Connect with us

Internacional

La nena de 11 años que evitó su secuestro gracias a una palabra clave

Publicado

on

Hoy en día muchos padres y familias utilizan “códigos” internos para poder advertir si alguno de ellos está en peligro. En el país algunos utilizan frases o nombres clave ante supuestas llamadas de familiares pidiendo ayuda, o ante personas que tocan el timbre y dicen que vienen de parte de tal o cual familiar. Ahora esa estrategia salvó a una nena de 11 años de ser secuestrada en Estados Unidos. El caso ocurrió en Arizona la semana pasada.

La menor caminaba junto a un amigo la tarde del miércoles pasado cerca de un parque en San Tan Valley, cuando una persona que manejaba una camioneta se les acercó para ganarse la confianza.

El hombre le dijo a la chica que sus hermanos habían tenido un grave accidente y que ella debía acompañarlo. La menor recordó un consejo de su mamá y le pidió al hombre que le proporcionara la “palabra clave”. El hombre no la supo y se escapó del lugar.

Brenda James, la mamá de la nena, contó a la BBC que había escuchado el uso de esa técnica y decidió aplicarla. La familia no divulgó cuál fue la palabra que ayudó a la nena a escapar del adulto. En ese sentido, organizaciones que trabajan en ese tipo de delitos divulgaron una serie de recomendaciones a tener en cuenta.

En primer lugar, no poner el nombre de los chicos en su ropa o en sus mochilas en forma visible, ya que los menores suelen confiar en los adultos que conocen sus nombres.

Además, hablar con los pequeños para explicarles que las cosas no sólo pasan en Internet o en las películas, sino que ellos deben estar preparados cuando salen de sus casas.

Asimismo no está de más tener fotos recientes de los menores, ya que es una de las primeras cosas que pide la Policía ante situaciones de descuido o si los chicos se perdieron o se desorientaron en la vía pública.

Comments

comments

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Internacional

Francisco destacó “la medida ejemplar del gobierno para defender a la población”

Publicado

on

Por

Francisco sostuvo la crisis del coronavirus “nos afecta a todos: a ricos y a pobres”, la definió como “una llamada de atención contra la hipocresía”. El sumo pontífice emitió duras criticas a los “usureros” que “se aprovechan de las necesidades de los demás”. “Esta crisis nos afecta a todos: a ricos y a pobres. Es una llamada de atención contra la hipocresía”, planteó Francisco en una entrevista con el periodista y escritor Austen Ivereigh publicada hoy en varios medios de habla inglesa.

También manifestó que le preocupa “la hipocresía de ciertos personajes políticos que hablan de sumarse a la crisis, que hablan del hambre en el mundo, y mientras hablan de eso fabrican armas”.

Consultado sobre las restricciones adoptadas en algunos países, consideró una vez más que “algunos gobiernos han tomado medidas ejemplares con prioridades bien señaladas para defender a la población”.

“Pero nos vamos dando cuenta de que todo nuestro pensamiento, nos guste o no nos guste, está estructurado en torno a la economía. En el mundo de las finanzas parece que es normal sacrificar. Una política de la cultura del descarte. Desde el principio al fin”, lamentó.

En este sentido, pidió desacelerar un determinado ritmo de consumo una vez que pase la pandemia

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

Por un nuevo orden económico internacional

Publicado

on

Por

Vivimos una situación impensada, inédita, inesperada. Por momentos aterradora, por momentos cargada de solidaridad y esperanza.

La pandemia pone de manifiesto los límites del sistema económico y social actual, las debilidades de un Estado que fue arrasado por las políticas neoliberales y que sin embargo se mantiene en pie, aun con fuertes déficits. Ha quedado claro para el conjunto de la sociedad la importancia del sistema de salud pública en la atención integral de la ciudadanía, y la necesidad de fortalecer los dispositivos de atención para las infancias y en especial para las personas adultas mayores.

También ha quedado evidenciada cierta ruptura de lazos sociales o vecinales más frecuentes, lazos que podrían permitir resolver situaciones de aislamiento de ancianos ancianas o de madres solas con hijos pequeños, sin tener que recurrir a la ayuda externa, que es bien escasa, en lo cotidiano.

