Connect with us

Internacional

Una filtración que no ocurrió

Publicado

on

Finalmente Estados Unidos puso sus primeras cartas sobre la mesa. Después de investigar durante años a Julian Assange, fundador del sitio de megafiltraciones WikiLeaks, después de presionar al gobierno ecuatoriano para que lo expulsara de su embajada en Londres, donde estuvo asilado casi siete años, después de que la justicia británica lo detuviera por asilarse en la embajada estando en libertad condicional, después de que el juez del caso emitiera un comunicado anunciando que Assange permanecería detenido por un pedido de extradición de Estados Unidos, después de todo eso el Departamento de Justicia estadounidense dio a conocer una acusación formal en contra de Assange realizada por un Gran Jurado de Alexandria, Virginia, que había permanecido secreta o “sellada” durante años, a la espera de que Assange perdiera la protección de Ecuador.

El documento, firmado por los fiscales Kellen S. Dwyer y Thomas W. Traxler, acusa al editor y ciberactivista de un solo delito, “conspiración para cometer intrusión de computadora”, cargo que conlleva una pena máxima de cinco años de prisión. No es un delito grave, pero alcanza para pedir una extradición. Si dicho proceso llegara a prosperar, agotar todas las instancias previstas en el sistema judicial británico puede demandar años. Solo entonces la fiscalía podría agregar acusaciones, por ejemplo de espionaje, para elevar la eventual sentencia si fuera hallado culpable.

El texto presentado a las autoridades británicas ofrece algunas pistas de las intenciones de la fiscalía del norte de Virginia, localidad en la que se concentra buena parte de las familias de militares, agentes de inteligencia y fuerzas de seguridad que rodean a la capital estadounidense. El texto señala que Assange conspiró para robar documentos “relacionados con la defensa nacional, incluyendo algunos con la calificación de ´secreto’, teniendo razones para suponer que la información así obtenida podría ser usada para lesionar a los Estados Unidos en favor de cualquier país extranjero”.

En concreto, la acusación se refiere a un hecho que apareció cuando los expertos informáticos lograron desencriptar los chats entre Assange y Chelsea Manning, la oficial de inteligencia condenada y luego perdonada por filtrar documentos sensibles a WikiLeaks. La acusación afirma que después de mandarle los partes de guerra de Irak y Afganistán, los documentos sobre la cárcel de Guantánamo y los cables diplomáticos del Departamento de Estado, Manning le advirtió a Assange que había otros documentos interesantes almacenados en el servidor del Departamento de Defensa pero que solo tenía una parte de la clave de acceso. Assange, entonces, según la acusación se ofrece a intentar obtener la otra parte de la clave. Para la fiscalía de Virginia, la oferta de Assange constituye el eje central de una conspiración.

Lo interesante del caso, o preocupante, desde el punto de vista del ejercicio del periodismo, es que los demás elementos citados en la acusación como parte de la conspiración no difieren para nada de una práctica habitual de los periodistas en todo el mundo. A saber:

“Fue parte de la conspiración que Manning y Assange usaran el servicio de chat online ‘Jabber’ para adquirir y difundir documentos clasificados.” Hoy en día es práctica habitual de los periodistas de investigación el uso del chat encriptado para obtener documentos secretos.

“Fue parte de la conspiración que Assange y Manning adoptaran medidas para ocultar que Manning era la fuente de la transmisión de documentos clasificados a WikiLeaks, inclusive haber borrado el nombre del usuario en la transmisión de datos y haber borrado los chats entre Assange y Manning.”

Digamos que si no revelar la fuente y proteger su identidad forma parte de una conspiración, el mundo está lleno de periodistas conspiradores.

“Fue parte de la conspiración que Assange alentara a Maning a que le proveyera información y archivos de agencias y departamentos de los Estados Unidos.”

Otra vez: si alentar a una fuente a darnos información secreta constituye un delito, millones de periodistas deberíamos estar presos. Y los que no será porque son malos periodistas.

