33.5 C
Resistencia
domingo, marzo 7, 2021
Home Deportes "Patón" Guzmán reveló intimidades de Lionel Messi en la Selección: cuándo lo...

“Patón” Guzmán reveló intimidades de Lionel Messi en la Selección: cuándo lo vio más feliz, quién lleva la voz de mando y su consejo de cara a la Copa América

Nahuel Guzmán acaba de consagrarse campeón en México. El arquero argentino celebró el Torneo Clausura 2019 con Tigres, con un triunfo en el global por 1 a 0. En ambos encuentros “Patón” fue la figura.

El ex arquero de Newell’s y de la selección argentina contó intimidades de Lionel Messi en la “Albiceleste”. Como por ejemplo, cuándo lo vio más feliz: “Creo que en todo el ciclo después del Mundial con el Tata (Martino). Más allá de la frustración de las finales, creo que el ciclo final de Sabella y los dos años de Martino han sido muy valiosos para él. Se podía reflejar su felicidad en la cancha. Después, nosotros en la comida, en el día a día, siempre vemos al mismo Leo”.

“Patón” también reveló quién tiene la voz de mando en el vestuario de la Selección. “Messi se maneja con un acercamiento individual y después, por lo que representaba, Mascherano, quien generalmente alzaba más la voz. Por personalidad y trayectoria cuando estaba el “Pocho” (Lavezzi) también lo hacía. Cada uno trata de aportar lo suyo pero muchas veces la palabra la tomaba “Masche”, que tiene otros métodos también”.

Lionel Messi y Nahuel Guzmán durante un entrenamiento de la selección argentina (AFP)

La “Pulga” retornó a la Selección tras el fracaso en el Mundial de Rusia. De cara a la Copa América de Brasil que comenzará el mes próximo, Guzmán le dio un consejo: “Que disfrute, siempre se lo digo. Muchas veces el hecho de llegar a Argentina y a la Selección genera esa exigencia, creo que Leo es uno de los que más lo siente que tenga que rendir como lo hace en Barcelona, y ¿por qué tiene que ser así? Entonces creo que tiene que disfrutar de ese momento, quizás se hace más difícil. El único consejo es que disfrute y sea él en todos lados, con la humildad que lo caracteriza”.

En otro orden, “Patón” Guzmán habló de la experiencia en el Mundial de Rusia 2018, el presente de la Selección, sus deseos de volver a vestir la “celeste y blanca” y sus inicios en el fútbol. “La previa del Mundial fue muy estresante, me costó muchísimo, fue lo más tensionante que me tocó vivir como futbolista”, reconoció.

-¿Qué es lo que más disfrutas del día a día? ¿Qué cosas disfrutas de ser jugador profesional de fútbol?
-El poder disfrutar de los entrenamiento y de compartir es lo que me hace feliz en el día a día, gozar de lo que uno está haciendo, y tomar conciencia de que somos pocos los que tenemos la posibilidades de vivir de lo que nos gusta, de jugar a la pelota, de cumplir el sueño que teníamos de chico, y después en el día a día tratar de estar rodeado de la gente que uno desea. Somos varios argentinos acá en el plantel y eso ayuda bastante a no sentirse lejos.

-Sus inicios de pequeño.
-No me acuerdo bien, comencé jugando en un club de barrio como la mayoría de los chicos, en Rosario. El club se llamaba Social Lux Mercadito y se compartía el tiempo con la escuela. Era donde uno pasaba la mayor cantidad de tiempo. Mi mamá me acompañó en la decisión de ir siempre al club y el tiempo me dio la posibilidad de irme a probar a Newell’s. Hice un poco más de esfuerzo en la secundaria, cuando estudiaba e iba a Newell’s a entrenar, ha servido porque pude terminar la secundaria.

-¿A quién admirabas como arquero?
-Me gustaba mucho “Nacho” González, arquero de Racing, había cosas que llamaban la atención: el pantalón largo, medias alternativas y bueno, tuve la posibilidad de decírselo cada vez que me lo crucé. Es un poco por él que empecé a atajar.

-¿Siempre quisiste ser arquero?
-Desde que entré a jugar a “Mercadito” mi papá era arquero y en el barrio y la plaza siempre entrenábamos un poco con él. Me inculcaba que ataje, yo siempre me llevaba los guantes, siempre me interesó atajar pero el entrenador de “Mercadito” no tenía muchas intenciones de que yo sea arquero, me veía más porte de marcador central, entonces nunca se dio la posibilidad y cuando tuvimos la chance de ir a probarnos con un grupo de amigos a Newell’s decidí que fuera de arquero y no de defensor, siempre me gustó el arco la verdad. En aquel momento mi descubridor fue el “Loco” Ferrari, un entrenador de arqueros que estaba en Newell’s. Un personaje muy importante para mí en mis comienzos y que a veces son necesarios porque ponen una fichita por vos. Él fue el que me bancó para que yo pueda seguir formándome en Newell’s.