La respuesta del Gobierno Nacional frente a la pandemia ha sido y es garante de derechos. Con total amplitud política, articulando acciones con las jurisdicciones de todo el país, con pluralidad, sensatez y al mismo tiempo con una mirada puesta en los sectores trabajadores y humildes de la sociedad y en especial en quienes menos tienen. Argentina ha sido incluida por la Federación Sindical Mundial entre los 12 países que mayor preocupación han demostrado por su clase trabajadora durante esta pandemia. Se gestionó una rápida publicación de normativas para las diferentes situaciones laborales, sanitarias, familiares y de todo tipo a fin de contribuir a un nuevo ordenamiento durante el aislamiento social obligatorio. Una fuerte decisión de volcar en el sistema de ingreso familiar asignaciones de emergencia para los sectores sociales postergados, a través de subsidios de muy decidida y expeditiva implementación.

Dicho esto, es preciso señalar que la pandemia ha puesto en el tablero la profunda desigualdad existente en las sociedades del sistema capitalista mundial, situaciones agravadas en los últimos veinte o treinta años por las políticas neoliberales.

Voces de los propios organismos económicos internacionales, especialistas en política exterior alertan sobre los diversos problemas que confrontan con la sustentabilidad del propio planeta, con la existencia de la propia humanidad. La voracidad del capital concentrado no tiene límites, es el motor de una maquinaria desquiciada que arrasa montes y praderas, montañas y quebradas, destruyendo el hábitat de las comunidades campesinas y rurales, generando desertización, vaciamiento y nuevos niveles de concentración de la riqueza y despojo social y económico para los pobladores y vecindades.

La ley de la ganancia mueve el mundo, generando las peores situaciones de privilegio, las peores muestras de una obscena acumulación en poquísimas manos. Allí encontramos uno de los nudos del conflicto, el núcleo duro de necesaria transformación. Sería preciso entonces impulsar un cambio integral a fin de instituir relaciones sociales de producción que prioricen la cooperación y la distribución equitativa de bienes y resultados económicos. ¿Por dónde empezar? Volveremos a escribir las iniciativas de transformación radical de la sociedad? ¿Habrá que decretar en cada uno de nuestros territorios la expropiación de los excedentes que las empresas financieras y transnacionales expatriaron y colocaron en paraísos fiscales? Habrá que poner un límite a la propiedad territorial y empresarial? Será posible organizar la estructura económica y social en sentido solidario, sin que ello genere la respuesta airada de los sectores de poder denunciando la creación de una nueva Venezuela o de una nueva Cuba? ¿Cuáles serían las estrategias para proyectar una sociedad de transición que limite los privilegios y genere una nueva cultura del trabajo colectivo y solidario?

Una sociedad que limite el consumo superfluo, con tiempos laborales y sociales despojados del vértigo frenético que veníamos atravesando. Una sociedad en la que cada ser humano, cada pareja, cada familia tenga al menos un trabajo, una vivienda y el acceso al sistema integral del cuidado de su salud, de la educación y la recreación de manera universal. Esta formulación a riesgo de parecer ingenua debería insumir el debate central de nuestros colectivos militantes.

Hoy existen porcentajes elevadísimos, ¡cuarenta por ciento!, de poblaciones por debajo de la mínima dignidad social. Por ello la decisión de un gobierno popular en volcar incesantemente recursos para paliar el hambre y la miseria. Pero no es suficiente. Porque la sociedad capitalista neoliberal reproduce las condiciones de explotación y marginalidad crecientes. Y después de la pandemia, la crisis económica proveniente de la parálisis productiva y comercial generará cientos de miles de nuevos pobres, asistidos por la mano solidaria del Estado en tiempos de transición. Podríamos convertir la trágica situación de la pandemia del coronavirus en una oportunidad para modificar las prácticas y las condiciones que nuestra sociedad contemporánea nos impone.

Una sociedad en la cual las políticas neoliberales instalaron como prioritarias ciertas conductas y valores muy ligados al consumo excesivo, al dispendio de recursos naturales y materiales. La cultura del shopping que atraviesa las infancias y adolescencias a través de la adquisición de marcas y bienes muchos superfluos, en síntesis, de los consumos abusivos y hasta enfermizos.

En el decir de Slavok Zizek podríamos considerar la pandemia como un “golpe al capitalismo que nos permite pensar alternativas reales a una sociedad estructurada en relación con el mercado.”