El documento afirma que Manning le pasó a Assange 400.000 documentos sobre la guerra de Irak, 490.000 sobre la guerra de Afganistán, 800 sobre la cárcel de Guantánamo y 250.000 cables diplomáticos. Pero no lo acusan por eso, sino al mejor estilo del juicio contra Al Capone lo acusan por una filtración que nunca ocurrió, ya que la clave del servidor del Departamento de Defensa, según la acusación, no pudo ser descifrada. En su último considerando, el documento de la fiscalía informa:

“El 10 de marzo de 2010 o alrededor del 10 de marzo, Assange le pide más información a Manning acerca de la clave en cuestión y le comenta había intentado obtenerla “pero hasta ahora no tuve suerte”.

Comments

comments

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Internacional

El nuevo Gobierno de Grecia reconoció a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela

Publicado

on

Por

El nuevo Gobierno griego del conservador Kyriakos Mitsotakis reconoció este viernes al presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela, según anunció el ministerio de Exteriores en un comunicado.

En línea con la posición común de la Unión Europea, el Gobierno griego “ha decidido reconocer a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, elegida democráticamente, presidente de Venezuela para convocar elecciones presidenciales libres, justas y democráticas”.

El comunicado añade que el Gobierno apoya plenamente los esfuerzos de la UE de “lograr una solución pacífica, política y democrática de la crisis venezolana en beneficios de su pueblo”.

Bajo el Gobierno del izquierdista Alexis Tsipras, Grecia era hasta ahora uno de los pocos países de la UE que seguía reconociendo a Nicolás Maduro como presidente legítimo de Venezuela.

En las elecciones generales celebradas la semana pasada, la conservadora Nueva Democracia ganó la mayoría absoluta.

Nicolás Maduro y Juan Guaidó (Reuters)

En tanto, en el marco del diálogo entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana, la cancillería de Noruega confirmó este jueves que “se ha instalado una mesa que trabajará de manera continua y expedita, con el fin de llegar a una solución acordada y en el marco de las posibilidades que ofrece la Constitución”.

En el comunicado difundido por el ministerio de Asuntos Exteriores noruego, las autoridades de ese país instan a las partes a tomar “la máxima precaución en sus comentarios y declaraciones respecto al proceso”.

El miércoles por la noche, el ministro de Comunicación chavista Jorge Rodríguez informó que el diálogo en Barbados había culminado. “Culmina en Barbados esta jornada de la mesa permanente de diálogo por la paz, espacio para dirimir las controversias por vías constitucionales y pacíficas”, señaló a través de su cuenta de Twitter.

Pero el dirigente chavista Diosdado Cabello -que no estuvo en las reuniones de Noruega ni en las de Barbados- aseguró más temprano en su programa semanal de televisión que de estas negociaciones no saldrá ningún llamado a nueva elección presidencial, como exige la oposición, pues Maduro asumió su segundo mandato de seis años apenas en enero pasado.

“Hay gente diciendo que vamos a elecciones, que el candidato es este o aquel. Aquí no hay elecciones presidenciales, aquí el presidente es Nicolás Maduro”, sostuvo.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

Qué dicen en Brasil de las negociaciones por el acuerdo comercial con Estados Unidos del que habló Macri

Publicado

on

Por

El presidente brasileño Jair Bolsonaro viene planteando, casi desde el día en que asumió, sus intenciones de avanzar en un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos. Y el gobierno de Mauricio Macri siempre estuvo de acuerdo, pero el mensaje argentino era: “Cerremos primero con la Unión Europea”. Ese acuerdo ahora está cerrado, al menos en la parte política, por lo que el mercado norteamericano será uno de los objetivos, sin dudas. De todas formas, aún no hay nada formal y recién podría activarse en 2020, si es que Macri gana las elecciones, confirmaron fuentes oficiales.

Por lo pronto, el Gobierno tiene en la agenda para este año el avance de los acuerdos comerciales con Canadá y la Asociación Europea de Libre Comercio (European Free Trade Association o EFTA, en inglés). También con Corea y Singapur, aunque estas dos pueden tardar más. Las negociaciones con Estados Unidos podrían arrancar, pero no será prioridad para la Argentina durante lo que resta del 2019, menos aún en el contexto electoral. Brasil, por su parte, tiene la prioridad de avanzar con la reforma previsional.

