a Angelo que se hiciera los hisopados y otros test, que dieron negativos. La empresa se llama Italia Marítima y forma parte del grupo Evergreen, propietario también de la gigantesca nave portacontenedores que en marzo bloqueó, arenándose, el canal de Suez, un hecho que tuvo gran repercusión internacional.

El comandante Angelo Andrea Capurro en la nave Ital Libera. Foto: gentileza

El comandante Angelo Andrea Capurro en la nave Ital Libera. Foto: gentileza

El 26 de marzo, cuenta su esposa, lo convocaron a Trieste, le hicieron un nuevo hisopado que dio negativo y le dieron orden de partir a Durban, en Sudafrica, y asumir el comando de “Ital Libera”.

Patricia recordó el precario estado de salud de su marido, que debía trabajar como único sostén de la familia. “Era inmunodepresivo, diabético, con hipertensión y problemas cardíacos, gota y flebitis, problemas serios de artrosis bilateral, úlcera y sangre ácida”.

El 27 marzo partió rumbo a Doha (Qatar), con otra escala en Johannesburgo, Sudáfrica, antes de un último vuelo hasta Durban. Treinta y seis horas de vuelo que lo agotaron. Patricia cree que fue en el amontonamiento humano en el aeropuerto de Doha donde probablemente fue contagiado.

Síntomas a bordo

En Durban, Angelo Capurro asumió el comando de la enorme nave portacontenedores y partió rumbo a Singapur, donde debía arribar el viernes 16 de este mes. Pero dos días después de embarcado comenzaron los síntomas del virus pandémico. Tos, dolores en el pecho, dolores fuertes en las articulaciones, somnolencia y dificultades para respirar. No había médico a bordo del barco.

Angelo Andrea Capurro en su penúltimo viaje la nave Ital Libera noviembre de 2020. Foto: Gentileza

Angelo Andrea Capurro en su penúltimo viaje la nave Ital Libera noviembre de 2020. Foto: Gentileza

“Llamé al doctor David Barletta”, el médico de familia, “para pedirle ayuda”, explicó su mujer. El galeno pidió la lista de fármacos que había en la nave y probó a medicarlo a distancia. “Avisé a la compañía y no hicieron nada. El primer oficial de cubierta, el italiano Antonio D’Esposito, no asumió el comando ni pidió el socorro vía helicóptero ni favoreció acercarse a las costas para auxiliar al enfermo. Además, en el océano Índico hay muchas naves militares para apoyar a los mercantiles contra la piratería”, relata y denuncia.

“No se intentó hacer todo lo posible para salvarlo”, sentencia Patricia.

Las abogadas Raffaella Lorgna y Lucía Barbieri representan a la familia del comandante Capurro. La familia y sus letrados quieren conocer bien las circunstancias y las responsabilidades de la compañía armadora y lo que ocurrió en la nave.

La nave mercantil Ital Libera de compañía Italia Marittima Trieste donde murió Covid el comandante Angelo Andrea Capurro. Foto: Marine Traffic

La nave mercantil Ital Libera de compañía Italia Marittima Trieste donde murió Covid el comandante Angelo Andrea Capurro. Foto: Marine Traffic

“Las capitanerías de puerto están movilizas para que sea liberada el acta de muerte, que debe redactar el primer oficial que está a cargo de la nave, Antonio D’Esposito. Conozco el Código de la Navegación y tras la muerte de mi marido él es también oficial de Estado Civil en representación del gobierno italiano. Todavía no lo ha hecho y no sabemos a qué estrategia responde su actitud”, señaló Patricia.

Capurro era muy amado por las tripulaciones que comandó por su humanidad y competencia, agregó la esposa. El acta de muerte es fundamental para desembarcar el cuerpo y enviarlo por vía aérea a Roma.

La familia argentina, Patricia y sus dos hijos, deberán viajar a Roma para reconocer el cuerpo, que será sometido a una autopsia antes de devolverlo a los familiares.

El comandante Angelo Andrea Capurro en una selfie junto a dos miembros de la tripulación nave Ital Libera. Foto: Gentileza

El comandante Angelo Andrea Capurro en una selfie junto a dos miembros de la tripulación nave Ital Libera. Foto: Gentileza

“Ahora esperamos y después será la hora de la Ley”, afirmó su esposa. “Para que ningún otro hombre de mar sufra el calvario de mi marido”.

Resistencia
nubes dispersas
16.6 ° C
17.8 °
16 °
67 %
5.7kmh
40 %
jue
18 °
vie
19 °
sáb
22 °
dom
27 °
lun
24 °