Connect with us

Internacional

Un ex asesor de Obama para Sudamérica asegura que “es improbable que Maduro abandone el poder a menos que enfrente un levantamiento nacional”

Publicado

on

La crisis venezolana se acerca a un punto de inflexión. El presidente interino Juan Guaidó -reconocido por Estados Unidos, la mayor parte de América Latina y Europa- ha señalado al 23 de febrero como el día para movilizar toneladas de ayuda humanitaria al territorio.

En el interín, Maduro mantiene cerrados los pasos fronterizos a través de los cuales la oposición y la vasta facción de la comunidad internacional que la apoya pretende ingresar los suministros: la frontera con la ciudad colombiana de Cúcuta permanece bloqueada por contenedores gigantes desde hace semanas, mientras que este martes el régimen ordenó cerrar la zona fronteriza con las Antillas holandesas.

Maduro ha rechazado la ayuda y advertido que no planea permitir su ingreso en reiteradas ocasiones. Asegurando que Venezuela no está en crisis y no es “mendigo” de nadie, ha denostado la iniciativa al considerar que la ayuda ha sido “fabricada desde Washington” para “intervenir” Venezuela.

Sin embargo, el dictador anunció el martes que llegará desde Rusia un avión con 300 toneladas de ayuda humanitaria. “Eso sí, la hemos pagado con dignidad, de Rusia, de China, de Turquía, del mundo entero, con la ONU. Con todos los organismos de la ONU tenemos asistencia técnica”, afirmó.

Nicolás Maduro

La oposición, no obstante, se mantiene firme en su intención, sustentada por el apoyo de la comunidad internacional, que tiene a Estados Unidos a la vanguardia. Al igual que lo ha hecho Guaidó, el presidente Donald Trump apeló directamente al ejército venezolano en un discurso el lunes, llamándolos a que permitan el ingreso de la ayuda humanitaria.

“Están arriesgando su futuro, están arriesgando sus vidas y el futuro de Venezuela por un hombre controlado por el ejército cubano y protegido por un ejército privado de soldados cubanos”, afirmó Trump.

En este contexto de tensión y expectativa, Infobae habló con el director del programa América Latina del Woodrow Wilson Center y ex director para Venezuela y el Cono Sur del Consejo Nacional de Seguridad de Barack Obama, Benjamin Gedan, para conocer su análisis de la coyuntura venezolana y las consecuencias que pueden tener para el país los eventos del próximo sábado, dependiendo de la manera en que se desarrollen.

Los efectos de una invasión estadounidense, el rol de Uruguay y el papa Francisco en el conflicto, y el potencial enfoque que hubiera tomado la administración de Obama son algunos de los temas que abordó Gedan.

Benjamin Gedan

—¿Qué cree que sucederá el 23 de febrero?

—A pesar del apoyo internacional con el que cuenta, Juan Guaidó no tiene un terreno firme sobre el cual pararse. Nicolás Maduro controla el ejército, los servicios de seguridad, de inteligencia y todo el territorio venezolano.

—¿Qué piensa sobre la decisión, desde un punto de vista estratégico?

—Considerando las trágicas condiciones humanitarias que Venezuela atraviesa en este momento, tiene sentido que Guaidó confronte con las autoridades por la ayuda humanitaria. Al generar que Maduro rechace donaciones de alimento y medicina, Guaidó pone de manifiesto la crueldad del régimen, el sufrimiento de sus compatriotas. Tal vez hasta logre avergonzar a algunos miembros de las fuerzas armadas al punto de distribuir suministros, una muestra manifiesta de insubordinación que podría provocar defecciones.

—A pesar de lo que pueda llegar a suceder el fin de semana, ¿qué necesita Guaidó para mantener el momentum?

—A menos que haya defecciones en los altos mandos del ejército, los factores más importantes de este político venezolano son la frecuencia, tamaño y poder de persistencia de las protestas. A pesar de que el rol de los actores internacionales es importante, es improbable que Maduro abandone el poder a menos que enfrente un levantamiento nacional.

—¿Cree que Maduro le dio una entrevista a la BBC porque se siente acorralado?

—Hace tiempo ya que Venezuela ha abandonado la influencia de la que gozó durante la era de Chávez, cuando su carisma y la riqueza petrolera del país elevaron su perfil. No obstante, Maduro retiene un puñado de aliados importantes, entre los cuales se encuentran China, Rusia y Turquía. Con sus bravuconadas, Maduro parece reasegurar a sus aliados que está comprometido a defender su régimen, y que va a usar su apoyo para desafiar a los Estados Unidos.

—¿Qué opinión le merece el rol del papa Francisco en el conflicto, así como los extractos de su carta a Maduro, publicados por el diario italiano Corriere Della Sera?

—El Vaticano favorece el diálogo en Venezuela y tiene una admirable voluntad de sumergirse en su salvaje ambiente político para contribuir a la prevención de un conflicto civil. Pero en el ámbito internacional, los llamados al diálogo no son neutrales. Dada la naturaleza del régimen venezolano, y su renuencia a hacer concesiones significativas, ofertas foráneas a facilitar el diálogo en los últimos años sólo han servido para dividir a la oposición venezolana, quitarle momentum a movimientos de protesta y lograr que líderes opositores que rechazan la propuesta parezcan intransigentes.

