Connect with us

Nacional

La batalla de Macri y Cristina para bajar el rechazo

Publicado

on

Los ejes continuidad y cambio dominan los escenarios sobre los que se evalúan y proyectan los comportamientos ciudadanos frente a los procesos electorales. Tal vez las elecciones de este año constituyan una excepción a esa tradicional divisoria de aguas.

En estos días de preocupada agitación oficialista y de ilusionada expectación opositora por el impacto de la situación económica en las encuestas, la pregunta es la continuidad de qué o cuál es el cambio que pueden definir las preferencias. En definitiva, quién ofrece un mejor futuro.

La situación se complejiza cuando aparece la personificación de quiénes cuentan a esta altura con las mayores intenciones de votos. Resulta demasiado difícil identificar quién representa y encarna cada lado de esa dicotomía y en qué proporción. Es posible que sea un dilema sin solución y que las preferencias se resuelvan en otra esfera.

Tiene su lógica. La curiosidad del momento es que las mayores adhesiones siguen concentrándose en Mauricio Macri y Cristina Kirchner, pero, más allá de que uno esté bajando y la otra subiendo, ellos son, al mismo tiempo, los que reúnen los mayores rechazos. El porcentaje de quienes no los votarían ronda o supera la mitad de los electores. Son los que, más allá de los núcleos de militantes y partidarios de uno u otro, no encuentran motivos para adherir a ninguno. O peor aún, que encuentran razones para alejarse de ambos porque ya no confían en que podrán solucionar en el próximo mandato presidencial sus actuales problemas.

Más allá de lo que a cada uno le depare el devenir de la economía, en ambos bandos empieza a advertirse una coincidencia: los esfuerzos puestos en bajar los niveles de rechazo, además de la obvia misión de retener adhesiones y evitar fugas. La diferencia es que en este último terreno es donde el Gobierno tiene una tarea cada día más ardua.

Por eso, encontró eco en Macri, a pesar de su congénito rechazo a lo “impuro”, la propuesta de Martín Lousteau de establecer puentes con dirigentes y sectores de los que el manual duranbarbista aconsejaba tomar distancia para no contaminarse. Eso explica las dos reuniones en menos de 10 días que ambos mantuvieron. La última, en medio de la virtual desesperación por definir algunas medidas económicas que lleven alivio a la sociedad y recompongan la coalición oficialista para darle un poco de oxígeno al Gobierno.

El título del prospecto que interesó a Macri y que Lousteau deslizó en la primera reunión podría ser “propuestas para ampliar los márgenes de acción a futuro, a partir de ahora”. Fue un buen anzuelo para que el Presidente convocara a hablar de política a alguien al que le gusta escuchar en temas económicos, pero con quien suele tener recurrentes desacoples electorales. Tal vez, eso explique más las urgencias de Macri que una repentina disposición a cambiar de paradigmas.

No debería sorprender, entonces, que el jueves el Presidente estuviera menos receptivo o más tenso que en el primer encuentro. Otras fuentes argumentan que estaba malhumorado por la situación económica, pero no menos interesado. Cuando tiene algo que perder (o conceder), Macri es un jugador difícil. Los juegos de naipes son una de sus grandes pasiones y se esmera en esconder sus cartas, tanto como en descubrir las ajenas. Las suyas tienen hoy un valor relativo.

Los pesimistas dicen que no debe esperarse otro encuentro en breve. Los optimistas encuentran argumentos en las urgencias económicas y políticas, que explicarían la simultaneidad de ese almuerzo con la reunión de los responsables del área económica, con los mandatarios radicales, más la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el porteño Horacio Rodríguez Larreta, bajo la atenta mirada de Marcos Peña.

Al macrismo duro le preocupa que un intento de sumar para bajar rechazos implique incomodar a los propios, justo en medio de la adopción de medidas heterodoxas, algunas de las cuales pueden oler a la década pasada.

Por eso, el eje discursivo del oficialismo podría resumirse en el axioma “continuidad en el cambio”, que no vendría a ser más de lo mismo, sino lo mismo, pero para lograr definitivamente más (cambio). Implica la recreación de una utopía a pesar de este presente indeseable (o distópico) del que, como Gobierno, sería el máximo responsable. De allí el llamado a la metafórica y virtual “guerra de guerrillas vietnamita” que hizo Marcos Peña a intendentes y candidatos bonaerenses.

En el universo kirchnerista el vector es el cambio total (del “modelo antipopular de hambre y dependencia”). Pero la utopía no está en el futuro, sino en la recreación del pasado de los años K, idealizado por un tercio del electorado. Es lo que Zigmunt Bauman dio en llamar retropía. La aspiración de volver a un tiempo pasado “mejor”. Eso explicaría los populismos emergentes en Europa y, también, los Estados Unidos de Trump o el neozarismo de Putin en Rusia.

