Connect with us

Internacional

Venezuela: el hambre, el miedo, el éxodo y el cansancio debilitan las protestas contra Maduro

Publicado

on

Caracas vivió el sábado a la mañana su precaria normalidad. Vagones del Metro sin aire acondicionado y atestados de gente; algunos comercios abiertos, y personas buscando hacer su día, cazando productos escasos en mercados populares. Cerca del edificio Parque Cristal, un lugar tradicional de concentraciones opositoras, se instaló temprano -como cada sábado- el mercadillo al aire libre. Un poco más allá, dentro del Parque del Este, un grupo de mujeres practicaba yoga; cerca de la estación Miranda del Metro de Caracas, algunos malandrines planeaba sus fechorías; unos niños de la calle jugaban “metras” (bolitas) en un descampado; y unos vendedores ambulantes sembraban pequeñas plantas y flores en envases de bambú, para salir a venderlos en víspera del Día de Madres.

El sábado no apareció la marcha opositora que suele recorrer la avenida Francisco de Miranda rumbo a las concentraciones mayores, tampoco hubo nadie frente a Parque Cristal que enarbolara banderas, pancartas o gorras tricolores. Caracas parece estar a punto de sumirse en otra dimensión de la costumbre: en la inmovilidad política que ayude a prolongar indefinidamente la peor tragedia económica vivida por país americano alguno en la era moderna.

“Cada quien anda ocupado en resolver su día a día”, dice una mujer en alusión a lo difícil que es vivir en una país donde hay que tener dos y tres trabajos para medio comer; donde el transporte público ha colapsado, así como los sistemas de agua, gas y luz eléctrica; y además hay escasez extrema de medicinas. Los alimentos más básicos no se pueden comprar porque el salario mínimo equivale a unos 7 dólares por mes, lo mismo que cuesta un kilo de queso.

Poca gente en la manifestación del sábado en Caracas. EFE

Como una cruel paradoja, esa precariedad, el hambre y la rabia, que en teoría deberían ser combustible para las protestas masivas, parecen actuar como un desmovilizador colectivo.

Las explicaciones suelen ser concretas, y todas relacionadas de alguna forma: además del cansancio físico y del miedo a la represión, los opositores al régimen enfrentan dificultades de organización y comunicaciones para difundir sus mensajes.

Los partidos políticos se han quedado sin cuadros medios, especialmente sin jóvenes, confesaba el otro día un veterano diputado que hoy está en la clandestinidad para evitar se arrestado por los militares. Además es sumamente costoso conseguir medios de transporte para movilizar dirigentes y grupos de manifestantes, y cuando hay alguna gran manifestación nacional, las fuerzas militares y policiales cierran los accesos a Caracas para las caravanas que pretenden llegar desde otras ciudades a intentar formar una gran masa de personas que exhiba la fuerza opositora.

Desde las grandes protestas de 2017 el país ha cambiado, se ha acelerado el éxodo y muchos jóvenes activistas anónimos que caldeaban las protestas y solían enfrentarse con piedras a los policías y militares y devolverles las bombas lacrimógenas en plena calle, también ha salido del país.

Al menos 30 diputados, varios de ellos jóvenes agitadores en las manifestaciones del pasado, o duchos en la movilización de cuadros, están hoy exiliados (11), presos en cárceles militares, o refugiados en embajadas, según una crónica del sitio caraqueño El Estímulo (www.elestimulo.com).

Todo sin contar con que en Venezuela están censurados los medios de radio y TV y las manifestaciones se convocan a través de redes sociales. El chavismo además ha refinado sus técnicas para derrumbar conexiones de Internet y bloquear redes sociales cuando los líderes opositores intentan transmitir mensajes por Youtube o Periscope.

La escena del sábado contrastaba con las protestas masivas de comienzos de año, cuando se veía el entusiasmo y la esperanza pintados en los rostros de la gente. En los vagones del Metro -que suele cerrar el gobierno cuando hay marchas opositoras- no fue posible ver ningún grupo de manifestantes rumbo a la plaza Alfredo Sadel, de Las Mercedes, en el municipio Baruta, donde sería la más reciente aparición de Juan Guaidó.

La avenida principal de Las Mercades, que en la última concentración allí organizada estuvo a reventar desde Chacaito hasta casi la Autopista del Este (unos dos kilómetros), lucía como un sábado normal: despejada y con tráfico de carros en varios canales. Apenas había una retención al final de la avenida, en los alrededores de la propia plaza. Los manifestantes habían sido convocados a comparecer a las 10 de la mañana. Pero eran las 12.30 del mediodía y Guaidó hablaba para escasamente unas 700 personas.

