22.2 C
Resistencia
sábado, diciembre 5, 2020
Home Deportes Temperley venció a San Lorenzo en los penales y es semifinalista

Temperley venció a San Lorenzo en los penales y es semifinalista

De la euforia a la decepción, de la decepción a la euforia. El sube y baja de los sentimientos pasó de una tribuna a la otra. Durante la mayor parte, la fiesta la celebró la nutrida hinchada de Temperley. Sobre todo a partir del gol de Ramiro Costa, a los 16 minutos. Enfrente, los hinchas de San Lorenzo, que no pararon de alentar durante todo el partido, sufrían otra decepcionante actuación de su equipo y veían escurrirse la continuidad en esta Copa Argentina, la única ilusión que les quedaba este año.

Pero, por esas cosas del fútbol, cuando se jugaba tiempo de descuento, Nicolás Blandi -el punto más alto de San Lorenzo en esta floja temporada- con un soberbio disparo desde afuera del área la clavó en un ángulo. Y ahí, por primera vez, explotaron la alegría y las gargantas cuervas. Y fue un mazazo terrible para los corazones celestes.

En la definición por penales, volvieron a gozar los hinchas de Temperley con las conversiones de Matías Castro -sumado a sus atajadas: a Mouche y a Ariel Rojas-, Sebastián Prieto, Leonardo Di Lorenzo y la decisiva de Roberto Brum (una curiosidad: el único ejecutante diestro entre los siete que patearon). Retornó la decepción a la tribuna de enfrente, que ni siquiera levantó con la definición del Travieso Hernández. Encima esta eliminación le puso punto final, aunque ya venía anunciado, al ciclo de Claudio Biaggio. Silbidos despidieron al equipo, el Pampa es tan querido que nadie se animó a insultarlo.

“San Lorenzo es mi casa. A veces hay que irse tranquilo. Soy un agradecido al hincha, ellos saben lo que uno siente. Ojalá que estos jugadores puedan revertir esta situación”, dijo el técnico. “El club y la gente necesitan una renovación. Ya está, no hay más explicación. Doy un paso al costado”, agregó en rueda de prensa.

Temperley es experto en hazañas con sufrimiento. Son constantes en su vida deportiva, con el punto máximo de haber muerto y resucitado -a fines de la década del ’90 quebró, estuvo cerrado y consiguió levantarse con toda la fuerza- y varios ascensos y descensos en sus recorridas por las distintas categorías.

Con un esquema elástico, rítmico y rápido, jugando a lo ancho de la cancha y siendo punzante, Temperley marcó superioridad. La registró a partir de un lujo de Wilchez, centro de Mancinelli, cabezazo de Leandro González y frentazo goleador de Ramiro Costa.

San Lorenzo estaba perdido, desorientado, sin reacción y sin conexión. Blandi, con un frentazo que rozó el travesaño y otra aparición que le tapó muy bien Castro, era la única esperanza.

De haber estado fino en el último toque al gol, Temperley hubiese goleado. Desaprovechó por mala definición las chances que tuvo en el primer tiempo cuando manejaba la pelota y era peligroso desbordando por los laterales. También en el segundo tiempo, cuando San Lorenzo -con mucho amor propio, más delanteros en cancha y bastante presión a pesar de haberse quedado con diez jugadores por la expulsión de Belluschi (doble amonestación)- por momentos lo arrinconó contra su área.

En ese segmento del partido, los dirigidos por Christian Aldirico además pagaron precio por el derroche de energías. Sin embargo, pese al cansancio, jamás se rindieron. Corrieron al máximo, no se acomplejaron para pegarle de punta y para arriba si la situación lo requería. Aprovecharon los espacios, ante la poca presencia de defensores rivales, para elaborar llegadas muy claras. Pero siguieron fallando a la hora de convertir.

Los penales le dieron el pasaje al único sobreviviente del ascenso en esta Copa y ahora espera, en semis, a un rival rosarino.

 

Resistencia
cielo claro
22.2 ° C
23 °
21.7 °
53 %
3.6kmh
0 %
dom
27 °
lun
30 °
mar
32 °
mié
32 °
jue
25 °