El kirchnerismo tiene un problema: su ideal fue realidad hace muy poco y la mayoría que lo rechaza lo tiene demasiado presente para olvidar lo malo. Sabe que, aunque el techo de Cristina esté subiendo, no tiene asegurado, ni mucho menos, un triunfo. Necesita ampliar su base y limar sus aristas. Mucho más si la expresidenta decidiera, finalmente, no ser candidata.

Los últimos indicios y las dificultades del Gobierno parecen reforzar la postulación de Cristina Kirchner, pero las señales que salen del Instituto Patria son confusas. Muchos no descartan que las versiones sobre su resignación sean una estrategia para sumar al espacio a varios que no se animarían a competir con Cristina, pero a los que necesitan para reducir el rechazo. En el petit hotel de Rodríguez Peña y Rivadavia agradecen las ambigüedades de Sergio Massa.

Terceros en discordia
En medio de esa grieta entre el presente indeseado de unos y el pasado rechazado de otros intentan emerger Massa y Roberto Lavagna. Ambos pretenden representar el cambio sin adjetivos. El problema es que los dos tienen historia y su futuro no es dable pensarlo sin ella. Más aún con la indefinición que los acompaña en el presente, ya sea por la incertidumbre sobre la postulación de uno o sobre el espacio por el que se candidatearán ambos.

Massa ha intensificado sus críticas al Gobierno. Por consejo de su asesor catalán Antonio Gutiérrez Rubí (el mismo que estuvo con Cristina en 2017), ya no habla más de la avenida del medio. Ante el silencio con hiatos de furia previsibles de la expresidenta, es de entre los presidenciables con chances el más duro contra el oficialismo.

Eso lo lleva a orbitar en el universo electoral K a la espera de que la estrella de ese sistema decida autoapagarse, pero evitando ser absorbido (o neutralizado) por su fuerza de gravedad. No le está resultando fácil. La ambigüedad no es un buen remedio para la crisis de confianza.

Lavagna evita cualquier contacto con ese planeta, al que ve como un agujero negro capaz de deglutirlo y del que, según las encuestas, es poco lo que puede obtener. Buena parte de los que lo votarían provienen de los desencantados que apoyaron a Macri en el ballottage de 2015.

Por eso, el economista no quiere ir a una interna del peronismo alternativo. “No es no”, dice. En estos tiempos debe leerse como un grito contra el acoso y el abuso, no como una declaración de castidad. De ahí, lo del consenso. Lo que más le preocupa es ser forzado a un vínculo que “solo les pavimente el camino a 2023 a los que hoy no pueden ganar”. O ser el mejor perdedor, el Ítalo Luder de 2019, para que después vengan los renovadores, que todavía no logran desplazar a los Herminios Iglesias de esta era. Es decir, Cristina y sus chicos en su ideario.

Hay una coincidencia entre Massa y Lavagna. Los dos buscan ganar tiempo. Lavagna, con la esperanza de que se profundice el declive de Macri y eso mejore su intención de voto para evitar una interna con Massa, pero contando con su apoyo. El tigrense, en cambio, espera que Cristina decida asegurarse la derrota de Macri con la ampliación de sus márgenes, para lo cual se bajaría y abriría unas PASO.

En un escenario incierto y de tanta indefinición sobre los ejes que movilizarán a los electores no debe sorprender la aparición de Daniel Scioli como precandidato. A pesar de que la mayoría de las encuestas no lo incluye entre los aspirantes instalados, en el pejotismo cercano al kirchnerismo afirman que es uno de los que mantienen un importante caudal de adhesiones. Incluso se lo han escuchado decir a dirigentes de La Cámpora.

Podría ser un problema para Massa. Sobre todo si, como especulan muchos, incluidos viejos amigos del exgobernador, el lanzamiento de su precandidatura fue hablado con Cristina. El fallido candidato presidencial afirma que hace meses que no habla con ella y que le gustaría que se presentara para demostrar su independencia.

El marketing político se especializa en exagerar atributos positivos, reales o supuestos, de los candidatos. Al final, lo importante es que se disimulen los defectos y bajar los rechazos. En eso radican hoy los desvelos de macristas y kirchneristas. Será una batalla crucial. Mayor que la disputa por la continuidad o el cambio. Conceptos relativos.