Algunos lo escuchaban atentos, otros conversaban entre ellos, o deambulaban por ahí. Hubiera sido posible acercarse, subir a la tarima y halarle las faldones del saco a Guaidó. No había que apretarse mucho ni empujarse para hacerse una selfie con la tarima instalada frente a un enjambre de periodistas nacionales y extranjeros.

“Hoy le pido a Venezuela que no descansen un solo día hasta lograr el cese de la usurpación, de la persecución. Llegamos a un punto de inflexión para Venezuela. O somos presa del miedo, de la inacción, o nos mantenemos unidos en la calle a todo momento”, decía el presidente del parlamento, reconocido como presidente interino del país por unos 54 gobiernos americanos y europeos.

Sus palabras parecían querer contrarrestar un sentimiento colectivo, cierta atmósfera de desesperanza y derrota que parece prender entre las filas opositoras después de los últimos eventos políticos.

Cuando el fenómeno Guaidó apareció a comienzos de año, prendió una efervescencia colectiva que llenó de motivación a las filas opositoras. Sus argumentos son contundentes: el actual período de Maduro en el poder, iniciado el 10 de enero, nació de unas elecciones anticipadas más de seis meses; en las que los principales partidos de oposición y sus líderes históricos tuvieron prohibido participar; donde hubo manifiesto ventajismo oficial y compra de votos.

La elección además fue convocada por una asamblea constituyente creada por el propio Maduro para gobernar con poderes superemos, absolutos y soberanos, que usurpa las funciones del parlamento opositor. Estas circunstancias, según opositores y juristas, determinan la ilegitimidad del actual gobierno. Y por lo tanto un vacío que, según la Constitución vigente, debe ser lleno de manera interina por el presidente del Parlamento. En este caso le correspondió a Guaidó. Pero es difícil sostener estos argumentos ante un gobierno que no acepta objeciones, que se niega a negociar y aún más a entregar el poder.

“El 1° de Mayo sí eramos bastantes, marchamos por la autopista en Santa Fe , pero nos corrieron”, dice una mujer de unos 50 años, acompañada de su esposo y su hermana, recordando la dura represión con gases y perdigones que dispersó la última concentración importante de la oposición. Esa semana la represión dejó unos cinco asesinados y varios heridos y más presos políticos.

“La gente está esperando más, más allá de los discursos, donde dicen lo que ya sabemos”, se queja un hombre acompañado de su mujer y su hijo adolescente. Han venido a la concentración desde Catia, en el oeste de Caracas. En su zona donde ,dice, no se puede protestar porque los opositores están bajo permanente amenaza de los “colectivos” como llaman en Venezuela a las bandas armadas paramilitares adscritas al gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela.

“Que solicite ayuda militar (externa). Piedras contra balas no tienen chance. Esa gente no va a salir ni por las buenas ni por elecciones. Pero mientras tanto seguimos apoyándolo”, dice un padre de familia tras escuchar el discurso de Guaidó.

En la madrugada del 30 de abril, de manera sorpresiva el líder opositor apareció frente a la base aérea Francisco de Miranda, en Caracas, rodeado de algunos militares y de Leopoldo López, el preso político más famoso del país, que había sido liberado en la madrugada en medio de una rebelión en la después se sabría que participó el jefe de la policía política Sebin, general Manuel Cristopher Figuera.

La esperanza manifiesta por los líderes opositores era que un río de gente inundara las calles para apoyar la rebelión, entusiasmar a otros militares descontentos y marchar hasta los centros de poder político y militar y provocar un cambio dramático en la situación política de Venezuela. Nada de eso pasó. Guaidó y López se replegaron hasta la emblemática Plaza Altamira, en Chacao, de allí intentarían luego reagrupar fuerzas y marchar hacia el oeste de la ciudad (un bastión dominado por las bandas armadas civiles chavistas), pero fueron contenidos unos 700 metros más allá, en Chacaíto, por la policía con equipos antimotines.

Después hubo dos intentos más de mover a las masas: el sábado pasado cuando los opositores se acercaron hasta instalaciones militares para presentar documentos que serían quemados por los uniformados; y ahora este sábado 11, cuando se convocó en Caracas y en varias ciudades del país a protestar por el golpe final contra el parlamento.