En el transcurso de estas definiciones, para cuyo debate y desarrollo tenemos que escuchar a nuestros mejores cuadros políticos y profesionales, sobrevivir la pandemia requiere un esfuerzo subjetivo y familiar de enorme fortaleza. Apoyarnos en los afectos, sostener a quienes nos necesitan y tienen padecimientos psíquicos o físicos, valorar aquello que nos permite desarrollar nuestra tarea en las condiciones de emergencia. Sentir que somos parte de diversos colectivos que actuando de manera articulada podrían emitir un mensaje más claro, generando una conciencia social de mayor profundidad ideológica.

Esa es la convocatoria, a profundizar la conciencia social, a programar, pensar, desarrollar y proponer un nuevo orden económico internacional, regional y local.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

Un alto funcionario de Trump comparó la última dictadura de la Argentina con la situación en Venezuela

Publicado

on

Por

En lo que se puede leer como una declaración repudiable en el marco de la recuperación de la democracia en la Argentina y el trabajo de los organismos de Derechos Humanos, un importante funcionario de la administración de Donald Trump en los Estados Unidos comparó la última dictadura en el país con la situación en Venezuela con el objetivo de presionar a Alberto Fernández por su posición respecto de esa nación sudamericana.

¿Por qué esta despreciable analogía? Es que la gestión de Trump rechazó la postura del gobierno argentino de que la crisis política en Caracas debería resolverse “sin presiones externas”, es decir sin que EEUU meta allí incursiones armadas con la excusa de la lucha contra el narcotráfico internacional.

“Claramente discrepamos con el gobierno argentino”, dijo, quien ofició de vocero de Trump, el director para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca, Mauricio Claver-Carone, en una conferencia de prensa telefónica con periodistas que informó La Nación.

La “discrepancia” tiene como referencia al comunicado de la Cancillería en el cual el gobierno de Fernández afirmó que la crisis en Venezuela “debe ser resuelta por los propios venezolanos sin presiones ni condicionamientos externos”.

Esa postura de la Argentina tiene que ver con la fuerte ofensiva de Trump contra Nicolás Maduro, al haber anunciado un despliegue de buques de la Armada hacia Venezuela para reforzar sus operaciones antinarcóticos en el Caribe tras presentar cargos por narcotráfico contra el propio presidente de ese país y varios funcionarios. Buenos Aires no fue el único que rechazó esta posición, ya que los países del Grupo de Lima también le pegaron a una eventual intervención militar de Washington en Caracas.

No obstante, las palabras de Claver-Carone, uno de los arquitectos de la ofensiva de la Casa Blanca contra Maduro, no se quedaron allí. Si bien dijo que compartían con la Argentina “el deseo de que que Venezuela sea una democracia, que haya una transición pacífica y democrática”, luego hizo una repudiable analogía con la etapa más oscura del país.

Clover-Carone y Alberto Fernández

El funcionario de Trump directamente comparó a la última dictadura de la Argentina con la situación en Venezuela. Incluso argumentó que la gestión Fernández debería pedir “la libertad del pueblo venezolano” así como en los 70 pidieron “el apoyo internacional para combatir” al gobierno dictatorial de Videla-Massera-Agosti. Idea polémica viniendo de un funcionario de EEUU, cuyo gobierno de aquel entonces digitó el Plan Cóndor.

“Yo le pediría al gobierno argentino que sufrió de primera mano una dictadura, y durante ese tiempo, mucha de las personas que ahora están en el gobierno pidieron el apoyo internacional para combatir esa dictadura, para que el pueblo argentino pueda disfrutar de la democracia que hoy disfruta, simplemente le pediríamos al gobierno argentino que tenga la misma solidaridad y el afán por la libertad con el pueblo venezolano que tuvieron cuando tuvieron ellos mismos eran libres”, afirmó el hombre de Trump.

Y concluyó: “Las dictaduras no deben tener ideologías. Y al fin al cabo creo que es muy importante que todos tengamos la solidaridad necesaria y que trabajemos juntos hacia la democracia”.

Cabe recordar que el gobierno de EEUU comparó un gobierno elegido democráticamente -con cuestionamientos acerca de los cuales no hay sólo una mirada- como el venezolano al que se acusa de violaciones a los derechos humanos con una dictadura cívico-militar que llegó al gobierno argentino a través de un golpe de Estado y que, torturas y asesinatos mediante, desapareció a 30.000 personas entre el 24 de marzo de 1976 y el 10 de diciembre de 1983.

Comments

comments

Seguir leyendo

Las más leidas