Connect with us

Internacional

Trump, Bolsonaro y Macri buscan forzar la renuncia de Maduro y abrir la transición democrática en Venezuela

Publicado

on

La diplomacia secreta de los Estados Unidos, Brasil y Argentina se puede anotar la victoria política de haber fracturado al régimen de Nicolás Maduro a través de un movimiento concertado con el Grupo Lima que instaló a Juan Guaidó como líder de la transición democrática en Venezuela.

Maduro fue sorprendido por la potencia de la jugada de Donald Trump, Jair Bolsonaro y Mauricio Macri y ahora piensa cómo replicar ante un escenario doméstico que ofrece escasas variables: si detiene a Guaidó por autoproclamarse presidente interino, Trump puede mover sus tropas hacia Caracas. Y si finalmente lo deja en libertad, reconocerá que ya no controla todas las variables del régimen y que su destino político está a tiro de una asonada militar. En ambos casos, habrá una compleja crisis institucional en Venezuela y el Grupo Lima prepara una nueva ofensiva diplomática para evitar una guerra civil potenciada por los intereses regionales de Estados Unidos, China, Rusia y Cuba.

(AFP)

Mientras que el Grupo Lima establecía que la asunción de Maduro era ilegal, la diplomacia americana, brasileña y argentina iniciaba negociaciones secretas para fracturar al régimen y forzar una transición democrática que estaba paralizada por la ausencia de un líder opositor que pudiera enfrentar al gobierno y erosionar su frente militar.

Trump instruyó a Mauricio Claver, su director de origen cubano en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, para que diseñara un plan secreto destinado a erosionar a Maduro. Y Guaidó fue la pieza clave de ese engranaje a escala continental: se trata de un hijo de militares, con un discurso articulado, impronta personal, estudios en Washington y pertenencia a un partido (Voluntad Popular) con capacidad para movilizar y conducir una ofensiva contra Maduro.

Entonces, las piezas en el Plan Claver se empezaban a alinear. Ya estaba la declaración del Grupo Lima rechazando la asunción de Maduro (con la excepción de México), había un liderazgo opositor en construcción y un movimiento diplomático en ciernes, que era la autoproclamación de Guaidó como presidente interino de Venezuela. Faltaba la fecha para poder mostrar todas las cartas.

(AFP)

El 23 de enero de 1958, una asonada cívico militar derrocó a Marcos Pérez Jiménez, el dictador más sangriento de la historia venezolana. Ese día, Pérez Jiménez se escapó a la República Dominicana a bordo de la “Vaca Sagrada”, el avión más lujoso de la flota presidencial. Y una junta militar conducida por el contraalmirante Wolfgang Larrazábal inició un gobierno de transición para recuperar la democracia en Venezuela, tras la caída y huida de Pérez Jiménez a su exilio dorado.

No fue casualidad que Guaidó eligiera el 23 de enero para convocar un cabildo abierto en las principales ciudades de Venezuela y que anunciara su decisión de autoproclamarse presidente interino en reemplazo de Maduro.

Era una señal política e histórica: si los militares leales a Pérez Jiménez consintieron la asonada en su contra, ya era tiempo de desplazar a Maduro, conformar un gobierno cívico militar y llamar a elecciones presidenciales.

Las movilizaciones de ayer en Venezuela tuvieron un componente social distinto. El régimen reprimió como siempre, pero en esta ocasión se sumó más clase media baja y por primera vez en mucho tiempo, la oposición reunió más asistentes a sus marchas que el régimen populista. Y Maduro, a diferencia de otras oportunidades, exhibió una sorprendente debilidad escénica: durante su discurso, no hubo un solo militar poderoso a su lado. El rey aislado en la torre.

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Trump salió airoso del lance contra Maduro. Reconoció a Guaidó, erosionó al líder populista y logró que un importante número de países de América Latina aceptara formalmente que hay dos poderes políticos en Venezuela.