Tras la fallida revuelta cívico militar, un Maduro envalentonado y con manifiesto apoyo público del alto mando de la Fuerza Armada, ha iniciado una cacería de brujas contra civiles y militares opositores, inclusive diputados que acudieron el 30 de abril al distribuidor Altamira, frente a la base aérea.

Los dirigentes opositores confiaban en que este llamado del 11 de mayo fuera atendido masivamente, considerando que en las últimas horas una docena de diputados han tenido que pasar a la clandestinidad, al exilio o han sido hecho prisioneros; sus casas allanadas o atacadas con pintas de amenazas y han sido expuestos al escarnio público.

El chavismo los acusa de traición a la patria y los somete a juicios sumarios, saltándose la Constitución, que ordena antejuicios de mérito para despojar de su inmunidad a un legislador electo por el pueblo. Ese mismo pueblo que votó masivamente en diciembre de 2015 por estos dirigentes hoy neutralizados y que en su momento –hace tres años- se creyó que podrían usar el poder de la mayoría calificada en el Parlamento para desalojar al chavismo y cambiar la historia.

Pero el chavismo desconoció el resultado de esa elección y despojó de sus funciones constitucionales al Parlamento hasta convertirlo en poco menos que un foro de discusiones sin poder real, porque en Venezuela el único poder efectivo hoy es el de las armas.

Comments

comments

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Internacional

El nuevo Gobierno de Grecia reconoció a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela

Publicado

on

Por

El nuevo Gobierno griego del conservador Kyriakos Mitsotakis reconoció este viernes al presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela, según anunció el ministerio de Exteriores en un comunicado.

En línea con la posición común de la Unión Europea, el Gobierno griego “ha decidido reconocer a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, elegida democráticamente, presidente de Venezuela para convocar elecciones presidenciales libres, justas y democráticas”.

El comunicado añade que el Gobierno apoya plenamente los esfuerzos de la UE de “lograr una solución pacífica, política y democrática de la crisis venezolana en beneficios de su pueblo”.

Bajo el Gobierno del izquierdista Alexis Tsipras, Grecia era hasta ahora uno de los pocos países de la UE que seguía reconociendo a Nicolás Maduro como presidente legítimo de Venezuela.

En las elecciones generales celebradas la semana pasada, la conservadora Nueva Democracia ganó la mayoría absoluta.

Nicolás Maduro y Juan Guaidó (Reuters)

En tanto, en el marco del diálogo entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana, la cancillería de Noruega confirmó este jueves que “se ha instalado una mesa que trabajará de manera continua y expedita, con el fin de llegar a una solución acordada y en el marco de las posibilidades que ofrece la Constitución”.

En el comunicado difundido por el ministerio de Asuntos Exteriores noruego, las autoridades de ese país instan a las partes a tomar “la máxima precaución en sus comentarios y declaraciones respecto al proceso”.

El miércoles por la noche, el ministro de Comunicación chavista Jorge Rodríguez informó que el diálogo en Barbados había culminado. “Culmina en Barbados esta jornada de la mesa permanente de diálogo por la paz, espacio para dirimir las controversias por vías constitucionales y pacíficas”, señaló a través de su cuenta de Twitter.

Pero el dirigente chavista Diosdado Cabello -que no estuvo en las reuniones de Noruega ni en las de Barbados- aseguró más temprano en su programa semanal de televisión que de estas negociaciones no saldrá ningún llamado a nueva elección presidencial, como exige la oposición, pues Maduro asumió su segundo mandato de seis años apenas en enero pasado.

“Hay gente diciendo que vamos a elecciones, que el candidato es este o aquel. Aquí no hay elecciones presidenciales, aquí el presidente es Nicolás Maduro”, sostuvo.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

Qué dicen en Brasil de las negociaciones por el acuerdo comercial con Estados Unidos del que habló Macri

Publicado

on

Por

El presidente brasileño Jair Bolsonaro viene planteando, casi desde el día en que asumió, sus intenciones de avanzar en un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos. Y el gobierno de Mauricio Macri siempre estuvo de acuerdo, pero el mensaje argentino era: “Cerremos primero con la Unión Europea”. Ese acuerdo ahora está cerrado, al menos en la parte política, por lo que el mercado norteamericano será uno de los objetivos, sin dudas. De todas formas, aún no hay nada formal y recién podría activarse en 2020, si es que Macri gana las elecciones, confirmaron fuentes oficiales.

