Connect with us

Internacional

Los chalecos amarillos no se ablandan

Publicado

on

Desde París

Francia siempre tiene muchas cosas que enseñarnos. Este país inconformista se las arregla, de una u otra forma, para marcar un sentido que, esta vez, se había diluido. La revuelta de los chalecos amarillos sacó del tumulto retórico de los llamados populismos, de los nacionalismos, de las xenofobias oportunistas, de la defunción de la izquierda y de la social democracia y de los himnos enardecidos de la globalización, la más radical e irrenunciable de las aspiraciones humanas: la igualdad.

Desde hace dos semanas, un puñado de olvidados del sistema de cuya existencia casi nadie en el poder se había enterado irrumpió para derrocar la petulancia de las elites y la desigualdad como programa de gobierno. Había que ver las expresiones aturdidas de los periodistas de los canales de información continua para darse cuenta de que algo relativo al, para ellos, orden galo, estaba ocurriendo. No entendían quiénes eran y de dónde venían esas personas que rompían el orden consensuado por un manojo de céntimos más aplicado al precio del gasoil. Encima, esas personas no eran de izquierda, ni anarquistas, ni fachos, no pertenecían a ningún sindicato, no eran obreros, ni desempleados, ni terroristas islámicos, ni inmigrados clandestinos, ni siquiera eran racistas que manifestaban contra los extranjeros. Eran blancos, hablaban medio rudo y, colmo de todos los colmos, repudiaban la noble causa ecológica del aumento.

¿De dónde salieron? ¿Son de acá? Parecían preguntarse con sus miradas perdidas ellos y sus especialistas y ministros invitados. Habían salido del pueblo oculto para quebrar la lógica que el jefe del Estado aplicó cuando vació la razón del impuesto a las grandes fortunas y le regaló a los millonarios 5.000 millones de euros. A los unos les pedían pagar más por el combustible que usaban para trabajar, a los otros les dejaban sus autos de lujo, sus caballos, sus yates, sus joyas, sus ganancias obtenidas mediante la especulación financiera y su patrimonio inmobiliario libre de todo gravamen. La Francia de los suburbios, la de las ciudades pequeñas, la Francia rural tenía que pagar para cuidar de un planeta corroído por las industrias. Dijeron que no. No a la desigualdad fiscal, no a la injusticia social, no a la ficción de un sistema que vende tecnología y felicidad digital mientras una aplastante mayoría se codea con el hambre y las privaciones.

“No fue un movimiento social, sino un levantamiento social”, escribió el economista Frederic Lordon. Sigue en pie y el Ejecutivo no encontró aún la receta para ablandarlo, para que este fin de semana París escape al hostigamiento de los ajusticiados sociales. El tiempo apremia y el país palpita denso. Macron amplió incluso la suspensión de los aumentos del combustible, del gas y la electricidad a todo el año 2019 y no solo a sus primeros seis meses. El macronismo empezó a tambalearse cuando el jefe del Estado se encontraba en la Argentina en la cumbre del G-20. En Buenos Aires, Macron elogió la globalización mientras que en Francia su pueblo estaba firmando su acta de defunción política. Su pueblo le serruchó el globo. Los chalecos amarrillos hicieron volar en pedazos el exquisito cuento de hadas según el cual habría un mundo bueno, el globalizado, y otro malo y en retroceso, el nacionalismo y el regionalismo.

La dualidad global (moderno) nacional (atrasado) se tragó una evidencia central: aunque estén abundantemente manipulados por los populistas profesionales, el nacionalismo y el regionalismo son una respuesta a la estrafalaria racionalidad de la globalización. Eso le dijeron los chalecos amarillos a Macron: la Unión Europea, el Euro, el Banco Central Europeo, el FMI y todos los demás hermanos, tíos y sobrinos de la globalización no nos dan de comer a nosotros. No like en la pantallita. Con ellos, también saltó el vergonzoso analfabetismo de los medios, el cual, en la Argentina, supera la velocidad de la luz y los misterios compactos de la oscuridad. En la Argentina se califica a ciertos medios de prensa como “medios dominantes”. En Francia, la expresión es más justa y connotada (por la Segunda Guerra Mundial): “medios colaboracionistas”. En realidad, no dominan nada. Sólo colaboran con quienes los dominan a ellos. A cambio de unas moneditas pisotean y mienten en un hermandad indestructible entre ignorancia y oportunismo.