El papa Francisco, con la bandera de Venezuela

—¿Cree que la declaración conjunta de Argentina y Uruguay fue una victoria para Macri?

—A pesar de su fuerte compromiso con la democracia en el plano local y su dolorosa experiencia con la dictadura, Uruguay raramente ha tenido un rol positivo en la crisis venezolana. De manera reticente, ha aceptado suspender a Venezuela del Mercosur, a pesar de sus claras violaciones al protocolo de Ushuaia; no participa del Grupo Lima; en la OEA, se abstuvo en la votación que decidió condenar las elecciones fraudulentas; y se ha rehusado a reconocer a Guaidó. Ahora, Uruguay está liderando otro esfuerzo internacional para intimidar a la oposición venezolana a entablar otro diálogo contraproducente.

—El 12 de febrero, el senador norteamericano Marco Rubio dijo en un evento en la “Heritage Foundation” que él no estaría dispuesto a darle una amnistía a Maduro o a Diosdado Cabello. ¿Qué piensa sobre esta declaración? ¿Cree que si Maduro llegara a pisar un país con el que tuviera un tratado de extradición, Estados Unidos haría uso de la jurisdicción universal?

—La justicia transicional está llena de transigencias desgarradoras, y la comunidad internacional y el pueblo venezolano tendrán que determinar cuánta impunidad están dispuestos a tolerar para lograr una transición que sea pacífica y democrática. En el proceso, los Estados Unidos no deberían socavar potenciales ofertas de amnistía realizadas por la oposición amenazando con juzgar a Maduro y su cúpula.

El senador estadounidense Marco Rubio visitó la zona por donde se espera que pase la ayuda humanitaria. (Meridith Kohut/The New York Times)

—Algunos miembros del Partido Demócrata -al igual que miembros de la izquierda argentina y el kirchnerismo- han definido la proclamación de Guaidó como un golpe de Estado liderado por Estados Unidos. ¿Cree que lo hubieran apoyado si la administración de Trump no se hubiera puesto a la vanguardia de la comunidad internacional?

—Un puñado de demócratas de extrema izquierda, quienes no representan la corriente con mayor consenso del partido y generalmente no está familiarizada con la coyuntura latinoamericana, han caracterizado al apoyo de Estados Unidos a Guaidó como un intento de golpe. Esas nociones son infundadas. Dicho esto, se los puede perdonar por su escepticismo para con la política exterior de Trump sobre Venezuela. Al fin y al cabo, fuera de Venezuela, la Casa Blanca se ha mostrado completamente indiferente ante el abuso de los derechos humanos y el autoritarismo.

—¿Por qué cree que Trump eligió a Elliott Abrams como enviado especial a Venezuela? ¿Podría ser detrimental para el consenso bipartidario?

—La designación de Abrams polariza al crisis de manera innecesaria cuando más se necesita la unidad. Al mismo tiempo, la retórica agresiva del gobierno ahuyenta aliados naturales – tanto en el congreso norteamericano como el resto de Latinoamérica – quienes aborrecen a Maduro pero se oponen a una invasión estadounidense.

Elliott Abrams

—En una entrevista reciente con Estadão dijo que “una intervención militar liderada por Estados Unidos es improbable pero no imposible”. ¿Cree que hay algún hecho que pueda ser la gota que rebalse el vaso para el gobierno norteamericano? ¿Cuál cree que sería la respuesta de la comunidad internacional?

—Una invasión norteamericana sería algo temerario, considerando la posible pérdida de vidas civiles; daño a la infraestructura venezolana; potencial resistencia caótica de los colectivos; y daño seguro al amplio consenso en Latinoamérica y Europa respecto de la crisis. Pero Trump es impaciente, propenso a la improvisación y reticente a tomar consejos de personal calificado. En ocasiones parece estar en busca de casus belli. Por ejemplo, al poner en riesgo la seguridad de diplomáticos norteamericanos al rechazar la demanda de Maduro de retirarlos y dar lugar a un potencial asalto a la embajada.

—¿Cree que la administración de Obama hubiera respondido a la crisis de manera similar?

—A diferencia del gobierno de Trump, la Casa Blanca bajo el liderazgo de Obama era una férrea defensora de los derechos humanos y de las normas democráticas, y tenía una fuerte predilección por las respuestas multilaterales a las crisis. A pesar de que el enfoque con respecto a Venezuela contrasta con la política exterior de Trump, en este caso se parece al estilo de Obama. Dicho esto, la administración de Obama hubiera obrado diferente en dos aspectos importantes: no hubiera amenazado con una invasión, y hubiera provisto más apoyo a los millones de venezolanos que han huido del colapso de su patria.

Comments

comments

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Internacional

Nicolás Maduro insultó a Alberto Fernández por sus dichos sobre Venezuela

Publicado

on

Por

Semanas atrás Alberto Fernández aseguró que, tras leer el informe de Michelle Bachelet sobre la gestión de Nicolás Maduro, reflexionó que en Venezuela “hay un Gobierno autoritario”. Ante esto, el mandatario venezolano salió al cruce.