-Se dice que si los arqueros no son locos no son arqueros ¿Cuál es el grado de tu locura?
-Creo que es un carácter que uno va formando, lo que uno va leyendo y que no solo le hablamos los que estamos dentro de la cancha sino que formadores o psicólogos deportivos. El tema de la personalidad del arquero creo que es fundamental, el carácter, el temperamento, mucho tiempo de soledad, mucho tiempo de entrenamiento individual y creo que todo esa frustración por un gol boludo va formando el carácter y muchas veces cuando ese carácter explota se puede interpretar con cierto grado de locura. Creo que es entendible, en el puesto donde se respeta más la locura creo que es en el arco, ya nos hemos ganado ese cartel, así que bueno, cada vez que se pueda hay que sacarlo a relucir ¿no?.

-¿Qué fue lo más bravo que te tocó vivir como arquero?
-La previa del Mundial el año pasado me costó bastante. El hecho de estar pendiente si te toca o no estar en una lista de un Mundial es estresante, al menos para los que era la primera vez. En cuanto a ciclos donde tal vez necesitás rendir para no quedar afuera, puede ser que sí, creo que yendo para atrás y recorriendo mi carrera creo que sí, fue tensionante, sobre todo para los que no nos había tocado nunca. Para otros chicos era su tercer o cuarto Mundial, entonces lo llevaron con más naturalidad pero bueno, hoy por hoy, puse la cabeza en Tigres y dejé un poco de lado eso de tener que hacer tal y talcosa pensando en tal otra. Hoy por hoy es esto y al que le gusta bien y sino mala suerte, esto me hace bien y puedo disfrutar de lo que hago sin la expectativa de otras personas.

-¿Dan ganas de sentir ese estrés nuevamente para volver a la Selección?
-Sí, porque aparte son desafíos. Siempre está bueno hacerlo de la manera que uno lo siente, disfrutándolo, pero sí, creo que es el desafío de todo jugador estar en ese lugar.

-¿En qué te ha hecho crecer, madurar, lo que fue el pasado Mundial? ¿Rescataste algo?
-En lo personal sí, fue la primera experiencia, y a mi edad con 32 años tenés una mirada de intentar que todo sea positivo y reclutando información. Yo siempre fui de disfrutar el hecho de estar en la Selección, entonces me ha servido, me ha hecho madurar, me ha hecho conocer la interna de un grupo en un campeonato mundial, que la verdad se siente. Se dice “el búnker de la selección argentina”, y realmente termina siendo algo así, porque estas aislado de todo. Salvo hoy las redes sociales que te acercan un poco más pero deforman la realidad, entonces tenés que estar pendiente de lo que se dice no deforme esa realidad, y a veces se hace estresante el hecho de estar, en lo personal disfrute muchísimo la experiencia, cada citación, cada convocatoria ha sido una felicidad muy grande para mí y no tengo motivos para quejarme.

-¿Se puede rescatar algo de lo que fue el ciclo Sampaoli?
-Yo rescato mucho la metodología de trabajo, creo que conocí un cuerpo técnico de una intensidad muy importante. Yendo específicamente a lo deportivo sin salirme del foco de lo que representa un cuerpo técnico que vino a pelear la clasificación a un Mundial y que en algunos meses tuvo que pelear contra una situación que en principio lo daba afuera del Mundial, entonces creo que rescato la intensidad en el día a día, en el trabajo, el hecho de lograr una competencia interna que también por momentos fortalezca bastante al grupo. En ese sentido valoro mucho el trabajo del cuerpo técnico de Jorge.

-¿Fue el técnico con mayor intensidad tuviste?
-Puede ser uno de los dos o tres más intensos. Creo que también influyó la realidad anclada a la situación. Jorge llega en un momento con la Selección fuera del Mundial en la tabla general, el hecho del trabajo, el grupo comprometido con la Selección también, la misma tensión generaba esta intensidad, y la realidad obligaba a que el día a día fuera así, creo que fue un año y unos meses muy intensos.