Los chalecos amarillos les sacaron las máscaras a todos esos medios que rellenan el espacio con el vacío astronómico de sus cerebros. A cara desnuda, se vio que eran similares al sistema: un espejismo, una trampa rampante y astuta. La Francia regional, la de los quesos y los vinos y la baguette y los tractores y los campos como cuadros se cruzó con violencia en el camino de la fractura y la marcha triunfal del liberalismo. Macron no inventó la fractura. Sólo fue el último soldado de un clérigo perverso.

Comments

comments

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Internacional

Estatización de YPF: la Corte Suprema de los EE.UU. rechazó el pedido para tratar el caso en Argentina

Publicado

on

Por

La Corte Suprema de los Estados Unidos desestimó el pedido de la Argentina para que una demanda por la estataización de la compañía YPF realizada por un fondo buitre se resuelva ante los tribunales argentinos al confirmar la jurisdicción estadounidense.

La resolución ratifica el fallo del año pasado de la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de EE.UU. que permitió a Petersen Energia Inversora SAU, una subsidiaria de Grupo Petersen que era propietaria del 25% de YPF, seguir adelante con sus reclamos de incumplimiento de ley y permitió que el caso procediera bajo la excepción de “actividad comercial” del Foreign Sovereign Immunities Act de 1976 (FSIA).

La Argentina había pedido la falta de jurisdicción de los tribunales norteamericanos para analizar la demanda que inició el fondo buitre de inversión Burford por la nacionalización de la petrolera, que hasta 2012 estuvo en manos de la española Repsol.

Los abogados que representan al país reclamaron que si el juicio se realiza en Nueva York se promueven posiciones que “eliminarían la inmunidad soberana por actos de expropiación, ampliando dramáticamente la jurisdicción de los tribunales de los Estados Unidos”.

La decisión de la Corte de EEUU habilita de manera automática a la jueza de primera instancia del Distrito Sur de Nueva York, Loretta Preska, a continuar el proceso contra YPF, una demanda de 3.000 millones de dólares.

El caso fue presentado en 2015 a partir de la presentación del fondo Burford, en poder de los derechos de litigio de las dos empresas empresas españolas que eran propietarias de 25% de las acciones de YPF cuando se nacionalizó.

El argumento de la demanda fue que en el prospecto de la privatización se estableció que si en algún momento se producía un cambio de titularidad, el accionista mayoritario debe darle la oportunidad a los accionistas minoritarios de comprarle las acciones, algo que no ocurrió, se esgrime desde Burford.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

Donald Trump lanzó su campaña en busca de la reelección exaltando la economía y criticando a los medios

Publicado

on

Por

Amparado por indicadores económicos positivos y confiado en la fidelidad de su partido, Donald Trump lanzó esta noche su campaña para la reelección con un acto masivo en Florida en el que desgranó reproches a la oposición y a los medios, y en medio de una lluvia de autoelogios y frases laudatorias hacia su primer mandato.

“Nuestra economía causa envidia en todo el mundo porque es la mejor en la historia del país”, dijo Trump ante una reiterada ovación de sus seguidores que lo aplaudían en el Amway Center de Orlando, una ciudad en el centro de Florida, Estado que jugará un importante papel en las elecciones estadounidenses.

“Gracias Florida, esta es mi segunda casa”, dijo Trump al inicio luego de presentar a su esposa, Melania, quien lucía un llamativo vestido color amarillo, y al vicepresidente Mike Pence y a su esposa. “Ningún otro gobierno ha hecho tanto en dos años y medio en toda la historia de Estados Unidos”, agregó. “El sueño americano es ahora mejor que nunca jamás”, completó.

En el masivo acto de este martes, el presidente trató de establecer una conexión entre las promesas de su primera candidatura y sus objetivos para un segundo mandato. Sus promesas de sacudir las instituciones son ahora más que un compromiso abstracto, aunque complicado por sus turbulentos primeros 29 meses en la presidencia.

Donald Trump y su esposa Melania, al hacer su ingreso al Amway Center en la ciudad de Orlando. Foto AFP

El magnate inmobiliario, que de manera sorpresiva capturó el Partido Republicano y la presidencia en 2016 como un “outsider” enfrentado al statu quo, ahora busca presentarse nuevamente como un político rebelde.

“Prometimos terminar con la clase política que se enriqueció con sus impuestos (…) y transferimos el poder de vuelta a ustedes, el pueblo orgulloso de Estados Unidos”, aseguró el mandatario, marcando esa línea argumentativa que parece un eje de su campaña futura.