Sin embargo, se trata de una victoria fugaz si no acelera con el plan diseñado por su asesor personal Mauricio Claver. Un ejemplo: Macri reconoce a Guaidó como presidente interino, pero no rompe relaciones con Venezuela. Ergo: sigue reconociendo a Maduro. Y a su vez comparte las preocupaciones geopolíticas de Trump, que juega fuerte en la región y no se aplacará hasta que Guaidó suceda a Maduro.

En este contexto, China, Rusia y Cuba aún no jugaron fuerte. Y Maduro está en la incertidumbre de apresar a Guaidó o dejar que siga achicando su poder real frente a los militares propios y a los asesores y lobistas que representan los intereses de Xi Jinping, Vladimir Putin y Raúl Castro. El poder aborrece el vacío, y tampoco soporta a dos líderes que reclaman el mismo territorio. No hay lugar común para Maduro y Guaidó, uno va a primar sobre el otro, y las fuerzas concurrentes pueden causar una guerra civil con obvias reminiscencias a la Guerra de Vietnam.

Tras su viaje a Brasilia, el presidente argentino y Bolsonaro acordaron una política en tándem respecto a Venezuela. Macri hubiera roto ayer las relaciones diplomáticas con Maduro, pero la línea diplomática –Jorge Faurie y Fulvio Pompeo– sugirió extrema cautela. Ahora la estrategia consiste en mantener el statu quo (dos presidentes) y lograr hacia adelante que el frente militar se rompa y que acepte respaldar una transición encabezada por Guaidó y avalada por Trump, Bolsonaro y Macri, entre otros jefes de estado de la región.

A su vez, Macri y Bolsonaro son dos presidentes claves para balancear las ambiciones de Trump. El presidente americano tiene un formidable problema político en DC y busca un wag the dog (cortina de humo) para ocultar su crisis doméstica. Una guerra de baja intensidad en Venezuela, sería ideal para la lógica diplomática de Trump. Macri y Bolsonaro asumen estas intenciones y ya han reiterado que no respaldarán una solución militar encabezada por el Pentágono.

Distinto sería, y no es una sutileza en una mesa de arena, que una facción castrense marche sobre el Palacio de Miraflores y termine con el régimen de Maduro. Si la resolución se ejerce desde adentro del poder real venezolano, la región esperará los resultados políticos y exigirá que no haya una masacre en las calles de Caracas. Pero no hay un solo presidente de América Latina que apoye un golpe contra Maduro liderado por marines americanos con órdenes expresas o secretas del Pentágono y la Casa Blanca.

Empezó la cuenta regresiva. Final abierto.

Comments

comments

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Internacional

Alberto y Evo Morales compartieron un esperanzador encuentro de cara al futuro de la región

Publicado

on

Por

Alberto Fernández y Evo Morales Aymara se reunieron en Santa Cruz de la Sierra para pensar lo que será el futuro regional a partir del mes de diciembre en caso de que el candidato del Frente de Todos confirme el 27 de octubre los resultados obtenidos el 11 de agosto y así consagrarse presidente de la Argentina.

Fernández llegó a Bolivia desde Buenos Aires en un taxi aéreo junto al diputado Felipe Solá, su jefe de campaña Santiago Cafiero, los intendentes Gabriel Katopodis y Juan Zabaleta, y su vocero Juan Pablo Biondi, quienes luego se sumaron a la comida en la que se prolongó la charla en un salón del hotel Camino Real. A Evo lo acompañó el canciller Diego Pary Rodríguez.

La situación de persecusión judicial sufrida por Lula Da Silva y Rafael Correa, sumado a la peligrosa política exterior e interior que aplica Jair Bolsonaro en Brasil más los retrocesos en Chile y Colombia fueron parte de la agenda que Alberto y Evo trabajaron juntos.

También se habló de Venezuela y la posición que Alberto compartió con el primer ministro portugués y el español Pedro Sánchez en su viaje a Europa. A este eje se sumaría el México de Andrés Manuel López Obrador. La situación en Sudamérica podrá volver a ser similar a lo que era en la primera parte de los 2000 si Alberto Fernández consolida su triunfo al igual que si el Frente Amplio triunfa en Uruguay.