Por lo pronto, el Gobierno tiene en la agenda para este año el avance de los acuerdos comerciales con Canadá y la Asociación Europea de Libre Comercio (European Free Trade Association o EFTA, en inglés). También con Corea y Singapur, aunque estas dos pueden tardar más. Las negociaciones con Estados Unidos podrían arrancar, pero no será prioridad para la Argentina durante lo que resta del 2019, menos aún en el contexto electoral. Brasil, por su parte, tiene la prioridad de avanzar con la reforma previsional.

De todos modos, las intenciones están. De hecho, el Presidente hizo mención al tema durante su presentación en la Confederación de la Mediana Empresa (CAME) por el festejo del Día Internacional de las Pymes. “El canciller dijo también que estamos hablando con Brasil para un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos”, confirmó el jefe de Estado, y agregó: “Lo que está pasando es que al mundo le interesa relacionarse con nosotros”, sostuvo el Presidente.

Macri y Bolsonaro brindan por el acuerdo firmado entre el Mercosur y la Unión Europea

El tema había sido motivo de conversación en enero, cuando Macri visitó a Bolsonaro, quien había asumido hacía un mes. En esa oportunidad, el mandatario brasileño estaba por viajar a los Estados Unidos y el tema de comenzar una negociación para avanzar en el libre comercio estuvo sobre la mesa. Pero el gobierno argentino remarcó que estaba de acuerdo, pero que primero había que cerrar con Europa.

Y a casi una semana del cierre de este acuerdo que demoró 20 años, resurgieron los comentarios sobre la negociación con los EE.UU. De hecho, fue tema de conversación entre los funcionarios argentinos y los brasileños ayer durante el convite organizado por la embajada norteamericana en Brasil a propósito del 4 de Julio, Día de la Independencia.

El saliente embajador argentino en Brasil, Carlos Magariños -quien ya comunicó su renuncia a Macri- dialogó sobre el tema con el canciller brasileño, Ernesto Araújo, y con el viceministro de Economía de Brasil y encargado de Comercio Exterior y Asuntos Internacionales, Marcos Troyjo.

Los brasileños le agradecieron a Magariños el reconocimiento que hizo, vía Twitter, a los avances realizados por la gestión de Bolsonaro para cerrar el acuerdo Mercosur-Unión Europea y, acto seguido, coincidieron en que había que hacer lo mismo con los Estados Unidos. Más tarde, el diplomático argentino hizo lo propio cuando se acercó a saludar al agregado comercial de la embajada norteamericana en Brasil, William Popp. “Bueno, ahora les toca a ustedes”, le dijo Magariños. Y la respuesta fue: “Claro que sí, embajador. Vamos a mover eso”.

Pero primero habrá otras negociaciones que ya están en curso, algunas avanzadas. Lo dijo el propio jefe de Gabinete, Marcos Peña, durante la rueda de prensa ofrecida al término del encuentro de gabinete ampliado. “Lo que se está planteando es que hay voluntad del Mercosur, expresada también por Brasil, por seguir buscando acuerdos de integración económica que nos permitan acceder a más mercados, tener una perspectiva de crecimiento mas grande”, dijo, al tiempo que remarcó que estas negociaciones “serán a largo plazo, mientras que con países como Canadá, o bien con la Asociación Europea de Libre Cambio (EFTA), son acuerdos inminentes”.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

Alberto Fernández tras visitar a Lula: “Brasil no merece tener una mancha como esta detención”

Publicado

on

Por

Alberto Fernández se hizo un lugar en plena campaña electoral para viajar a Curitiba y visitar en la cárcer al ex mandatario de Brasil, Ignacio Lula da Silva. “Me preocupa que estas cosas ocurran en nuestro continente”, enfatizó el candidato presidencial del Frente de Todos.

“Lula es muy importante para todos nosotros. Los argentinos tenemos un enorme reconocimiento y un enorme cariño por él, por eso su detención no nos pasa desapercibida”, subrayo Fernández en medio del escándalo que se desató en tierras brasileñas por los mensajes que revelaron que el juez Moro armó la causa para poder detener al líder del PT.

“Me preocupa que estas cosas ocurran en nuestro continente y voy a estar al lado de Lula todo lo que sea necesario. Brasil no merece tener una mancha como significa la detención de Lula. El pueblo brasilero no merece que esté preso”, insistió.

“Hay tres casos que me parecen sintomáticos: Ecuador, Argentina y Brasil. En todos hay una persecución contra líderes que gobernaron sus países y un forzamiento de las pruebas para involucrar a los presidentes en algo en lo que nunca estuvieron involucrados”, remató.

Comments

comments

Seguir leyendo

Descargá nuestra APP

Las más leidas