Comments

comments

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nacional

Vidal contra Cristina por “pindonga” y “cuchuflito”: dijo que el consumo de marcas de segunda es un éxito de su gestión

Publicado

on

Por

Evidentemente, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal no está atravesando su mejor momento para pronunciar discursos y dar explicaciones ante la prensa y, por ello, atraviesa un malherido momento de campaña a menos de 20 días de las PASO y con encuestas que no la favorecen: en un sólo un día de exposición incluyó abiertamente como parte de su “equipo” a un empresario de la energía cercano a Mauricio Macri y al mismo tiempo fuertemente cuestionado por los cortes de luz y, no conforme, quiso responderle a Cristina por “pindonga” y “cuchuflito” con el insólito argumento de que la gente compra segundas marcas por un éxito de su gestión y no por la crisis económica que sufren los argentinos.

VIDAL, “ORGULLOSA” DE “PINDONGA” Y “CUCHUFLITO”

La mandataria bonaerense le respondió a la senadora nacional y precandidata a vicepresidenta por el Frente de Todos sobre sus dichos para referirse al derrumbe del poder adquisitivo que obliga a los argentinos al consumo de segundas marcas, pero, curiosamente, argumentó que la gente elige comprar este tipo de productos de menor calidad y no los de primera por un “programa” de su gestión.

Consultada acerca de qué pensaba sobre “pindonga” y “cuchuflito”, los términos que irónicamente usó CFK para referirse a las marcas menos conocidas y la caída del consumo, Vidal contestó: “Quiero que las pymes bonaerenses lleguen a las góndolas y que los bonaerenses compren esos productos que por ahí no son tan conocidos. Hemos impulsado el programa Comprá Pyme en acuerdo con los supermercados y hoy hay 400 productos de pymes bonaerenses que tienen un indicador verde con el nombre del programa”.

Durante un reportaje con el diario de Bahía Blanca, La Nueva Provincia, la gobernadora defendió la cantidad de productos de marcas desconocidas que se ven en los supermercados en estos tiempos de crisis económica. “Para mí es un orgullo que en una gran cadena de supermercados haya un producto bonaerense que quizás no es tan conocido pero que es de muy buena calidad. Es trabajo de los bonaerenses. Espero que haya cada vez más de esos productos”.

“Sabemos el esfuerzo que los bonaerenses han hecho para llenar la heladera y pagar sus tarifas durante dos años”, agregó la dirigente de Juntos por el Cambio que busca su reelección, pero defendió su gestión y la del gobierno nacional: “Hoy empezamos a sentir, después de un muy difícil, que la inflación comienza a bajar, que nos estamos recuperando después de tres años de mucho esfuerzo”.

E insistió: “Soy absolutamente consciente del esfuerzo de los bonaerenses, pero en este tiempo pusimos las bases para que el empleo se recupere y sea de calidad”.

Vidal se refirió así al discurso que pronunció Cristina durante la presentación de su libro en Mar del Plata hace unos días. “Esto
es un régimen no capitalista donde la gente no puede comprar lo que quiere o la cantidad de cosas que quiere. Durante nuestra gestión los supermercados rebosaban de mercadería de primeras marcas. Ahora aparecen y proliferan marcas ‘la pindonga o cuchuflito’, que nadie conoce”, sostuvo Cristina para explicar que esa “proliferación” se produce por la incapacidad de comprar marcas de mayor calidad.

Si bien Vidal explicó el consumo de segundas marcas en programas de promoción de Pymes que ejecutarían desde su administración, todos los datos económicos muestran otra cosa: con una inflación interanual acumulada que alcanza el 55%, hoy el INDEC informó que en mayo el consumo en supermercados cayó un 13.5% y en shoppings un 18,7%.

MINDLIN, MI BUEN AMIGO

El presidente Mauricio Macri y la gobernadora bonaerense desembarcaron en Bahía Blanca para seguir profundizando la campaña la Provincia de Buenos Aires. Allí, hicieron un acto con la Selección de básquet en el que censuraron al titular de la máxima entidad de ese deporte por ser candidato a intendente por el Frente de Todos y luego inauguraron un parque eólico con el empresario Marcelo Mindlin, reconocido amigo del líder PRO y dueño de dos firmas señaladas como responsables de los cortes de luz en la Argentina, como Transener y Edenor.

“Esto es posible porque trabajamos en equipo: el presidente, la Provincia, empresarios como Marcelo (Mindlin), los chicos, las escuelas; para poner a la Provincia y al país de pie”, expresó la mandataria, que como se nota no duda en considerar al polémico CEO parte de su “equipo”.

Y agregó, con poca precisión semántica: “Se genera de verdad para que aquello que queremos que llegue a nuestros hijos resuelva el futuro del que ellos van a ser parte. La energía renovable es parte del futuro porque no alcanza solo con Vaca Muerta para recuperar lo perdido y así autoabastecernos, en especial a las industrias que son las que generan empleo”.