 

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

Nicolás Maduro insultó a Alberto Fernández por sus dichos sobre Venezuela

Publicado

on

Por

Semanas atrás Alberto Fernández aseguró que, tras leer el informe de Michelle Bachelet sobre la gestión de Nicolás Maduro, reflexionó que en Venezuela “hay un Gobierno autoritario”. Ante esto, el mandatario venezolano salió al cruce.

Consultado durante una entrevista al diario Folha de Sao Paulo, disparó: “Decir que Venezuela es una dictadura es una estupidez histórica. El que lo diga es un estúpido”.

Ante la repregunta específica sobre el candidato presdiencial del Frente de Todos, redobló la apuesta: “Quien lo diga, donde lo diga, es un estúpido. A Venezuela se la respeta; Venezuela es una democracia sólida, amenazada, asediada”.

“En el momento en el cual Venezuela sufre su mayor asedio, atacarla desde la izquierda o la centroizquierda es una cobardía contra un pueblo noble, que supo resistir y va a seguir resistiendo y venciendo con los votos”, insistió.

Esto ocurrió en medio del intento del gobierno argentino de pegar a Alberto Fernández con la gestión de Maduro.

En las últimas horas el ministro de Justicia de Mauricio Macri, Germán Garavano, culpó al triunfo de Alberto Fernández en las PASO por la baja en la cantidad de denuncias de venezolanos en la Argentina sobre abusos en su país y argumentó que “se agudizó la sensación de temor” de esos residentes extranjeros ante un eventual gobierno del Frente de Todos.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

El insólito mensaje de despedida de Lagarde, la ex FMI de la que Macri pidió a los argentinos “enamorarse”

Publicado

on

Por

A pesar de haber anunciado su renuncia a su cargo hace más de dos meses, finalmente hoy fue el “último día” de Christine Lagarde, la ex titular del FMI de la que Mauricio Macri pidió a los argentinos “enamorarse”, al frente del organismo. Para contarle el hecho a sus seguidores, la abogada francesa que supo estar muy cerca de la gestión de Juntos por el Cambio publicó un video en sus redes sociales con un insólito mensaje, según el cual el Fondo es una institución que aporta “cerebro, billetera y corazón”.

“Hoy es mi último día como Director Gerente del FMI”, lanzó Lagarde en un tuit que contiene un texto y un video en el que se la ve recorriendo las oficinas del organismo, saludada por empleados del mismo.

En el audiovisual, revela: “A menudo me pregunta qué hace verdaderamente el FMI. Me gusta decir que el FMI aporta una billetera, un cerebro y un corazón”.

“Durante los últimos ocho años, fortalecimos el compromiso del Fondo de servir a sus países miembros. Es una experiencia que atesoraré por siempre”, concluye el mensaje.

Hace casi exactamente 12 meses, en septiembre del año pasado, Macri había lanzado una polémica frase que expuso su “gratitud” con la directiva del Fondo con la que acordó el endeudamiento por USD 57 mil millones que herederá la próxima gestión: “Debo confesar que con Christine (Lagarde) hemos empezado una gran relación, que espero que funcione muy bien y que termine con toda la Argentina enamorada de Christine”.

Lagarde también tuvo un estrecho vínculo con Nicolás Dujovne, el ex ministro de Hacienda, que al conocerse la salida de la francesa del FMI le mandó un sentimental mensaje. “Le escribo para agradecerle por el apoyo durante todo este tiempo y para desearle suerte en lo que viene”, escribió, vía WhatsApp, el ex funcionario, a la ahora ex directora gerente del Fondo. Fue una despedida con reconocimiento para la abogada francesa que anunció su salida del organismo y con la que Dujovne habla cotidianamente a través de ese servicio de mensajería. Ella lo llama “Nicola”.

Comments

comments

Seguir leyendo

Descargá nuestra APP

Las más leidas