De todos modos, las intenciones están. De hecho, el Presidente hizo mención al tema durante su presentación en la Confederación de la Mediana Empresa (CAME) por el festejo del Día Internacional de las Pymes. “El canciller dijo también que estamos hablando con Brasil para un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos”, confirmó el jefe de Estado, y agregó: “Lo que está pasando es que al mundo le interesa relacionarse con nosotros”, sostuvo el Presidente.

Macri y Bolsonaro brindan por el acuerdo firmado entre el Mercosur y la Unión Europea

El tema había sido motivo de conversación en enero, cuando Macri visitó a Bolsonaro, quien había asumido hacía un mes. En esa oportunidad, el mandatario brasileño estaba por viajar a los Estados Unidos y el tema de comenzar una negociación para avanzar en el libre comercio estuvo sobre la mesa. Pero el gobierno argentino remarcó que estaba de acuerdo, pero que primero había que cerrar con Europa.

Y a casi una semana del cierre de este acuerdo que demoró 20 años, resurgieron los comentarios sobre la negociación con los EE.UU. De hecho, fue tema de conversación entre los funcionarios argentinos y los brasileños ayer durante el convite organizado por la embajada norteamericana en Brasil a propósito del 4 de Julio, Día de la Independencia.

El saliente embajador argentino en Brasil, Carlos Magariños -quien ya comunicó su renuncia a Macri- dialogó sobre el tema con el canciller brasileño, Ernesto Araújo, y con el viceministro de Economía de Brasil y encargado de Comercio Exterior y Asuntos Internacionales, Marcos Troyjo.

Los brasileños le agradecieron a Magariños el reconocimiento que hizo, vía Twitter, a los avances realizados por la gestión de Bolsonaro para cerrar el acuerdo Mercosur-Unión Europea y, acto seguido, coincidieron en que había que hacer lo mismo con los Estados Unidos. Más tarde, el diplomático argentino hizo lo propio cuando se acercó a saludar al agregado comercial de la embajada norteamericana en Brasil, William Popp. “Bueno, ahora les toca a ustedes”, le dijo Magariños. Y la respuesta fue: “Claro que sí, embajador. Vamos a mover eso”.

Pero primero habrá otras negociaciones que ya están en curso, algunas avanzadas. Lo dijo el propio jefe de Gabinete, Marcos Peña, durante la rueda de prensa ofrecida al término del encuentro de gabinete ampliado. “Lo que se está planteando es que hay voluntad del Mercosur, expresada también por Brasil, por seguir buscando acuerdos de integración económica que nos permitan acceder a más mercados, tener una perspectiva de crecimiento mas grande”, dijo, al tiempo que remarcó que estas negociaciones “serán a largo plazo, mientras que con países como Canadá, o bien con la Asociación Europea de Libre Cambio (EFTA), son acuerdos inminentes”.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

Alberto Fernández tras visitar a Lula: “Brasil no merece tener una mancha como esta detención”

Publicado

on

Por

Alberto Fernández se hizo un lugar en plena campaña electoral para viajar a Curitiba y visitar en la cárcer al ex mandatario de Brasil, Ignacio Lula da Silva. “Me preocupa que estas cosas ocurran en nuestro continente”, enfatizó el candidato presidencial del Frente de Todos.

“Lula es muy importante para todos nosotros. Los argentinos tenemos un enorme reconocimiento y un enorme cariño por él, por eso su detención no nos pasa desapercibida”, subrayo Fernández en medio del escándalo que se desató en tierras brasileñas por los mensajes que revelaron que el juez Moro armó la causa para poder detener al líder del PT.

“Me preocupa que estas cosas ocurran en nuestro continente y voy a estar al lado de Lula todo lo que sea necesario. Brasil no merece tener una mancha como significa la detención de Lula. El pueblo brasilero no merece que esté preso”, insistió.

“Hay tres casos que me parecen sintomáticos: Ecuador, Argentina y Brasil. En todos hay una persecución contra líderes que gobernaron sus países y un forzamiento de las pruebas para involucrar a los presidentes en algo en lo que nunca estuvieron involucrados”, remató.

Comments

comments

Seguir leyendo

Descargá nuestra APP

Las más leidas