-¿Hubo algún error de Sampaoli?
-No lo sé realmente, tal vez juzgar a alguien por su trabajo me parece injusto, es una autocrítica que podría hacer Jorge si tiene ganas, sino las cosas se dieron como se fueron dando. La realidad es que nosotros terminamos clasificando a un Mundial en la última fecha, en la altura de Ecuador, entonces a partir de eso se generó la expectativa de una selección argentina siendo protagonista en un Mundial cuando clasificamos de pedo. Tal vez el no pararnos en la realidad de ese presente de la Selección y dejarnos llevar por un entorno que realmente te pone las expectativas a un nivel altísimo. También se venía de un ciclo buenísimo con Sabella llegando a la final de un Mundial, entendiendo que es algo excepcional muchas veces, que es un camino durísimo. Para los que vivimos esa experiencia por primera vez, un Mundial te pone a un nivel de exigencia altísimo y a veces si las cosas no te salen o llegan medias torcidas es difícil. Lo dijo “Masche” el otro día, cuando las cosas vienen torcidas es difícil afrontar algo así con ese nivel de exigencia.

-Aquellos que sufrieron el recambio (Higuaín, Di María, Biglia) ¿Son mejores que los que hoy ocupan un lugar en la selección?
-Qué se yo, es difícil hacer una evaluación. Hoy por hoy sabiendo que hay chicos que tienen sus primeras experiencias, más allá del nivel al que estén compitiendo, la exigencia es máxima y uno debe tener una personalidad muy importante. Ojalá los pibes que lleguen estén preparados los más rápido posible, si no es para ahora, para un próximo ciclo, pero también estuvimos acostumbrados a ver a las máximas figuras del fútbol mundial en la Selección, y no por nada que estuvieron ahí 10 años. Esto de “los amigos de” o “el grupo de” creo que es injusto porque los mismos que hace algunos años o meses vienen criticando a este tipo de jugadores hoy dicen “che como se extrañaría”, “che que buen momento de Agüero”. Entonces es todo muy contradictorio todo el tiempo y ojalá el tiempo pueda hacer que la selección argentina logre mantener un ciclo, tener una idea, una identidad, pasa por ahí la mano, sea cuales sean los jugadores que estén en cada momento.

-¿Qué técnico te hizo mejor persona?
-No quiero ser injusto con nadie, pero rescato dos entrenadores. Uno que me dio la posibilidad de crecer a nivel personal, tal vez sin saberlo, que fue el momento que me tengo que exiliar de Newell’s por cuestiones deportivas y me voy a Independiente de Mendoza de la Mano de “Cacho” Sialle y bueno, fue la primera experiencia fuera de mi casa. Con 19, 20 años y a nivel personal fue un crecimiento muy grande, fue una experiencia muy importante el hecho de ocuparme de mí. Ya más grande creo que los valores que nos ha inculcado Tata (Martino) a todos los que hemos compartido ese plantel campeón en 2013 ha sido muy grande. Creo que son dos técnicos que me han marcado a nivel personal.

-¿Qué fue el Tata para Newell’s? Aquel año se formó el último gran equipo del fútbol argentino?
-Para mí fue muy representativo para el fútbol argentino. Apareció un Newell’s jugando un fútbol fantástico, con un estilo y una identidad que la verdad llamó la atención en todos lados y creo que ha dejado una marca muy importante para la historia de Newell’s seguro, y para el fútbol argentino. Ojalá haya sido una bisagra de alguna manera. Sé que después vinieron entrenadores que apuntalaron esas esas bases, pero es como que con el “Tata” se retomó un poco el “Menottismo”, el intentar jugar realmente al fútbol, aplicando valores que iban con la identidad del club. Ojalá con el tiempo sea reconocido.

-¿Esperás que tu vuelta a la selección argentina sea de una manera más liviana y no tan pesada?
-Nunca le cierro las puertas a nada, ni en lo personal ni en lo deportivo. En mi historia futbolística yo empecé a ser titular a los 26 años con Martino, entendiendo eso nunca bajaré los brazos para nada. Si las cosas se dan, me gustaría que sea a mi manera, disfrutando el momento. Mientras los arqueros de Selección tengan la edad que tengo y esté esa competencia creo que se puede dar y si se da, que sea de una manera más liviana para mí y no tan pesada. La decisión no depende mi obviamente, pero lo que sucede en mi club es mi responsabilidad.

-¿Te sentís identificado con el estereotipo de jugador de fútbol de hoy?
-Sería hipócrita decir que no, hoy por hoy me toca estar de ese lado. Lo que intento es, o se ha intentado con muchos jugadores a través del arte, tanto escritura, pintura, música, intentan manifestar otro tipo de cuestiones sociales. Creo que se ha abierto una puerta importante para descubrir al jugador de fútbol, y está en los periodistas también, en nosotros, poder expresar, el que tenga ganas. Son otras cuestiones que van con lo deportivo.

Resistencia
cielo claro
33.5 ° C
34 °
33 °
29 %
3.6kmh
0 %
dom
33 °
lun
35 °
mar
35 °
mié
36 °
jue
37 °