“Nos enfrentamos al establishment político fallido y restauramos el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, dijo el mandatario en un video lanzado por su campaña el lunes. “Es el pueblo, ustedes son el pueblo, ustedes ganaron la elección”, agregó.

Ese tono populista fue el tema central de su aventura política inicial, cuando el empresario candidato atrajo a votantes desilusionados que se sentían perjudicados por la dislocación económica y los cambios demográficos.

Aunque él es el rostro de las instituciones que dice querer desafiar, los que llevan su campaña de reelección consideran que su versión del populismo, combinada con su lema de “drenar el pantano” lleno de corrupción y negociados, aún tiene eco, pese a los estrechos lazos de su gobierno con lobbies y empresas, y los intentos de la familia Trump de beneficiarse de la presidencia.

Lo cierto es que Trump lanzó esta noche su campaña a caballo de los frutos de una economía que atraviesa el ciclo expansivo más largo de su historia, con la mayor rebaja de impuestos desde la era de Ronald Reagan y con la fidelidad de amplios sectores de su partido.

Donald Trump, durante su discurso de lanzamiento. Foto AFP

Pero el proteccionismo de Trump y la guerra comercial que ha lanzado contra China repercuten ahora en la base misma de su electorado y golpean en sectores claves de la economía. Todo sumado a los desplantes de Trump, a sus peleas con sus aliados, a la sarta de mentiras comprobadas con las que ha teñido su presidencia y a la falta de equilibrio estratégico global que ha mellado aun mas el prestigio del país

Esto es lo que parecen mostrar los últimos sondeos. Mientras Trump se preparaba para encabezar el acto de lanzamiento de campaña para su reelección, se conoció una nueva encuesta que lo muestra por detrás de seis precandidatos demócratas a la presidencia de Estados Unidos.

El sondeo de la Universidad de Quinnipiac difundido este martes, y realizado entre votantes de Florida -justamente el Estado elegido por el mandatario para su primer acto como candidato a la reelección-, refleja que en una eventual carrera entre Trump y el ex vicepresidente Joe Biden el republicano se ubica 9 puntos porcentuales debajo: el demócrata tendría un 50%, contra el 41% del actual presidente.

Biden aun no ha sido nom,inado, pero se muestra como el que tiene mayores chances de representar finalmente a su partido. El otro gran favorito entre los demócratas, el senador por Vermont Bernie Sanders, obtiene en Florida el 48% de intención de voto contra 42% de Trump.

Hoy, el día del lanzamiento de la campaña, el principal diario de Florida, el Orlando Sentinel, anuncio que no apoyaba su reelección del magnate. En un editorial, declaro: “Después de dos años y medio,hemos visto suficiente”.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

El apagón argentino dio la vuelta al mundo

Publicado

on

Por

Argentina volvió a aparecer en los medios de comunicación de todo el mundo. Tampoco esta vez fue por algo positivo. El apagón que cortó el suministro de energía a todo el país (salvo Tierra del Fuego) y parte de Uruguay y Brasil estuvo registrado con amplias coberturas en los principales diarios y canales de noticias del mundo. Las respuestas del Gobierno ante la falla masiva y su imposibilidad para dar certezas sobre lo sucedido, llamaron la atención de esos medios. “Hasta ahora no se ha identificado ninguna explicación para la falla generalizada del suministro eléctrico”, escribió esta mañana la cadena estadounidense CNN en una nota titulada “El blackout dejó a millones en Sudamérica sin energía. El gobierno todavía no sabe qué lo causó”.

En consonancia, el diario El País de España resaltó que “el gobierno de Macri admite que tardará dos semanas en determinar las causas del apagón”. Por su parte, la BBC subrayó que “Argentina y Uruguay se tambalean”. En consonancia, el diario El País de España resaltó que “el gobierno de Macri admite que tardará dos semanas en determinar las causas del apagón”. La noticia también tuvo una extensa cobertura en la BBC.

“El apagón puede haber afectado a una población mayor que la de California, en una región cuatro veces más grande que Texas: Argentina tiene más de 44 millones de habitantes y Uruguay, aproximadamente 3.5 millones”, graficó por su parte el New York Times.

Los periodistas alemanes de Merkur optaron por preguntarse si algo similar podía ocurrir con la electricidad en su país. “Alemania tiene una de las redes eléctricas más seguras del mundo”, concluyeron tranquilizando a su público.

El mundo entero se hizo eco del masivo apagón argentino, desde Rusia e Italia hasta Estados Unidos.

Comments

comments

Seguir leyendo

Descargá nuestra APP

Las más leidas