Mindlin es dueño de Edenor, la firma de distribución eléctrica que, según datos oficiales, más creció en los números de cortes de luz en los últimos tiempos. También tiene parte de Transener, a través de Pampa Energía, la empresa a la que el Gobierno señala como principal responsable del apagón histórico del 16 de junio.

Comments

comments

Seguir leyendo

Nacional

Macri y Vidal hicieron campaña con la Selección de básquet, pero censuraron al titular de la CABB por kirchnerista

Publicado

on

Por

Parece ser que la libertad de opinión y el respeto por las instituciones es una bandera que Juntos por el Cambio sólo usa para los medios pero no para la vida real y que censurar de las recorridas proselitistas a dirigentes opositores parece ser una práctica sistemática en distritos bonaerenses: es que Mauricio Macri y María Eugenia Vidal viajaron a Bahía Blanca para mostrarse con el intendente local que busca ser reelecto por el macrismo y con la Selección Nacional de básquet, pero recortaron de la foto y omitieron siquiera mencionar en las comunicaciones oficiales al titular de la máximo autoridad nacional de ese deporte porque es senador provincial opositor y candidato a jefe comunal de ese municipio por el Frente de Todos.

Tal como sucedió la semana pasada con el intendente Gabriel Katopodis en San Martín, que se mostró molesto en un acto y hasta hizo un gesto de disconformidad por los discursos que estaba escuchando, hoy le tocó ser borrado de la foto y las gacetillas oficiales al dirigente bahiense Federico Susbielles, que es senador bonaerense y candidato a intendente de Bahía, pero también es titular de la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB).

“Hoy recibimos al Presidente, participé del encuentro en mi carácter institucional de titular de la CABB, era lo que correspondía. Evidentemente para Cambiemos las instituciones no importan tanto y me recortaron de la foto. Habla más de ellos que de mí”, denunció a través de Twitter Susbielles, con una captura de pantalla de la nota que publicó Clarín por el acto de Juntos por el Cambio.

Macri y Vidal recorrieron el “Dow Center” de Bahía Blanca, un centro de alto rendimiento deportivo en el que en los próximos días jugará un partido amistoso la selección argentina de básquet.

Participaron el intendente local, Héctor Gay, el entrenador del seleccionado, Sergio Hernández, el ex jugador Pepe Sánchez y, como es esperable y corresponde desde lo institucional, el presidente de la CABB y precandidato a jefe comunal por el Frente De Todos, Susbielles. Sin embargo, en las fotos tomadas por los equipos de gobierno el dirigente opositor no aparece y ni siquiera mencionan su presencia en las comunicaciones oficiales de prensa de Presidencia.

En cambio, en la imagen que difundió la cuenta oficial de la CABB en Twitter, sí se puede ver a su titular Susbielles, aunque con un rostro muy adusto, que contrasta con las sonrisas de Macri y Vidal .

“El Jefe de Estado y la Gobernadora fueron recibidos por el ex basquetbolista Juan Ignacio ‘Pepe’ Sánchez y luego recorrieron las instalaciones junto al secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, y el intendente bahiense, Héctor Gay”, sostiene la gacetilla de Presidencia de la Nación que omitió mencionar a Susbielles.

Y que detalla el diálogo de Macri “con el entrenador del plantel, Sergio Hernández, y con el ala pivote Luis Scola, uno de los grandes referentes de la Generación Dorada”.

Comments

comments

Seguir leyendo

Nacional

Censura: buscan sancionar a los pilotos de Aerolíneas que cuestionan al Gobierno

Publicado

on

Por

Trabajadores de Aerolíneas Argentinas nucleados en la Asociación Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), lanzaron una medida gremial por la que al finalizar cada vuelo leen un mensaje para informar a los pasajeros la situación de la empresa y el sector.

Ante esto, el gobierno nacional aseguró que buscará censurar a los pilotas y realizarles sumarios internos para posteriormente sancionarlos.

“Habiendo finalizado el vueloqueremos informarles sobre la situación que enfrentamos los pilotos argentinos. Como resultado de la actual política aerocomercial, hoy tenemos empresas que no pueden pagar salarios, que han suspendido sus operaciones, que reducen las dotaciones de pilotos con despidos encubiertos o que se achican: devolviendo aviones, levantando destinos y cortando frecuencias. Ante esta situación que pone en riesgo miles de fuentes laborales en el país, ratificamos nuestro compromiso de seguir defendiendo la aviación argentina”, reza el mensaje de un comandante al que se viralizó en las últimas horas.

Cabe destacar qeu la lectura del comunicado se realizó con el avión ya en tierra y sin poner el peligro el vuelo, ni alterar a los pasajeros en el aire.

Comments

comments

Seguir leyendo

Descargá nuestra APP

Las más leidas