Consultado durante una entrevista al diario Folha de Sao Paulo, disparó: “Decir que Venezuela es una dictadura es una estupidez histórica. El que lo diga es un estúpido”.

Ante la repregunta específica sobre el candidato presdiencial del Frente de Todos, redobló la apuesta: “Quien lo diga, donde lo diga, es un estúpido. A Venezuela se la respeta; Venezuela es una democracia sólida, amenazada, asediada”.

“En el momento en el cual Venezuela sufre su mayor asedio, atacarla desde la izquierda o la centroizquierda es una cobardía contra un pueblo noble, que supo resistir y va a seguir resistiendo y venciendo con los votos”, insistió.

Esto ocurrió en medio del intento del gobierno argentino de pegar a Alberto Fernández con la gestión de Maduro.

En las últimas horas el ministro de Justicia de Mauricio Macri, Germán Garavano, culpó al triunfo de Alberto Fernández en las PASO por la baja en la cantidad de denuncias de venezolanos en la Argentina sobre abusos en su país y argumentó que “se agudizó la sensación de temor” de esos residentes extranjeros ante un eventual gobierno del Frente de Todos.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

El insólito mensaje de despedida de Lagarde, la ex FMI de la que Macri pidió a los argentinos “enamorarse”

Publicado

on

Por

A pesar de haber anunciado su renuncia a su cargo hace más de dos meses, finalmente hoy fue el “último día” de Christine Lagarde, la ex titular del FMI de la que Mauricio Macri pidió a los argentinos “enamorarse”, al frente del organismo. Para contarle el hecho a sus seguidores, la abogada francesa que supo estar muy cerca de la gestión de Juntos por el Cambio publicó un video en sus redes sociales con un insólito mensaje, según el cual el Fondo es una institución que aporta “cerebro, billetera y corazón”.

“Hoy es mi último día como Director Gerente del FMI”, lanzó Lagarde en un tuit que contiene un texto y un video en el que se la ve recorriendo las oficinas del organismo, saludada por empleados del mismo.

En el audiovisual, revela: “A menudo me pregunta qué hace verdaderamente el FMI. Me gusta decir que el FMI aporta una billetera, un cerebro y un corazón”.

“Durante los últimos ocho años, fortalecimos el compromiso del Fondo de servir a sus países miembros. Es una experiencia que atesoraré por siempre”, concluye el mensaje.

Hace casi exactamente 12 meses, en septiembre del año pasado, Macri había lanzado una polémica frase que expuso su “gratitud” con la directiva del Fondo con la que acordó el endeudamiento por USD 57 mil millones que herederá la próxima gestión: “Debo confesar que con Christine (Lagarde) hemos empezado una gran relación, que espero que funcione muy bien y que termine con toda la Argentina enamorada de Christine”.

Lagarde también tuvo un estrecho vínculo con Nicolás Dujovne, el ex ministro de Hacienda, que al conocerse la salida de la francesa del FMI le mandó un sentimental mensaje. “Le escribo para agradecerle por el apoyo durante todo este tiempo y para desearle suerte en lo que viene”, escribió, vía WhatsApp, el ex funcionario, a la ahora ex directora gerente del Fondo. Fue una despedida con reconocimiento para la abogada francesa que anunció su salida del organismo y con la que Dujovne habla cotidianamente a través de ese servicio de mensajería. Ella lo llama “Nicola”.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

En medio de la campaña, Macri se irá a Nueva York a hablar con Trump por el desembolso del FMI

Publicado

on

Por

El Presidente Mauricio Macri se pondrá al frente de la negociación del Gobierno por el último desembolso del Fondo Monetario Internacional y visitará explícitamente los Estados Unidos cuando se celebre la Asamablea General de Naciones Unidas. Allí espera encontrarse con el mandatario estadounidense Donald Trump.

En medio de la campaña, Macri viajará a Nueva York durante tres días y apunta a convencer a varios de los países socios del FMI para desembolsar los 5400 millones de dólares. Por otro lado quiere auditarse con Xi Jinping para conocer sobre las inversiones que China tiene paralizadas en la Argentina y que iniquietan fuertemente al Presidente.

“Se trata de un viaje corto y necesario para mostrar al mundo que el Presidente sigue muy activo y con ganas de continuar su mandato”, manifestaron a Infobae desde el equipo de presidencia. Macri saldrá el sábado 21 por la noche de la Argentina, el domingo y lunes mantendrá reuniones con inversores y el martes 24 después de hablar ante la Asamblea General de la ONU regresará a Buenos Aires.

La comitiva oficial del Gobierno estará conformada por el canciller Jorge Faurie, el ministro de Hacienda Hernán Lacunza quien previamente mantendrá reuniones en Washington con autoridades del FMI. También viajarán el secretario de Asuntos Estratégicos Fulvio Pompeo y el embajador ante la ONU, Martín García Moritán.

Comments

comments

Seguir leyendo

Descargá nuestra APP

Las más leidas